El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

Un legado con un valor incalculable

LA HERENCIA CULTURAL DE CELA CONVIERTE A SU FUNDACIÓN EN UN LUGAR ÚNICO EN EL MUNDO. DOCUMENTOS JUDICIALES DEMUESTRAN QUE SU PRIMERA MUJER AVALÓ TODAS SUS DECISIONES

TEXTO LOLA RAMOS. FUNDADORA PRESIDENTA DE LA ASOCIACIÓN PADRÓN LÍRICO   | 25.09.2016 
A- A+

Al evocar los festejos locales de Iria Flavia, dedicados a Ntra. Señora la Virgen María y San Roque, como ancestral tradición, vienen a mi memoria los recuerdos de la infancia que pasé en esta noble villa padronesa. Las procesiones eran solemnes, e incluso, en la mas hermosa dedicada al Corpus Christi, el señor alcalde desfilaba bajo palio y Custodia, sobre una bellísima alfombra floral. En la actualidad, las ceremonias religiosas adquieren otro matiz, profundizando más en el festejo en sí que en la devoción espiritual que, de alguna forma, nos reconforta el alma.

En esta edición de 2016, no puedo ni quiero pasar por alto el aniversario centenario del ilustre vecino parroquiano, Camilo José Cela Trulock, marqués de Iria Flavia y Nobel de literatura.

Cela, en su vida terrenal, fue amado y denostado, como se ha publicado en diversas ocasiones, por la cara adversa de su moneda; pero como bien matizó su hijo Cela Conde, el día 11 de mayo ante la tumba de su ilustre padre en el florido cementerio de Adina: "El objetivo más importante del centenario del nacimiento de mi padre, es difundir su obra y honrar su memoria".

Camilo Cela Conde, es el principal eje motivador de los diversos actos de celebración del aniversario centenario de Cela Trulock, vinculado con la Xunta de Galicia para llevar a cabo las múltiples actividades dedicadas a la memoria de su padre hasta mayo de 2017. Camilo José Cela, escritor, pintor, escultor, poeta, actor, "señor y vagabundo, vagabundo y señor". Todo ello envuelto en el celofán de la perseverancia y la gran imaginación que le acompañó hasta su último suspiro. "

EL QUE RESISTE, GANA. La cita heráldica de su escudo es bien significativa porque sin paciencia ni perseverancia no se consigue nada. ¿Y qué ganó Iria Flavia, Padrón y Galicia con esa Fundación? Relativo al legado de Camilo José Cela, no existe en la historia de la literatura universal ningún otro autor cuya obra completa se cobije bajo un mismo techo; los deliciosos procesos de elaboración de esos manuscritos, repletos de correcciones y revisiones apasionantes para cualquier investigador; otros manuscritos originales de Enrique Jardiel Poncela, Pío Baroja, Luis Rosales, César González-Ruano y Francisco de Quevedo y Villegas; 40.000 volúmenes de biblioteca, 21.000 de los cuales corresponden a la biblioteca personal de CJC; 12.000 revistas; 45.000 ejemplares de periódicos; toda la obra periodística de Cela; la pinacoteca (con cerca de dos mil piezas originales, entre grabados, dibujos, láminas, colages, esculturas y una espléndida colección de caricaturas y viñetas sobre don Camilo); el ingente epistolario (70.000 misivas) que Cela cruzó con 9.554 autores y que refleja la cultura española desde 1950 en adelante: hay cartas con Azorín, Américo Castro, hay una revisión completa de la poética del 27 con Emilio Prados, hay más de setenta cartas con Rafael Alberti y cada una de ellas es un cuadro en sí misma; 400.000 artículos con él como protagonista; la colección de Papeles de Son Armadans, 225 títulos; 25 doctorados honoris causa; 156 condecoraciones; las traducciones de todas sus obras a infinidad de idiomas - no olvidemos que el Pascual Duarte, ya lleva 230 ediciones (es la novela más traducida tras el Quijote); cerca de 300 placas de calles, plazas o corredoiras con el apellido Cela; y más de 7.000 fotos y diapositivas.

A los borradores y manuscritos de todas sus obras (algo insólito en la historia de la literatura) tiene que añadirse un epistolario de más de 9.000 autores -que incluye a todos los protagonistas de la vida cultural española de la segunda mitad del siglo XX-, la biblioteca privada de Camilo José Cela, y una hemeroteca que comprende más de 1.200 títulos de periódicos y revistas, entre los que se encuentran ejemplares del siglo XIX de gran valor.

Otra sección está dedicada a la vida y obra de Cela, donde se recogen tesis doctorales, monografías y libros de crítica e historia de la literatura. Este fondo documental se completa con cientos de títulos, condecoraciones y premios (como el Nobel, el Cervantes y el Príncipe de Asturias), pinturas, objetos de arte y todo aquello que refleja la influencia de la obra del fundador en la cultura y en la sociedad de su época. Los fondos de la Fundación también incluyen las bibliotecas legadas por José María Sánchez-Silva, por José García Nieto y por Fernando Huarte.

Una pinacoteca que alberga más de 500 cuadros originales, con obras de los primeros nombres del arte contemporáneo. Merecen destacarse cuadros firmados por Picasso, Miró, Tapies, Mosquera, Ulbricht, Zabaleta, Úrculo... Literatura y pintura se asocian también en los dibujos de Federico García Lorca o de Rafael Alberti, e incluso del propio Cela, del cual se conservan en la Fundación varios lienzos, acuarelas y dibujos. A este ingente legado se han de sumar diferentes manuscritos de otros escritores (Pío Baroja, Enrique Jardiel Poncela, entre otros) y también numerosas colecciones, como una serie de cien botellas firmadas por importantes artistas y escritores (Picasso, Miró, Hemingway, Dos Passos, Celaya, Pla, etcétera) o las togas recibidas por Camilo José al ser investido doctor Honoris Causa por universidades de todo el mundo.

De su generosidad sin precedentes, nos queda su gran legado. Según datos obrantes en los archivos del diplomado en Estudios Avanzados en Arqueología e Historia, Eloy Rodríguez Carbia, literalmente dice: "El Aula de Poesía de Posguerra José García Nieto, al que el Nobel rescató del olvido luchando para que le otorgaran el premio Cervantes en 1996, está formado a partir del legado del insigne académico y consta de una biblioteca de 17.000 volúmenes, parte de los cuales conforman una colección única de poesía española de posguerra. Este tesoro incluye el epistolario del poeta, también fallecido, con 1.300 cartas con autores como Juan Ramón Jiménez, Azorín o Jorge Guillén. Merece la pena detenerse en las colecciones completas de las revistas dirigidas por el poeta: Garcilaso, Acanto, Poesía española... Otros legados son los de José María Sánchez Silva, compuesto por 852 volúmenes de temática variada y el de Eduardo Correa (923 obras pictóricas).

Por obvias razones, todos los gallegos nos tenemos que sentir muy orgullosos y agradecidos a la generosidad que mostró el Nobel iriense, con su cuantioso legado y, la voluntad del mismo, de que su obra permaneciera en su fundación de Iria Flavia; pese al empeño manifiesto de algunos que, insistían, en derivar toda su obra al Gaias, cuya pretensión fue abortada por los habitantes padroneses a través de dos multitudinarias manifestaciones y, reforzada por el ex gerente de la sede celiana, Tomás Cavanna, quien advirtió que el traslado del legado vulneraba la voluntad del donante.

Para ser más concreta en esta información de contenido judicial bueno es recuperar la escritura pública de fecha 14 de junio de 1986, en la que Camilo José Cela Trulock, constituyó la Fundación Camilo José Cela, en su lugar natal de Iria Flavia, con el objeto de promover el estudio de su obra y, conservar en ella, su patrimonio cultural, humano y anecdótico.

En dicho acto, hizo entrega de los estatutos. De igual modo, a toda suerte de riqueza donada, en dicho anejo que se unió a la escritura pública, manifestó que todos los manuscritos, tesis doctorales, artículos de revistas, cuadros, recuerdos artísticos y personales etc. que se hallaban en su casa, mientras estuviera vivo, pasarían a formar parte del legado otorgado a la Fundación CJC.

Todo ello, valorado en su día en ochocientos millones de pesetas. En Diligencia de Adhesión fechada el 17 de julio de 1986, Rosario Conde Picabea, de conformidad con el Artículo 176 del vigente Reglamento Notarial, manifestó su pleno consentimiento a la donación de la casa número 22, en Iria Flavia, dado que se trataba de bienes gananciales.

Posteriormente, mediante escritura pública de fecha 23 de octubre de 1990, que obra en autos a través del testimonio del procedimiento de Menor Cuantía, tramitado en el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Padrón, con el número de autos 136/1994, ambos cónyuges, Camilo José Cela Trulock y Rosarío Conde Picabea, concretaron la manifestación 5.ª de la escritura de constitución de la Fundación Camilo José Cela, con todos los bienes de su legado y aportaciones de autores. Parte de las posesiones obrantes en su domicilio de Palma de Mallorca, pasaron a su fundación iriense y, en la misma escritura, hace referencia de que el resto de bienes pasará a dicha sede tras su fallecimiento. Quede claro que la aportación del millonario legado del Nobel Cela, fue ejecutada por los cónyuges mencionados en toda su extensión.