El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

Toros en Galicia, ¿sí o no?

Retorna el fenómeno autitaurino, como siempre ha pasado, desde los principios de la tauromaquia. Y afecta a Galicia. Analizamos por qué y dónde

Roca Rey, el nuevo coloso de estos tiempos, el torero valiente hasta el estremecimiento, que decía hace unos días el
columnista Carlos Herrera, en la tan taurina y picassiana Arles, el pasado 27 de marzo - FOTO: Efe
Roca Rey, el nuevo coloso de estos tiempos, el torero valiente hasta el estremecimiento, que decía hace unos días el columnista Carlos Herrera, en la tan taurina y picassiana Arles, el pasado 27 de marzo - FOTO: Efe

07.08.2016 
A- A+

DIERON el pistoletazo (porque eso fue) de salida las mesnadas de Más, dando matarile a los toros en Barcelona. Los aficionados de la Ciudad Condal no daban crédito. Allí hubo quien dijo "Aixó es pitjor que amb Franco". Y, al menos en ese sentido, no les faltaba razón. Porque, toros no, desde luego, pero decían sí a la salvaje costumbre de hacer correr a los astados convertidos en teas. ¿Y todo por qué? Pues porque, al parecer, la tauromaquia es uno de los elementos identificativos de una España carpetovetónica. ¡Ah! ¿Y qué es lo que pasa en Francia, donde existe la misma afición? ¿Y en México? ¿Y en Colombia? ¿Son, todos esos países, elementos identificativos, asimismo, de España? Es ridículo, claro. Y es un síntoma, sí, de fascismo militante: eliminar de raíz una costumbre inveterada que no hace más que enriquecer a una cultura ya de por sí diversa. Lo peor es que cundió el ejemplo. En Galicia ya han sucumbido los festejos en A Coruña, por ejemplo. Padrón es el último y triste caso. Por ahora...