El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

Toni Hill: el rey del enigma psicológico

'Los ángeles de hielo' (grijalbo), supone una cima literaria en la producción del autor, defensor de una literatura negra cargada de referencias a otros autores y de indiscutible calidad. una historia inquietante magníficamente ambientada

El escritor Toni Hill, fotografiado hace unas semanas en el Hotel Virxe da Cerca de Santiago de Compostela
El escritor Toni Hill, fotografiado hace unas semanas en el Hotel Virxe da Cerca de Santiago de Compostela

Radio Obradoiro

Radio Obradoiro

Entrevista, por José Miguel Giráldez

Toni Hill, escritor

TEXTO JOSÉ MIGUEL GIRÁLDEZ FOTO FERNANDO BLANCO   | 24.07.2016 
A- A+

Ahí estamos, presentado junto a Xurxo Fernández y Mercedes Corbillón esta gran novela de Toni Hill. En Cronopios, en Compostela. No paramos de reírnos, hay confianza, amistad, pero sucede que Los ángeles de hielo es una novela de terror gótico, o de enigmas psicológicos, o como quiera llamarse. Vamos, que tampoco es para reírse.

-En la novela, los ángeles son de piedra. Pero, con tanto hielo, pensé que te habías pasado a la novela negra nórdica.

- (Risas) No, no. No es Narnia, no es la princesa de hielo, no es nada nórdico. Es de las pocas veces que escribí el título antes de la novela. En Los buenos suicidas surgió casi al final. Pero aquí lo tuve claro desde el principio. Nunca me había pasado. Aunque con respecto a los nórdicos... yo siempre he dicho que Barcelona es mediterránea, pero los barceloneses, en general, quizás no tanto.

-Tu éxito anterior con Salgado es conocido. Pero tiene poco que ver con lo que has escrito ahora.

-No fue fácil hacerlo, pero para mí fue muy necesario. Las trilogías fueron muy absorbentes. Yo también echo de menos a Héctor a ratos, tuvimos largos años de convivencia. Pero ya te digo, fue como una liberación escribir algo distinto. Me di cuenta de que podía empezar a dejar de preocuparme de los análisis de balística (risas). Y por las huellas. Y por fin podría hablar de Henry James, y de Jane Eyre... cosas que me gustan mucho. Me lo planteé como un homenaje literario. Y es que en España tenemos demasiada tradición de novela negra naturalista. España ha vivido de espaldas a una tradición literaria más perturbadora. Ahí tienes Cumbres Borrascosas, sin ir más lejos.

-Me alegra mucho que estemos invocando aquí, en esta mesa, a Jane Eyre, y ello en pleno aniversario de Charlotte. Y a las Brontë. Aquí también hay fuego, como en Thornfield Hall, y hay un Rochester, que no está impedido de la pierna, sino del brazo. Tú fuiste traductor de Jane Eyre.

-Me fascina esta historia. Y Jane Eyre se describe a sí misma como una heroína fea, algo inconcebible, sobre todo entonces. Pero logra seducir a Rochester. Yo acabé enfermo cuando la traduje, porque creía que no tenía el castellano suficiente para traducir algo así.

-Alguno dirá que te has pasado a la novela histórica.

-No. Es una novela de intriga, pero con un claro fondo histórico. Está ambientada en 1916 en Barcelona, en la I Guerra Mundial (aunque España fuera neutral). La ciudad se enriqueció entonces. Y era un nido de espías.

-Como psicólogo que eres, Freud es importante en la novela.

-Nadie parece ser consciente de lo mucho que aportó. Y Friedrich, mi protagonista, se cartea con Ana Freud. Son cartas que inventé tras leer varias biografías de Freud. Sabes que tuvo mucha influencia en la literatura.

-Esta es una gran novela sobre la represión sexual.

-¡Indudablemente!

-Y ese internado, el Colegio de los Ángeles, que recuerda algo al Amenabar de Los otros...

-Claro, el escenario es decisivo en una historia como esta. Se trata de jugar con el lector, que no sabe muy bien de dónde le va a venir la sorpresa, como hacía muy bien Henry James. Intento mostrar cómo el horror crece en un entorno aparentemente idílico. Y luego está ese supuesto malditismo de algunos lugares, que tan bien sabía mostrar Hitchcock. Hay aquí muchas influencias. Y muy queridas.