El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

Santa baia de Banga, una cita con el Arte

Exterior de la iglesia de Santa Baia de Banga - FOTO:  MANI MORETÓN
Exterior de la iglesia de Santa Baia de Banga - FOTO: MANI MORETÓN

JOSÉ MANUEL GARCÍA IGLESIAS   | 26.06.2016 
A- A+

El medio rural gallego cuenta con un grandioso patrimonio cultural distribuido a lo largo y ancho de todo el territorio. Quien lo recorra, en su camino, puede encontrarse con múltiples sorpresas, allá por donde vaya; es el caso de la iglesia de Santa Baia de Banga (O Carballiño-Ourense), parroquia que contaba a mediados del siglo XIX con más de ochocientas personas y que hoy apenas sí pasa de setenta.

Que Santa Baia, o Santa Eulalia, sea la patrona de esta feligresía nos lleva a una advocación que otorga su nombre, fundamentalmente, allá por los siglos IV-V, a muchas de nuestras parroquias ya que son ciento treinta y siete las feligresías gallegas que la asumen como culto fundamental, convirtiéndola, tras la Virgen María, en la principal devoción femenina, por delante, incluso de Santa Mariña.

Pues bien, en lo que concierne a la construcción de su iglesia, cuenta con testimonios románicos, en forma de canecillos que han sido reaprovechados en su fábrica actual; habría de disponerse este templo, de forma muy probable, en el mismo lugar en el que debió de haber otro, a relacionar con el proceso de la propia cristianización de esta parte del territorio. También la época gótica, en una fase tardía, dejó aquí impresa su huella; son testimonios al respecto: una tumba, en la nave; una capilla, en el lado norte; así como la pila bautismal, un resto de un antiguo baldaquino y el ámbón, elementos, todos ellos, hoy dispuestos en sitios diferentes a los que originariamente ocuparon.

Los años medios del siglo XVI dejarían aquí dos momentos de gloria. Por una parte, la escultura del llamado Maestro de Sobrado, discípulo de Juan de Juni; las imágenes de un Crucificado, la Piedad, San Juan Bautista y La Magdalena, que aquí se conservan, se deben a su mano. Por otra, la pintura de la bóveda del presbiterio, atribuida a un artista que ha sido denominado Pintor de Banga quien plantea, en este caso, uno de los programas iconográficos más llamativos que puedan verse en Galicia. El conocimiento del neoplatonismo, de la teoría de Copérnico, de la obra de Miguel Ángel, de los emblemas de Alciato, su dominio del latín, y todo ello de forma conjunta, nos sitúa, a la hora de evaluar sus contenidos, ante un auténtico humanista, capaz de generar un ambicioso mensaje alusivo a los dones de la Divinidad, al influjo de los astros, a la contemplación de los videntes...

La segunda mitad del siglo XVI y los primeros años de la siguiente centuria dejarían, igualmente, su testimonio. Así ha de reconocerse en la construcción de otra capilla, ahora en el lado sur; en el encargo, allá por 1571, en Compostela, a Gonzalo de Luaces de diferentes piezas de indumentario litúrgica, que todavía se conservan; en esa cruz procesional de la que se ocupa el platero orensano Gaspar González, en 1614... El retablo mayor se considera, en tanto, obra del segundo tercio del XVIII, y el de la Virgen del Carmen de un tiempo ligeramente posterior. La fachada principal se construye por 1829 y aún, posteriormente, se llevarían a este templo dos retablos más: uno dedicado a la Inmaculada y otro al Sagrado Corazón de Jesús. Santa Baia de Banga es, pues, una importante iglesia de la diócesis de Ourense. Desde 1334 hasta la desamortización decimonónica perteneció al monasterio de Sobrado dos Monxes, que tuvo aquí un priorato; en esa circunstancia cabe encontrar parte de la explicación a este legado artístico, a descubrir un día cualquiera, viajando hasta estas tierras, acogedoras y repletas de una singular belleza.