El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

Quince libros para leer antes de la primera nieve

La imagen de la chimenea, el perro y el whiskey es una de las preferidas para identificar al lector feliz. Pero el otoño ofrece las posibilidades de los paisajes amarillos, los jardines durmientes, el aire poblado de la lluvia. Leer en otoño supone recoger la nueva cosecha, tras las alegrías del verano.

El otoño está lleno de posibilidades. Francisco Castro, Manuel Esteban, Pierre Lemaitre y Miguel A. Delgado, sólo son algunas de ellas. (Efe/Archivo)
El otoño está lleno de posibilidades. Francisco Castro, Manuel Esteban, Pierre Lemaitre y Miguel A. Delgado, sólo son algunas de ellas. (Efe/Archivo)

MERCEDES CORBILLÓN Y JOSÉ MIGUEL GIRÁLDEZ  | 06.11.2016 
A- A+

Rayos, de Miqui Otero (Blackie Books). No hablamos aquí de una novedad, pero sí de un libro imprescindible. Para cualquier estación del año. Pero funcionará especialmente con la nostalgia otoñal. Miqui Otero ha conseguido una novela extraordinaria con un código lingüístico, el de su generación, tan crudo como auténtico. La novela, como los rayos a los que alude el título, los de Montjuic, se dirige sobre múltiples aspectos de la Barcelona de 2007, con la crisis y los desahucios, y la vida de los postadolescentes en estado de espera infinita. No se pueden perder esta novela tan amarga como humorística, profundamente realista. No sólo estamos ante la azarosa vida de los Rayos, en su piso llenos también de azares, fiestas, sinsabores, inocencias y precariedades. Por aquí pasa la vida y sus cascotes. Un libro de materiales de derribo, debajo de los cuales siempre late un corazón humano. Y todo ese homenaje a Galicia, al barallete, la lengua de los afiladores, a la emigración de los años 70, como los padres de Fidel Centella, el protagonista. Como los padres del propio Miqui Otero, naturalmente. Excelente ejercicio literario, excelente retrato de una Barcelona concreta, desde el vientre del Raval. Y excelente retrato de este tiempo, de este país, de este planeta. Aún están a tiempo de gozarla. / JM.G.

Tienes hasta las diez, de Francisco Castro (Suma de Letras) Ya hemos hablado varias veces aquí de esta excelente novela de Francisco Castro, que fue escrita originalmente en lengua gallega, y publicada por Galaxia. Aquí tenemos a un Francisco Castro para adultos, pero con la misma capacidad de entretener y de capturar a sus lectores, esa que algunos tan bien conocemos. Van a leerla de una sentada. Como su propio título indica, he aquí una novela contrarreloj, en la que se hace un gran homenaje al periodismo, a los libros que nos han dado nuestra educación sentimental, y, por supuesto, como no podía ser menos en Francisco Castro, a la ciudad de Vigo. Un suspense que parte de un email que el protagonista recibe, un email de su padre... que acaba de fallecer el día anterior. Trepidante y cargada de gestos, de guiños y de mensajes literarios. / J.M.G.

LAS CALCULADORAS DE ESTRELLAS, DE MIGUEL A. DELGADO (EDICIONES DESTINO) La capacidad del gran periodista y divulgador científico Miguel A. Delgado es bien conocida. En este caso, después de habernos ilustrado sobre la figura de Tesla, Delgado nos lleva al mundo de la universidad y de la astronomía en el siglo XIX. Un siglo que fascina a su autor. Aquí tenemos una novela sobre aquellas mujeres que fueron empleadas como simples calculadoras de estrellas, en un mundo académico concebido para los hombres. Emocionante testimonio del papel de las mujeres en el desarrollo de la astronomía, particularmente de María Mitchell. Y, desde luego, hermosa historia sobra la creación del Vassar College, el primer centro de enseñanza superior concebido en Estados Unidos sólo para mujeres./ J.M.G

Patria, de Fernando Aramburu (Tusquets). Vencido el susto por sus 700 páginas y su título, esa palabra llena de aristas, inflamable, terrible tantas veces , abres la novela y no se te va de las manos ni de la mente. Cuarenta años de vida, dos familias que se mueven sobre sí mismas y entre ellas, del amor al odio. El “conflicto vasco”, ese eufemismo, es más que un escenario, redefine los afectos, mueve las emociones de esos personajes complejos, llenos de matices construidos con bisturí por la mano hábil de Aramburu y mostrados con esa prosa ágil, casi descarada que nos lleva en volandas sobre preguntas imposibles. / M.C.

El Eco de los disparos. Edurne Portela. (Galaxia gutemberg) Sobre esas cuestiones imposibles se pregunta también Edurne Portela en El Eco de los Disparos. La filóloga, después de estudiar y escribir sobre la violencia en lugares muy lejanos, vuelve la vista a los escenarios que conformaron su juventud y reflexiona en este interesante ensayo filosófico sobre la representación de la violencia en el arte (literatura, cine, etc) y sobre la importancia del idioma, las palabras y los silencios, que nos hacen cómplices, lo dijo Steiner, “somos cómplices de lo que nos deja indiferentes.” / M.C.

Tres Días y Una Vida. Pierre Lemaitre (Salamandra) Lemaitre es de esos autores que parecen diferentes en cada libro, o al menos parecen cambiar de piel cuando cambian de editorial. En esta obra breve publicada por Salamandra hace una deconstrucción de la novela negra. Los ingredientes son los mismos, pero invierte el orden de cocinado. El asesino y el lector conocen los hechos desde el primer momento y sin embargo la tensión se mantiene intacta hasta el desenlace. ¿Saldrá impune? / M.C.

Tan Poca Vida , de Yania Yanagihara. (Lumen) Los americanos son muy de novelones, miren a Franzen o a Donna Tartt, y se lo ponen difícil a las editoriales que han de apostar por la traducción de una novela de más de mil páginas, sobre todo si, como en este caso, su autora es una perfecta desconocida. Pero este thriller emocional no dio para muchas dudas. Cuatro nombres, cuatro personajes de esos que se te quedan rondando un tiempo, y es que todos querríamos tener esa vida, esos amigos, todos querríamos ser amados como es amado Jude por Willem… Sin embargo, quién querría el dolor de Jude. Eso hay en esta novela, mucho amor y mucho dolor. / M.C.

TOMA DE TIERRA, DE ESTER FOLGUERAL (gravitaciones) Nunca viene mal un poco de poesía en pleno otoño. Y si esa poesía es tan profundamente enraizada en la tierra y en la lluvia, como la de la poeta berciana Ester Folgueral (en noviembre en Cronopios de Compostela), mucho mejor. Toma de tierra es una experiencia poética única, cercana a poetas como Seamus Heaney o Ted Hughes, que laten en estas páginas. Libro de agua, y de pájaros, y de lluvia, y de hojas. Extraordinario. Y de la tierra como útero vegetal, y de la tierra, esa tierra de John Berger. / J.M.G.

Esplendor, de Margaret Mazzantini (seix barral) Buscando yo estremecimientos me encontré con esta delicia. No sé si es cosa mía o las únicas historias de amor que me conmueven últimamente suceden entre hombres. Guido y Constantino son esos personajes que se conocen desde niños y crecen mientras la vida va por otro lado, a veces la vida de verdad es la que uno sueña, cuando se atreve a verse a sí mismo y a dejarse ir. Toda esa vergüenza de ser de los personajes convertida en belleza en esta novela. La prosa lírica y etérea de Mazzantini nos hace elevarnos y así, a unos metros del suelo, leemos, al fin y al cabo ¿no es eso el amor? ¿un vuelo temerario del que rara vez nos apeamos intactos? / M.C.

El amor del Revés, de Luisgé Martín (Anagrama) Decir que un libro es imprescindible suena manido, exagerado, pero con este ensayo, reflexión, ejercicio de introspección, de descarnada memoria de Luisgé Martín me apetece decirlo. Él era un joven atormentado, enfrentado a sí mismo y a su verdadera sexualidad, avergonzado, reprimido, escondido e infeliz. Y nosotros, reflejados en ese juego de espejos, somos esa sociedad pacata, hipócrita, homófoba, cruel, ignorante y ciega. Un testimonio escrito con lenguaje exquisito y lleno de verdad, sufrimiento y emoción. / M.C.

Yoro, de Marina Perezagua (Los Libros del Lince) La historia ha ído calando lentamente, como el agua de la lluvia, pero ha triunfado. Maria Perzagua es una autora con un lengua especial, con historias muy personales: la conocimos por sus espléndidos relatos, y he aquí su primera novela. Excelente historia de H, una tragedia en la que el amor lucha a brazo partido, en el que todo el horror del mundo, todo lo que nos mata y nos destruye, se da cita en una prosa densa y preñada de hallazgos. La condición humana a flor de piel, a flor de agua. Y, desde hace unos días, con el premio Sor Juan Inés de la Cruz. Ya con un libro nuevo en el mercado, Perezagua no es, desde luego, una autora que nos deje indiferente / J.M.G.

LA BELLA ANNABEL LEE, DE KENZABURO OÉ (SEIX BARRAL) Novela del premio nobel japonés, absolutamente imperscindible en este regreso del otoño. Nunca hasta ahora una novela de Oé tuvo como protagonista a una mujer. Con su delicadeza especial, con su escritura cargada de referencia literarias y cinematográficas, Oé nos ofrece la historia de Sakura, actriz japonesa que protagonizó el papel de Annabel Lee, el famoso personaje de Edgar Allan Poe, y que, junto a un premio Nobel, precisamente, acabará descubriendo un trágico suceso de su pasado. Exquisito. / J.M.G.

Y quedan tantos títulos en este otoño prolífico que nos vemos obligados a la promiscuidad, cambiando de mesa en mesa de las librerías, llevándonos a la cama un día una novela, como lo nuevo de Jorge Zepeda (Los Usurpadores), o un relato tan peculiar como Un sillón que mira la Sena, lo nuevo de Maalouf en Alianza Editorial sobre sus perdecesores en la Academia Francesa. O una biografía, como la de Humboldt , de Andrea Wulf o Los Romanov de Montefiore , o nos decantamos por las memorias, ahí están las de Springsteen y de Patti Smith, o las de John Le Carré y caemos de vez en cuando en los relatos con nuevas y deliciosas voces como Almudena Sánchez o Raquel Vázquez o Valeria Correa Fiz que escriben como dice Esther Folgueral en un verso, “como quien teje, con pensamientos inútiles, vestidos para los pájaros.”

En Galego
Decídense en primavera pero é no momento da caída das follas cando chegan ás librerías os Premios Xerais. Semella imposible falar de concursos literarios e limpeza pero neste caso é así. Non hai trampa nin nomes predestinados, por iso pode suceder que xurdan novos nomes á literatura en galego como os do gañador e finalista deste ano na categoría de novela.Manuel Esteban, un home novo e lonxe dos círculos literarios, e a súa A Ira dos Mansos conquistará aos lectores con esta historia de tintes negros, contada cun acedo sentido do humor, ambientanda nun Vigo de polígonos e extrarradio.

E mención especial para a Crónica Córnica de Francisco Ciombra. Que este autor coñecedor minucioso da nosa lingua non sexa galego xa nos adianta a orixinalidade de esta divertida fábula sobre a importancia das linguas minoritarias, e o medo que despertan , ata ser consideradas como armas, nos estados. A historia comeza en Cornualles onde da noite a mañán toda a poboación fala córnico e esquece o inglés. A coroa síntese ameazada e aí empeza a narración contada con unha linguaxe precisa e rica e chea de situación hilarantes que propician a reflexión.

As historias de Frank Soutelo (Sexta entrega), creadas por Miguel Anxo Fernández e publicadas por Galaxia son engaiolantes e van máis aló do enigma e do suspense. A estas alturas, o detective californiano de orixe galega está máis que consolidado. En Un dente sen cadáver, publicado tamén por Galaxia, ábrense camiño grandes temas da actualidade, desde a violencia de xénero aos intereses inmobiliarios e á man de obra inmigrante. Pero o propio Soutelo descubrirá algo relacionado co seu pasado familiar. A prosa eficaz de Miguel Anxo Fernández e o seu gran sentido práctico da narrativa, en estado puro. / M.C - J.M.G.