El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

Neville Marrimer: Sombras de Bach

EL DIRECTOR BRITÁNICO DESAPARECÍA EL PASADO DOMINGO, DÍA 2 DE OCTUBRE. POCAS PERSONAS EN ESTE MUNDO HAN SABIDO TRANSMITIR UNA NETA SENSACIÓN DE FELICIDAD COMO ÉL HIZO, A LO LARGO DE DÉCADAS, AL FRENTE DE SU ACADEMY OF ST MARTIN IN THE FIELDS...

Imagen del noble maestro Neville Marriner al principio de su carrera como director. Estamos en 1968, y ha trabajado
mucho tiempo como violinista de la London Symphony. Y va a hacer, con amigos, la Academy of St Martin in the Fields
Imagen del noble maestro Neville Marriner al principio de su carrera como director. Estamos en 1968, y ha trabajado mucho tiempo como violinista de la London Symphony. Y va a hacer, con amigos, la Academy of St Martin in the Fields

TEXTO XURXO FERNÁNDEZ FOTOS REG WILSON/THE TELEGRAPH/NORMAN LEBRECHT   | 09.10.2016 
A- A+

Estoy completamente convencido de que todos ustedes habrán visto el falso biopic de Mozart llamado Amadeus. Y digo falso porque así es: la supuesta enemistad mortal entre Wolfgang Amadeus Mozart y Antonio Salieri la inventó, con infinita mala leche, uno de los mejores poetas rusos de todos los tiempos, Aleksandr Pushkin... Y no sólo eso: el gran compositor Nicolai Rimsky Korsakov usó ese poema como base para desarrollar el argumento de su ópera Mozart y Salieri, donde se incidía en un detalle que el poeta había minimizado: que era Salieri quien había causado ni más ni menos que la muerte del autor de Le Nozze di Figaro...

Fue Peter Shaffer (muerto en junio de este mismo año), el notable autor teatral, quien retomó el asunto, ya en la actualidad. O, para ser exactos, en 1979. El director de cine Milos Forman se enamoró de la historia y la plasmó en la pantalla tan sólo cinco años más tarde, en 1984. Y con el espectacular resultado de crítica y público que todos ustedes conocen....


EL PAPEL DE MARRINER

Les cuento todo esto porque el artífice de la banda sonora fue ni más ni menos que Sir Neville Marriner, uno de los directores de orquesta más maravillosos de todos los tiempos, y que acaba de fallecer en su casa londinense el pasado domingo, día 2. Era un músico versátil, que nos regaló, junto a su inseparable combo, la Academy of St Martin in the Fields, las que probablemente sean las mejores versiones de los Conciertos de Brandemburgo de Johann Sebastian Bach. Todos ellos grabados tras el éxito de las interpretaciones románticas de Karl Richter, o I Musici, por ejemplo, y como paso previo para la vuelta a las fuentes que realizaría un poco más tarde Nicolaus Harnoncourt, quien habría de liderar, a partir de entonces, la llamada Corriente Historicista, una de cuyas claves era tocar sólo con instrumentos originales de la época.

Fue, pues, Marriner, el músico puente entre las dos corrientes contrapuestas. Era fidedigno, sí. Pero no arduo. Su exquisito gusto siguió triunfando hasta su muerte, cuando seguía haciendo milagros, esta vez acompañado de otro grupo que constituía su más estrecha relación con estas tierras: la Orquesta de Cadaqués.

Oigan, pues, su inmenso legado sonoro: sus Bach y sus Mozart, naturalmente. Y sorpréndanse con sus Ives, sus Tippet o sus Schönberg...

Discografía urgente de Marriner
TRES FUENTES DE PLACER iNAGOTABLES Neville Marriner (Lincoln, 15 de abril de 1924/2 de octubre de 2016) deja una obra luminosa e inmensa. Y, para colmo, versátil. Como decíamos antes, sus Conciertos de Brandenburgo son un prodigio, y muy superiores a versiones tan buenas pero no tan expresivas o, en resumidas cuentas, felices, como las de Karl Richter, o las de I Musici, o las más recientes (y encomiables) de ese grupo extraño, magnífco y curioso que son los Cafe Zimmermann. Sus Mozart son espléndidos. En la BSO de Amadeus, el maestro incide obsesivamente en la obra religiosa, con especial hincapié en la Misa en Do Menor y el Requiem. Sus conciertos del de Salzburgo con Alfred Brendel han marcado una época. Pero si tuviera que quedarme con un sólo disco suyo (Dios no lo quisiere), ese sería el Concierto para violín de Brahms con la espectacular Hilary Hahn...