El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias » El Correo 2

El museo de todos los gallegos vive en bonaval

En su cuarenta aniversario, el Museo do Pobo galego busca establecer nuevos vínculos con la sociedad. En este contexto, ha lanzado una campaña para aumentar su base societaria, compuesta en la actualidad por 1.450 socios al corriente de pago. Dotan a la entidad de Pluralidad, dinamismo y son un sostén económico que potencia su independenciajusto beramendi Presidente do Padroado do Museo do Pobo Galego

Teño un museo se presenta a través de dieciséis fotografías en la que socios del Museo posan junto a la pieza que ellos mismos han escogido - FOTO: ANTONIO HERNÁNDEZ
Teño un museo se presenta a través de dieciséis fotografías en la que socios del Museo posan junto a la pieza que ellos mismos han escogido - FOTO: ANTONIO HERNÁNDEZ

SALETA MALLO   | 12.02.2017 
A- A+

El sábado 29 de octubre de 1977 fue un gran día para el Padroado do Museo do Pobo Galego, constituido en Santiago en julio de 1936. Por fin se inauguraba la sede que estaría al servicio de sus objetivos: investigar, conservar, divulgar, defender y promover la cultura gallega en todos sus ámbitos. El ministro de Cultura, Pío Cabanillas, presidió la apertura de las primeras salas en el convento de San Domingos de Bonaval ante el alcalde de Santiago, Antonio Castro; el rector de la USC, Sanz Pedrero; el presidente del Padroato, Joaquín Lorenzo Xocas; y el director, Antonio Fraguas. En la fotografía de grupo podemos ver también a Justo Beramendi y Xosé Manuel González Reboredo, en la actualidad presidentes del Patronato y la Xunta Reitora, respectivamente, así como Isaac Díaz Pardo, Ramón Piñeiro, Xosé Filgueira Valverde, Agustín Sixto Seco o Salvador García-Bodaño. En el centro, se encontraba la única mujer, María Xosé Cerviño, que continúa hoy de subdirectora.

La inauguración encabezada la portada de la edición del día siguiente de EL CORREO GALLEGO. En el interior, se reflejaron las palabras del ministro en el acto -"Damos el primer paso para el Museo etnográfico, que me gustaría ver transformado en el Gran Museo Antropológido de Galicia"- y la visita a las salas entonces acondicionadas, "dedicadas a cerámica, cestería y tejidos". La noticia compartía página con el anuncio de Pío Cabanillas de inventariar el patrimonio cultural español y con establecer un "uno por ciento cultural para financiar al mundo artístico". ¿Qué opina, le preguntaron, sobre la cración del Museo do Pobo Galego? "Sensacional. Si tuviésemos diez o quince patronatos capaces de acciones de este tipo, nosotros no tendríamos más que coadyubar", dijo.

En el presente año 2017, cuando se cumple el cuarenta aniversario del MPG, las salas se centran en el mar, los oficios, el traje, la música, el hábitat, la arquitectura, la sociedad y la imprenta. En ellas se exhiben fondos etnográficos, aunque dispone también el museo de secciones de arqueología y de arte. Cuenta con más de 12.500 piezas inventariadas, colección que se nutre sobre todo de donaciones y depósitos realizados por particulares y entidades. Desde noviembre de 1977 hasta diciembre de 2016, el MPG ha recibido más de dos millones y medio de visitantes. Reclamo también para el público es, sin duda, el singular edificio en el que se asienta: el convento fundado en el siglo XIII por San Domingo de Guzmán y cedido por el Concello. A las distintas salas se accede por la famosa triple escalera de caracol de Domingo de Andrade, obra emblemática del barroco compostelano, y la entrada permite también la visita a la iglesia, en la que se encuentra el Panteón dos Galegos Ilustres con los restos de Rosalía de Castro, Castelao, Alfredo Brañas, Ramón Cabanillas y Francisco Asorey.

Aún satisfechos del balance, el gran proyecto de futuro pasa para los responsables del MPG por aumentar su vínculo con la sociedad gallega. En los últimos años, se han sucedido exposiciones temporales y actividades de diversa índole -como debates encaminados a abordar asuntos y problemáticas de actualidad, entre ellos la caída y el envejecimiento demográficos- , además de jornadas de divulgación orientadas tanto al público adulto como al infantil, por ejemplo sobre las Irmandades da Fala el pasado año coincidiendo con su centenario.

En marcha actualmente se halla la campaña Teño un museo, orientada a captar nuevos socios y cuyo objetivo es "visibilizar" y "aumentar la base social" del Museo do Pobo Galego. "El museo es de los socios, de los gallegos", incidió Tino Viz, representante de este colectivo en la presentación de la iniciativa. La base societaria, explicó, permite garantizar la pluralidad, incrementar el dinamismo y contribuir a su sostenimiento económico".

Como complemento a esta campaña, se desarrolla Teño unha peza. Cada mes (excepto en agosto), especialistas en distintos ámbitos charlarán sobre una de la piezas del museo. Tras Suso de Toro, llegan en febrero Sés y Pepe Carreiro (para alumnos de Primaria) y después les tocará el turno a Encarna Otero, Jorge Mira, Tareixa Navaza, Vero Boquete, Roberto Leal, Rubén Aramburu, Lidia Senra, Elena Ferrol y Luz Darriba.