El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

Cuando el mapa es el manuscrito

J. GIRÁLDEZ  | 19.02.2017 
A- A+

Es posible que el notable éxito, de Bilbao-New York-Bilbao proyecte en exceso su positiva sombra sobre La hora de despertarnos juntos (un título hermoso que es, en realidad, un verso de Ezra Pound). Pero sería injusto ver solamente en esta novela un intento de hacer de la intrahistoria lo fundamental de la historia de un territorio, o fijarse tan solo en las miradas, pobladas por el color sepia de las fotografías y el perfume de aquellos idealismos culturales. Uribe mantiene un discurso crítico con la evolución de la sociedad vasca, pero eso no le impide atravesar, desde su Ondarroa natal, todo el espinazo de Europa y América. Hay una voluntad de globalidad en esta novela. Porque fue la internacionalización de la cuestión vasca, a través de la extensión de su cultura, la que tuvo lugar en aquellos tiempos feroces, más por los conflictos externos (la Guerra Mundial, la Guerra Civil), que por los internos. Estos vendrían después. Uribe es un entusiasta de la narración que cabalga a lomos de varias generaciones. La historia de Karmele Urresti y Txomin Letamendi bebe, claro, de testimonios y relatos que Uribe habrá conocido, también de la historia escrita, y de ese cuadro icónico de Guezala, Noche de artistas en Ibaigane.  Pero hay aquí ese empaque lírico que sólo puede venir de un gran poeta como es Uribe, y un encomiable esfuerzo por atender a muchos hilos y personajes en una historia que, finalmente, es una crónica del exilio, del desarraigo y de las pérdidas.

datos

La hora de despertarnos juntos
Kirmen Uribe,
Editorial Seix Barral,
446 págs. 2016,
20,00 €