El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

De A Lama a la Real Academia Nacional de Medicina

Orígenes / D. Manuel Gómez Durán nació en Antas, Ayuntamiento de A Lama, (Pontevedra) el 27 de marzo de 1898. Fue hijo de D. Manuel Gómez Martínez, médico rural muy acreditado, y Dª Amalia Durán Quinteiro, maestra

El Doctor D. Manuel Gómez-Durán Martínez (1898-1984)
El Doctor D. Manuel Gómez-Durán Martínez (1898-1984)

FERNANDO PONTE HERNANDO // PROFESOR DE HISTORIA DE LA CIENCIA DE LA USC   | 08.04.2018 
A- A+

Manuel y Alejandro Gómez Durán: Vidas paralelas. Manuel sintió vocación médica, al igual que su hermano gemelo Alejandro (1898-1977). Ambos ingresaron en 1916 en la Facultad de Medicina compostelana, en Fonseca, y tuvieron unos expedientes académicos extraordinarios. Manuel 29 y Alejandro 28 matrículas de Honor. Manuel hizo los ejercicios de grado de Licenciado en Medicina, culminados con sobresaliente, el 15 de junio de 1923 y Alejandro el día 18, con el mismo resultado. Misterios de la gemelaridad.

Sanidad militar. A Manuel su expediente le valió el Premio Fernández Carril al mejor de la licenciatura en 1923. Ese mismo año, ingresan ambos, por oposición, en el Cuerpo de Sanidad Militar, en septiembre. Manuel, durante su formación en la Academia como alférez alumno preparó su tesis doctoral: Contribución al estudio de las variedades anastomóticas del plexo lumbar y de su distribución periférica, que defendió en 1925, en la Universidad Central de Madrid con sobresaliente.

Alejandro hizo lo mismo, pues se doctorará también en 1925 con la tesis: Contribución al estudio de ramificación de la arteria hipogástrica e interpretación de las anomalías más frecuentemente observadas en su distribución.

 

MANUEL GÓMEZ-DURÁN MARTÍNEZ

Hay hombres que hacen las cosas y las llevan a término, hombres que por donde quiera que van, siempre les acompaña el orden, la claridad, el éxito / André Maurois


África. Ambos hermanos salieron tenientes médicos en mayo de 1924. Manuel destinado al Hospital Militar de Las Palmas, donde se hizo cargo de diversas clínicas y se dedicó a preparar oposiciones a la Beneficencia Municipal de Madrid. Sacó el número 3, de 75 plazas. En diciembre de 1924 va destinado a Ceuta, y Tetuán, hasta que, en 1926, se traslada al hospital de Alcazarquivir, donde tiene sus primeras experiencias quirúrgicas.

Especialidad de Cirugía con Gómez Ulla. En 1929, Manuel nombrado alumno de la especialidad de Cirugía, llega al Hospital Militar de Carabanchel, junto al capitán Sierra Forniés de grato recuerdo en La Coruña. Allí conocería a D. Mariano Gómez Ulla. Su afinidad y devoción por el gran maestro compostelano, la manifestó Manuel en 1960, en su discurso de ingreso en la RANM, diciendo: Fue un inolvidable maestro que ejercía un auténtico y efectivo Magisterio, en el más amplio sentido de la palabra; porque no sólo enseñaba clínica y técnicas quirúrgicas, sino que a su lado se aprendían dos cosas, que no pueden enseñarse en los libros: La formación de la conciencia del cirujano y el arte del ejercicio profesional.

También tuvo Gómez Durán un recuerdo para su vieja Escuela compostelana y su influencia en Gómez Ulla: Este equilibrio de poderes del hombre integral, daba a su persona una aureola de prestigio, distinción y prestancia inconfundibles, de gran señor que inspiraba a un tiempo, respeto y cariño, admiración y afecto. Así parecía ensamblar de modo admirable y único, el atuendo, el rito y modales solemnes, de sus venerables Maestros de la Universidad Compostelana, don Timoteo Sánchez Freire y don Maximino Teijeiro, con la elegancia, corrección y estilo de los grandes cirujanos franceses: Pierre Duval, Antonin Gosset y Victor Pauchet, con los que colaboró en la primera guerra mundial.

La admiración fue mutua, ya que, según el Dr. Martín Lagos: Desde el momento de la entrada de Gómez-Durán en Carabanchel, el Maestro se da cuenta de las condiciones personales de su nuevo discípulo y paisano, y pronto le hace uno de sus ayudantes predilectos, le llama para que colabore activamente en las grandes intervenciones, y le confía el estudio de los enfermos más delicados.

Su ingreso en la RANM, acabó con un emocionado abrazo con otro gran superviviente de la cirugía militar de África y de la Guerra civil--que la hizo en el Madrid revolucionario--Manuel Bastos Ansart.

En el Hospital de Tetuán: Un mago del bisturí. El 6 de mayo de 1931, ya cirujano, contrajo matrimonio con Dª María Lafleur Roca y se reincorporó a Tetuán. El Hospital Militar era un magnífico centro de dos mil camas, inaugurado en 1921. Manuel era Jefe del Servicio de Cirugía.

Lo describe Alfonso Guizán un paciente gallego, periodista, en Vida gallega, en un artículo titulado: Cartas a una donostiarra. Noches de Hospital: Es alegre y sombría a la vez la traza de este hospital que me cobija. Por fuera, es de ladrillo rojo y piedra sin afeites. Sus recios muros de un tono gris y adusto, sobrecojen (sic) un poco el ánimo del enfermo que va a entrar en él...

Al trasponer el umbral, cambia por arte de encantamiento el pétreo decorado: Mármoles blanquísimos y espejeantes, caprichosos zócalos, claras y espaciosas salas llenas de sol que se tamiza, gozoso, a través de los amplios ventanales emplomados. Por todas partes, limpieza, aseo, pulcritud... El pabellón de cirugía, donde me hallo, está bajo la dirección de un pontevedrés: don Manuel Gómez Durán. Su labor fecunda oscurece todo elogio que de él pudiera hacerse: Diremos solamente que es un mago del bisturí.

Guerra Civil. Durante toda la guerra, la actividad quirúrgica y organizativa de Manuel es frenética. El 8 de agosto sale con su equipo quirúrgico en trimotor, por orden del general Franco, incorporándose al Ejército de operaciones del Sur. El 11 parten para Mérida, a donde llegan el 12 y organizan un hospital de sangre de 150 camas. Operar constantemente y establecer hospitales de sangre será su labor fundamental en todos estos lugares.

El 24 se traslada a Trujillo, luego a Navalmoral de la Mata. El 7 de septiembre a Talavera de la Reina (San Prudencio), el 27 va a Torrijos, el 30 se traslada a Toledo donde organiza otro hospital de 120 camas, en el Colegio de las Doncellas Nobles, hasta el 5 de octubre que vuelve a Torrijos, donde reorganiza el hospital y permanece hasta el 28, en que se traslada, siempre con su equipo, a Valmojado. Allí está hasta el 28 de diciembre en que pasa al hospital de sangre de Griñón. En todos estos centros actúa opera y atiende a todos los heridos, por ser hospitales de extrema vanguardia.

Ya en 1937, actúa en Boadilla del Monte, Pozuelo, Aravaca, Las Rozas y Majadahonda. Vuelve a Griñón donde atiende a los heridos de las batallas del Jarama y Pingarrón. El 28 de febrero se traslada al frente de la Ciudad Universitaria al hospital de la Escuela de Arquitectura, donde recibe multitud de heridos de primera línea. Amplia recursos en la misma Escuela, creando otro hospital, en el que opera sin descanso. Luego vuelve, hasta el 21 de abril, a Griñón y, posteriormente a Getafe, donde organizó un quirófano y varias salas, hasta el 8 de julio.

Continúan las operaciones: Brunete y la Ciudad Universitaria. Con motivo de la durísima batalla de Brunete, lo trasladan a Valmojado hasta el 31 de agosto, en que retorna a la Ciudad Universitaria, hasta el 30 de septiembre en que se le envía a Toledo, hasta el 26 de octubre, en que marcha al Hospital de Sangre de Pinto y luego al de Valdemoro. El 21 de noviembre a Daroca, en el frente de Aragón, donde organiza un hospital en el colegio de los Escolapios. El 8 de diciembre va de modo urgentísimo a Sigüenza, desde allí a las pocas horas, ha de marchar a Anquela del Ducado, donde organizó otro hospital. Por los servicios prestados en la Ciudad Universitaria, se les concede la Cruz Laureada de San Fernando (colectiva) a las fuerzas que guarnecían este frente, entre ellos a Gómez Durán y su equipo.


Obras más destacadas de Manuel Gómez Durán. Nos ceñiremos a los libros de Gómez Durán pues su producción de artículos y trabajos breves es de tal extensión que resulta imposible comentar aquí. Podemos, orientativamente, referirnos a los siguientes:

-Cirugía de guerra. 2 vols. I. Cirugía cavitaria. II. Cirugía de las extremidades. Madrid. Ed. Nacional. 811 Págs. De él dijo, el maestro de la Historia de la Medicina, Luis Sánchez Granjel: En el Ejército del general Franco, durante la guerra civil, sobresalió la actuación como cirujano de Manuel Gómez Durán, quién recopiló los resultados de su actividad en un texto de Cirugía de guerra publicado en 1938.

-Heridas penetrantes de cráneo. (1940) Valladolid. Lib. Santarén. 350 págs.

-Contribución al estudio de las secuelas postraumáticas: los síndromes deficitarios fisiopáticos de los traumatismos. (1947) Barcelona-Buenos Aires. Salvat. 325 págs.

-Aportación de la Cirugía de Guerra al progreso quirúrgico actual. Discurso para ingreso en la Real Academia de Medicina del Académico electo Excmo. Sr. D. Manuel Gómez Durán, leído el día 10 de junio de 1960, y contestación del Académico numerario Excmo. Sr. D. Francisco Martín Lagos. Madrid. Instituto de España. Real Academia Nacional de Medicina. 305 páginas. Es un discurso, denso, documentado, extenso, ameno, sistemático y claro, una joya de la materia.

-Cirugía de guerra, a la que podemos considerar un compendio de las demás, fue un libro de amplia difusión, anunciándose profusamente en la prensa. Tiene la ventaja evidente de que es un libro vivido, salido de la experiencia y cuidadosas anotaciones que Gómez Durán hacía de los numerosísimos y variados casos que tuvo que atender, en su dilatada experiencia bélica.

Los médicos del Cuerpo de Ejército de Galicia . La Reunión de Luarca. Un número considerable de médicos gallegos, compañeros de Gómez Durán y profesores de la Facultad de Santiago, formaron parte como médicos militares o militarizados del Cuerpo de Ejército de Galicia. Tras la campaña de Asturias, irían a Levante. A la par que ejercían su actividad profesional en la guerra, no descuidaron ir recogiendo sus experiencias médicas y quirúrgicas.

Esto cuajó en una reunión, en Agosto de 1937, en la villa asturiana de Luarca, presidida por el General Aranda. Las observaciones y experiencias se plasmaron en un libro que coordinó Lorenzo Gironés, catedrático de Patología Médica en Santiago, Capitán Médico, y Jefe de los Equipos de Transfusión del VIII Cuerpo de Ejército. El índice y los autores del libro, que se editó en Castellón, resulta de sumo interés.


Cuestiones Médico-Quirúrgicas de Guerra: Un libro importante. Fernando Alsina (1881-1952), cuñado de Gómez Ulla, firma, ya con 55 años, el capítulo de Heridas de cara y cuello, como Profesor de la Facultad de Medicina y Capitán Médico.

Ramón Baltar Domínguez (1902-1981) también profesor auxiliar de la Facultad, Cirujano del Hospital de Santiago, capitán Médico y Jefe de Equipo Quirúrgico, escribe el capítulo: Fisiopatología, Clínica y tratamiento de las heridas recientes de guerra.

Las heridas del cráneo y raquis, y lesiones del sistema nervioso periférico es el tema del compostelano Juan José Barcia Goyanes, Catedrático de Anatomía de Valencia, Capitán médico, Jefe de Equipo de Neurocirugía del 8º Cuerpo de Ejército. A José Eguiagaray, Cirujano de los Hospitales de Grado y León, Capitán Médico, le correspondió: Algunas ideas sobre tratamiento de las heridas de guerra de los miembros.

El tema Consideraciones sobre el plan de recuperación por secuelas de heridas de guerra del aparato locomotor, lo explicó el Dr. Francisco García Díaz del Instituto de Reeducación de la Enfermería Militar de Oza (La Coruña). Lorenzo Gironés redactó el capítulo Transfusión de sangre. A La recuperación de enfermos, se refirió José Hermida, Capitán Médico, Director del Grupo de Hospitales Militares de Luarca.

El Comandante Médico, Jefe de Sanidad de Asturias, López Cotarelo, escribió sobre Organización de los servicios sanitarios militares de vanguardia. Miguel Parrilla Hermida, Capitán Médico, expuso el tema Los gases de guerra.

Baltar Domínguez y Parrilla fueron notables historiadores de la medicina. Ambos acudieron con sus trabajos, durante muchos años, a los congresos de la Sociedad Española de Historia de la Medicina.

José Puente Castro (1883-1963), Cirujano de número de la Beneficencia Provincial de Santiago y Jefe de Equipo quirúrgico del Hospital Militar de San Cayetano, Profesor auxiliar, desarrolló el tema Secuelas más importantes de los traumatismos accidentales y operatorios de tórax y abdomen en los heridos de guerra. Antonio Sierra Forniés, Capitán Médico y Jefe del Centro Quirúrgico nº 10, Cirujano del Sanatorio marítimo de Oza, con un Equipo Quirúrgico de Vanguardia, trató el tema de Heridas del Abdomen. Ramón Zorrilla, Comandante de Sanidad Militar y Cirujano de los Hospitales de Salas y Oviedo, redactó: Heridas de tórax en el Hospital de Sangre.

Como se ve, es un libro muy completo y eminentemente práctico para las necesidades del momento.

El Congreso Médico-Militar de Castellón de la Plana: Una reunión "de innegable vanguardia". En febrero de 1939, dos meses antes del fin de la guerra, se celebra otra asamblea en Castellón, el Congreso Médico Militar organizado por el Cuerpo de Ejército de Galicia protagonizado por una mayoría de médicos gallegos.

El congreso dio lugar a un libro de actas de 642 páginas cuya cubierta preside una gran Cruz de Santiago. Repitieron presencia muchos de los médicos citados entre ellos, Manuel Gómez Durán y el teniente José Botella Llusiá, luego catedrático, rector de la Complutense, Académico y gran figura de la Tocoginecología española.

Lo llamativo es que se celebró este Congreso, según su prologuista, Julián Rodríguez, Teniente coronel, Jefe de Sanidad del Cuerpo de Ejército de Galicia,

A menos de 20 kilómetros de la primera línea de trincheras, esto hace que nuestro Congreso sea tal vez el Congreso Médico militar que más a vanguardia se ha celebrado en todas las guerras.

El Congreso se dividió en tres secciones: Quirúrgica, Médica y Militar porque:

1.- Si en la guerra en movimiento prevalece el componente quirúrgico, porque el número de heridos sobrepasa al de enfermos, no obstante,

2.- En los frentes estabilizados es vital la labor médica, curativa y preventiva: higiene, vacunación, desinfección, nutrición, rehabilitación etc.

3.- Las labores de la Sanidad Militar deben ser enseñadas, lo antes posible, para que los militarizados comprendan las cuestiones logísticas y operativas de movimiento de tropas, equipos, unidades, heridos, enfermos etc. que son vitales para la buena gestión de bajas entre los diferentes escalones sanitarios y la necesidad de clasificación, asistencia y cirugía, eficaces y veloces.

Hubo varias ponencias y numerosas comunicaciones. Manuel Gómez-Durán presentó cinco trabajos, una en la sección militar y cuatro en la quirúrgica.

El discurso de clausura lo pronunció el gran maestro de la medicina interna D. Agustín Pedro y Pons, catedrático de Barcelona, sobre Enfermedades por insuficiencia y desequilibrio alimenticio en la población civil de la zona roja durante la guerra.

¡La Guerra ha terminado! Acabada la guerra, se le ordena reintegrarse a Tetuán. En 1940, se le encomienda una misión de mes y medio de estudios en Alemania de la que publicará una memoria.

Postguerra. En el retorno a la paz, Manuel Gómez Durán fue convirtiéndose en la principal figura de la Cirugía del Hospital Militar de Carabanchel, labor que simultaneaba con la de Profesor de la Academia de Sanidad Militar. Allí formó a numerosos cirujanos militares y algunos civiles, como la destacada figura de la cirugía cardiovascular internacional, Catedrático y Académico, Diego Figuera Aymerich, que le sustituiría en el sillón 21 de la Real Academia Nacional de Medicina, y que, en su discurso de ingreso, escribió lo siguiente: Me enteré de que en el Hospital Militar Gómez Ulla, necesitaban gente. Entré en contacto con el doctor Manuel Gómez Durán, jefe de cirugía. Era un hombre afable, fino, educado y encantador que me recibió muy bien como asistente voluntario, sin remuneración alguna. Mire, me confesó, aquí dinero, nada de nada, pero trabajo todo el que quiera...

El doctor Gómez Durán no sólo operaba muy bien, sino que lo hacía con sumo cuidado y delicadeza. Trataba los tejidos como partes de un ser humano, no como materiales de carpintería. Verle y ayudarle, era siempre muy útil. Representaba lo que yo he definido en alguna ocasión como «el estilo en cirugía» algo especial, difícil de definir, pero fácil de apreciar. Creo que él marcó en mí un modo de hacer cirugía que siempre he tratado de seguir y perfeccionar. También he procurado enseñarlo, no sé si con éxito...

D. Manuel era un gallego cauteloso, sutil, de fina y profunda inteligencia, era un técnico lógico y extremadamente cuidadoso, lo que hacía lo realizaba con una perfección técnica poco común. Por aquella época operó a mi madre. Admiraba además de él su empeño en tratar a todos los enfermos por igual, olvidando en todo momento su graduación. Fue un gran cirujano, un gran maestro, un gran hombre y siempre un caballero.

Honores y distinciones.En mayo de 1940 se concede a Gómez Durán, la Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo. Y, en Marzo de 1943, la del Mérito militar con distintivo blanco. Ascendió a coronel en noviembre de 1957, quedando agregado al HMC Gómez Ulla, como cirujano consultor, cargo renovado en 1960.

Actividades civiles y Sociedades Científicas. Médico de la Beneficencia Municipal de Madrid, cirujano y Director del Hospital de San Pedro, de Presbíteros y Director Médico de la Mutual del Clero. El Papa Juan XXIII lo nombró Comendador de la Orden Ecuestre de San Gregorio Magno.

Miembro Numerario de las Sociedades de Cirugía de Madrid, Barcelona, Valencia, y de la Internacional de Cirugía de Bruselas. Secretario General de la Asociación Española de Cirujanos. Miembro del Consejo de Redacción de diferentes revistas científicas. Estaba en posesión además de la Cruz de Guerra; Cruces Rojas y Medalla de Campaña; Cruz del Mérito Naval y Cruz de Aviz, de Portugal.

Ingreso en la Real Academia Nacional de Medicina. El 10 de junio de 1960 tuvo lugar su discurso de ingreso en la RANM. Entró en el salón acompañado de los doctores Albasaz y Mezquita y procedió a dar lectura al discurso de ingreso, sobre el tema «Aportación de la cirugía de guerra al progreso quirúrgico actual». Le contestó don Francisco Martín Lagos. El acto, al que asistió gran número de académicos, catedráticos, y de miembros de Sanidad militar, fue muy brillante.

El discurso. Es un trabajo excepcionalmente amplio. En él sintetiza y compara la evolución de los diferentes aspectos del tema, a lo largo de la I y II G.M. y la Guerra Civil Española.

Últimos años. En 1960 se le concede la Gran Cruz de la Orden Civil de Sanidad. Se la impuso el Director General de Sanidad Dr. García Orcoyen, en el Centro Gallego de Madrid, donde pronunciará la conferencia «Un gallego cirujano ilustre: Mariano Gómez Ulla».

En enero de 1961, el ministro del Ejército designa a Gómez Durán, Director de la Academia de Sanidad Militar y sigue como cirujano consultor del Hospital Militar Central «Gómez Ulla».

Fue también Director de la Escuela Central de enfermeras de las Hijas de la Caridad.

Tras su retiro, en marzo de 1962, fue nombrado Inspector de segunda clase honorario, asimilado a general de brigada.

El 16 de enero de 1974 leyó el discurso inaugural de curso de la Real Academia Nacional de Medicina sobre el tema: Ciencia, experiencia y conciencia del cirujano.

D. Manuel enviudó de Dª Carmen Lafleur Roca, en 1974. Su hijo único, Carlos Gómez-Durán Lafleur. fue Profesor de cirugía torácica de la Universidad de Oxford. Gomez-Durán Lafleur ha fallecido en junio de 2017, al cumplir los 85 años, tras ser uno de los más destacados especialistas mundiales en trasplante cardíaco, fundador de esta especialidad quirúrgica en Pamplona, en Valdecilla, en el Hospital Rey Faisal de Arabia Saudí y, en Montana (U.S.A).

Manuel Gómez-Durán murió el 23 de febrero de 1984 a los casi 86 años.