El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

Hollywood, la otra cara de Fidel

Años antes de liderar el movimiento que lo llevó al poder en Cuba y casi seis décadas antes de su muerte, Fidel Castro tuvo una par de papeles como extra en Hollywood, la industria cinEmatográfica de Estados Unidos, país que sería su máximo enemigo

Easy to Weed (Edward Buzzell, 1946). Connie, una millonaria, decide demandar con ayuda de su padre a un periódico por difamación. El rotativo le acusa de romper matrimonios porque seduce a hombres casados. Entonces el periódico contrata a un experto mujeriego para comprometerla.
 - FOTO: ecg
Easy to Weed (Edward Buzzell, 1946). Connie, una millonaria, decide demandar con ayuda de su padre a un periódico por difamación. El rotativo le acusa de romper matrimonios porque seduce a hombres casados. Entonces el periódico contrata a un experto mujeriego para comprometerla. - FOTO: ecg

J.L. GARCÍA/E.P.   | 04.12.2016 
A- A+

Cuba y el resto del planeta conocían este 26 de noviembre la noticia de la muerte de Fidel Castro. Una figura, la del líder cubano, que esconde una curiosa historia ligada al séptimo arte. Pero no hablamos del sinfín de documentales y recreaciones que abarcan sus 90 años de vida, sino de la particular 'carrera' cinematográfica que él mismo protagonizó. Todo sucedió en la década de los 40, cuando un joven Castro, que apenas rozaba los 20 años de edad, llegó a México como exiliado. Allí, como forma de ganarse la vida, se aficionó al mundo del cine, y esto supuso que el más tarde líder revolucionario llevase a cabo una serie de breves -y curiosas- apariciones como extra en producciones de Hollywood.

Aparentemente, Castro hizo gala de sus rasgos latinos para encarnar a bailarines en los musicales típicos de la época. Bathing Beauty (1944), en cuyos créditos aparece su nombre, y Easy to wed (1946), en la que se distingue brevemente a Castro al lado de una piscina, son dos ejemplos de esta faceta del mandatario todavía oculta para muchos. Pero la aparición más llamativa es la que atañe al film Holiday in México (1946), en el que podemos ver a Fidel ataviado con una camisa de volantes y colores vivos bailando al animado ritmo de la orquesta. Una orquesta que, por cierto, dirigía el español Xavier Cugat -con un chihuahua en brazos, para más señas-. Por supuesto, todas estas cintas fueron prohibidas por el régimen cubano y nunca han visto la luz públicamente en suelo isleño. Pero lo cierto es que muchos habitantes de la propia Cuba y el resto del mundo todavía recuerdan cuando Fidel Castro quiso ser estrella de Hollywood.

La biografía fílmica de Castro vendría a ser una constatación de cómo la vida traza a veces una espiral entre sus comienzos y finales. De cómo nos devuelve, de alguna manera irónica, a la nada en que comenzó. El joven que hizo de extra antes de iniciar una revolución volvió a jugar el mismo rol 60 años después. Y como todo figurante, asumió con recelosa disciplina el papel al que lo devolvieron la edad y las circunstancias: apariciones esporádicas ante las cámaras, poses de ocasión, nulas o escasas proclamas. Mientras, otros personajes principales se disputaban los destinos políticos de la película de la nación.

DOCUMENTALES

Fidel Castro no sólo fue un político, sino también un ideólogo que encabezó una forma de pensar que se extendió por todo el mundo. Y es que la figura de Fidel Castro se convirtió en un icono revolucionario por su oposición al capitalismo desenfrenado de Estados Unidos. Igualmente, muchos han pensado que sólo era un vulgar dictador. Esa controversia ha sido analizada desde diferentes puntos de vista en documentales sobre la vida del presidente cubano, pero sólo unos pocos son de verdad relevantes y pueden servir como testimonio para que las generaciones futuras decidan si Fidel Castro tenía razón cuando dijo aquello de “la Historia me absolverá”.

COMANDANTE/LOOKING FOR FIDEL.  Oliver Stone es uno de los directores que mejor han sabido enfrentarse a la figura de Fidel Castro. Le entrevistó durante 30 horas en tres días, y de ahí extrajo material para dos películas: Comandante, en la que realiza un retrato de la personalidad del ex presidente cubano; y Looking for Fidel, en la que se adentra en temas polémicos como la violación de derechos humanos o el tratamiento recibido por su oposición política.

MI HERMANO FIDEL. El cineasta que más ha tratado su vida ha sido Santiago Álvarez. Mi hermano Fidel es un relato acerca de un encuentro ficticio entre el propio ex presidente y José Martí para comenzar la revolución en 1895, conociendo así la visión de Castro sobre el revolucionario que armó la Guerra de Independencia cubana contra España. Álvarez ha desarrollado la figura de Fidel Castro en otros documentales como Segunda Declaración de La Habana (1965), El octubre de todos (1977) o Y la noche se hizo arcoíris (1978).

UN VIAJE CON FIDEL. El 12 de octubre de 1979 Fidel Castro pronunció un discurso en la sede de las Naciones Unidas como presidente de la Organización de Países No Alineado. El líder revolucionario autorizó al periodista estadounidense Jon Alpert a acompañarle en el viaje desde La Habana hasta Nueva York, dando como resultado una entrevista que fue sintetizada en el documental de CNN, Un viaje con Fidel, en el que se ve una imagen cercana y bonachona del ex presidente cubano.
¡FIDEL!  Aunque no es un documental, esta miniserie televisiva relata la vida de Fidel Castro y su papel en los momentos clave de la Revolución cubana contra Fulgencio Batista. Estuvo protagonizada por Víctor Hugo Martín, Gael García Bernal y Ernesto Godoy, y se emitió en el año 2002.

EN LA MIRA. Este documental de Discovery Channel aporta un enfoque de Fidel Castro a través de agentes de la CIA, la KGB y agentes cubanos exiliados, que se opusieron a su gobierno, pero además también aparecen miembros de la inteligencia cubana que le defendieron. Es decir, la cinta resume cómo le veían tanto sus enemigos como sus seguidores.