El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

Hemingway y el Hotel Suizo

Los dos veranos de 1927 y 1929 que disfrutó en Galicia, en Santiago, fueron la fuente de inspiración para su obra 'Adiós a las armas'

El premio Nobel norteamericano y escritor Ernest Hemingway (1959)
El premio Nobel norteamericano y escritor Ernest Hemingway (1959)

MIGUEL A. MARTÍNEZ COELLO   | 08.04.2018 
A- A+

En estos días viene que ni pintado el nombre de Ernest Miller Hemingway por la huella y a los recuerdos entrañables que el escritor de Oak Park - Illinois EE UU, en todas las ciudades de España donde vivió y sobre todo en Galicia. Los dos veranos de 1927 y 1929 que disfrutó en Galicia en el Hotel Suizo de Santiago de Compostela, fueron la fuente de inspiración para su obra Adiós a las armas debido a la íntima relación que Hemingway sintió con la Galicia de entonces. Hoy, en el remodelado Hotel Suizo de la Plaza de Mazarelos, una silla vacía evoca su recuerdo y el espíritu del genial escritor que vive aún entre ésas paredes, compartiendo tertulia con un joven Torrente Ballester o con su paisana Ruth Matilda Andersen, al calor de los buenos vinos y de otros deliciosos productos gallegos. El caso es que Carlos Casares, nuestro homenajeado "...das letras Galegas do presente ano", fue un admirador del premio Nobel norteamericano, por su relación directa con Galicia dedicándole el libro Hemingway en Galicia Galaxia 1999. En un libro de Hemingway Selected Letters (1981), editado por la fundación del escritor en su pueblo natal, relata en una de ellas que dirige a un amigo, los muchos viajes que hizo a La Coruña, Orense, Vigo y Noya, y en otra recomendando a su compañero de profesión John dos Passos que vaya a Galicia por mar y que en Vigo tome un taxi para trasladarse a Santiago, pero que antes se desvíe a Noya porque le iba a gustar muchísimo... Para Hemingway, Santiago de Compostela era la ciudad más hermosa que había visto jamás...

Cuando llegó a Vigo relató... "las montañas llegan hasta el mar, parecen dinosaurios dormidos..." y al observar la lucha de los pescadores de la ría capturando atunes, descubre al héroe que andaba buscando, esa fuerza física y humana que siempre admiró desde niño que unido al culto por el alcohol conforman gran parte de la filosofía y culto de su vida. En El viejo y el mar, se pone en evidencia a los pescadores que vio en la ría de Vigo en el 1921, aunque trasladado al caribe en forma de un pescador que captura un auténtico monstruo submarino con el que lucha con fiereza, en un esfuerzo desigual entre el hombre y la naturaleza. Sobre ésta búsqueda su mujer de dijo... " no te afanes más en buscar cuál es le verdadero español, porque el verdadero español eres tú".

El Sifón del Café Suizo. El 3 de junio de 1845, dos suizos, Pedro Fanconi y Francisco Matossi inauguraron el primer Café Suizo en Madrid y a partir de ahí fueron sembrando cafés "Suizo" por las más importantes provincias españolas como Bilbao, Burgos, Zaragoza, Santander.

Sus exquisitas decoraciones, las mesas de mármol, el color escarlata de las paredes, y los espejos así como los mejores materiales de la época eran todo un referente de lujo y distinción. Durante 1860 se hizo famoso el café por su chocolate, café doña mariquita y su esmerado servicio, además de albergar las tertulias y como "tribuna pública" para enterarse de las últimas noticias de primera mano. Más tarde fueron incorporando la oferta del Hotel por las ciudades que ofrecían más posibilidades de negocio, como el Hotel Suizo de Santiago de Compostela, el Café Suizo de Vigo o el Hotel Suizo de Ferrol que está aún en pleno funcionamiento. El Hotel Suizo de Santiago de Compostela data de 1904 estaba ubicado en el número 18 de la calle Cardenal Paya en una esquina de la plaza de Mazarelos y era propiedad de Antonio Mengotti y más tarde de su hijo Alfredo.

Sin embargo la aparición del sifón del Café Suizo de Santiago de Compostela, aunque en principio fue sólo producto de un descubrimiento casual, se convirtió en una investigación en toda regla motivada por la relación del Hotel Suizo con Hemingway. Aprovecho para recordar que llevo cultivando la afición por la investigación sobre las fábricas de Seltz, gaseosas, cervezas y aguas minerales de Galicia, que publico en El Faro de Vigo y otros medios, lo que conllevó a que el encuentro con éste sifón fuese algo más que un simple encuentro.

En la búsqueda y persecución por todo lo mejor de la época, no podía faltar el moderno invento del sifón para servir el agua de seltz que en aquellos momentos era considerada medicinal y por supuesto de restringido acceso a la clase no pudiente que era la más. El 5 de Mayo de éste año publique en el Faro de Vigo el artículo... Del agua de seltz al sifón en el que comentaba cómo en 1771 Joseph Priestley había ideado un sistema para producir el agua carbonatada y como Savarese en 1832 inventó la manera de fijar una válvula permanentemente sobre el cuello de las botellas, lo que hizo que se hiciese popular en toda Europa. A partir de ahí las principales fábricas de cristal de Europa, sobre todo en la Bohemia, se esmeraron en producir magníficos envases de refinado relieve y colores extraordinarios.

Los colores más llamativos se lograban al añadir determinado mineral al vidrio en la fundición, como el cobalto dando tonos azules, el uranio que da tonos amarillos-verdosos que reaccionan brillando ante la luz negra, el selenio con el que se logra el color rosa como el sifón del Café Suizo del que hoy es protagonista. Por si todo esto fuera poco y para rizar el rizo, los maestros vidrieros de la Bohemia idearon los "perlés" que son como unas pequeñas burbujas en espiral incrustadas en el mismo cristal, cuya realización estaba a cargo de maestros especializados que guardaban ésta técnica celosamente y sólo lo usaban en encargos muy especiales, sobre todo muy caros. Aún hay que añadir que el grabado del sifón se hacía al ácido, mediante una técnica muy difícil que estaba en manos de artistas grabadores de Paris que al final de cada grabado en el sifón firmaban la pieza. En el grabado se hace resaltar el escudo del Café Suizo que elaboraba su propio seltz y la Fábrica de bebidas gaseosas del Café Suizo - Rua Nueva 18 - Santiago, y por supuesto a un lado del grabado en la parte inferior, la firma del autor C Chounard - París.

Esta joya ha quedado como testigo de una época, en la que Ruth Matilda Anderson, Hernest Hemingway, Montero Ríos, Edith Wharton, Torrente Ballester... y lo más granado de ésas épocas lo acariciaron con sus manos e hizo que el destino recordara una época y unas personas que en mayor o menor medida lograron la Galicia que estamos disfrutando.

"El secreto de la sabiduría, del poder y del conocimiento es la humildad."

Ernest Miller Hemingway