El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

Geoffrey Hewings: "Se trata de un individuo con una absoluta falta de preparación"

Geoffrey Hewings - FOTO: ecg
Geoffrey Hewings - FOTO: ecg

18.12.2016 
A- A+

En Compostela tuvimos recientemente la suerte de contar con la presencia del galés Geoffrey Hewings, responsable del Regional Economics Application Laboratory (REAL) de la University of Illinois, centro de investigación entre los más prestigiosos del mundo en economía social y regional. El que fuera discípulo de Wassily Leontief (1905-1999), Premio Nobel de Economía 1973 - quien huyó del régimen soviético, se nacionalizó estadounidense y es considerado padre de los modelos input-output que analizan la repercusión de la industria en la sociedad-, fue una de las grandes estrellas de la XLII Reunión de Estudios Regionales, celebrada en la Facultade de Ciencias Económicas de la USC y cuya organización coordinó Manuel Fernández Grela.

A la espera de que le llegue a él su Nobel, Hewings atendió a EL CORREO GALLEGO y nos respondió a una pregunta fundamental: ¿Existen razones para temer en Europa, y particularmente España y Galicia, a las políticas de Donald Trump?

"Sin duda. Yo las temo. Y el motivo principal es la falta de preparación", confiesa. Él, que reconoce votar "siempre" al Partido Demócrata, asegura que "a menudo el candidato está preparado en una situación así, en política internacional, en tratados comerciales, en cuestiones referidas al desarme nuclear...". Pero con Trump no es el caso. "Es un individuo con una absoluta falta de preparación y creo que tiene un cierto déficit de atención, que no puede concentrarse en lo verdaderamente importante. Eso me preocupa", alega.

Y es que "ya está tomando decisiones, y lo hace sin tener la información necesaria, porque éste es un trabajo de enorme dificultad, no es un reality televisivo. Se está rodeando de gente que produce temor, gente de la derecha extrema, de medios de la extrema derecha, que hace comentarios racistas. Estoy preocupado por la diplomacia, por la imagen de la economía de los EEUU en los próximos años, creo que el sentimiento general era que esto no podía suceder", nos confiesa.

Tras los comicios "mi mujer y yo no nos hablamos durante tres días de la depresión que teníamos", admite. En esta época del año viven en lugares diferentes. "La gente ha luchado contra la crisis, y creo que lo más deprimente es que un alto porcentaje de mujeres latinas votaron por él, mientras los afroamericanos y los jóvenes no acudieron a votar. Ahora protestan, pero es muy tarde. Deberían haber protestado con su voto", señala.

"Creo que se van a dar situaciones muy incómodas", sostiene Hewings, pues muchos "ahora se dan cuenta de que Trump no puede cambiar aquello que prometió cambiar. No va a traer de vuelta los puestos de empleo perdidos en las fábricas, ni va a reabrir las minas de carbón, porque nadie quiere comprarlo. Tampoco va a mejorar destrezas de los trabajadores para que sean más competitivos para obtener empleos de superior nivel. Esto no va a funcionar", dice. Lo veremos, opina, "en un año o dos".

Por si fuera poco, "éste hombre no tiene unos antecedentes muy positivos en la creación de buenos puestos de trabajos. Se dedica a negocios de la construcción y del juego -casinos-, no sé qué políticas va a llevar a cabo, porque nunca las ha articulado. Dijo aquello de hacer a América grande de nuevo, pero eso es como si yo vengo aquí y digo seré el entrenador y haré que el Deportivo gane la Champions... y me dirán, bueno, bien, qué vas a hacer, necesitarás mucho dinero, buenos ayudantes, buenos jugadores... Lo que sale de tu boca es mucho menos importante que lo que pones de tu parte sobre la mesa... y tener un buen equipo", apunta Hewings.

"Esa es mi mayor preocupación. Se está rodeando de gente que puede manipular, en lugar de gente que le pueda ofrecer retos, porque él no quiere críticas, no las acepta, simplemente no le gustan. La mayoría de los líderes tienen a gente que les dice de vez en cuando no hagas esto, es una locura, pero él es tan desagradable a la hora de actuar que muchos tendrán miedo de que los eche, que los expulse del equipo, y no creo que vayan a discutirle nada por esa razón. Esto es lo que más me asusta", reconoce.

¿Sabe Trump, al menos, dónde está España? ¿Conoce la existencia de Galicia? "Bueno, no lo sé. Creo que tendrá unas nociones, más o menos, de dónde está Europa... y Rusia, claro. El vuela de un lugar a otro, es básicamente lo que hace, pero en términos de preparación, si le preguntas como va la economía española... pues no sé yo, no creo que tuviera mucha idea", apunta el galés.

¿Y cómo puede el sistema estadounidense tratar de atarlo en corto? "Hay dos cosas importantes. Una es que el Partido Republicano está a favor del libre mercado. Trump quiere destruir, bueno, o renegociar, todos los tratados comerciales, el Nafta, cancelar el Transpacifico... y la realidad le dice que va a tener que hacer todo eso en solitario". Pero hay una amenaza "a la larga que me preocupa muchísimo: tenemos una vacante en la Corte Suprema, y dos miembros de mucha edad que no gozan de buena salud, por lo que él podría lograr nombrar a tres personas para sustituirlos, y una vez entren es para toda la vida", según Geoffrey Hewings.

Si se da esa situación judicial "puede suceder que cambie drásticamente el tejido de la sociedad americana, el debate sobre el aborto, sobre el sistema de salud, algo que él quiere abolir... No digo que esto esté políticamente motivado, no, esto es más un tema de egoísmo personal; si tú no triunfas, es tu culpa". El economista alega que "la mayoría de nosotros seríamos personas de éxito si papá nos diera un millón de dólares para empezar... Creo que está el tema del selfmade man, el hombre hecho a sí mismo, que viene a decir que cualquiera puede ser rico sin ayuda, el sueño americano".

Ve tensiones a la vista. "Lo que puede suceder es lo que va a pasar o está ya pasando en el Reino Unido con el Brexit. Mucha gente allí está cada vez más preocupada por las consecuencias de esa decisión, que empiezan a ser conocidas. Informes recientes hablan de que la UE le cargará 62.000 millones de dólares por el pago de las deudas y obligaciones acumuladas, gran parte del sector financiero podría moverse a otros lugares, como Amsterdan, Dublin, Madrid...".

Reconoce, sin embargo, que "nada va cambiar dramáticamente en Europa en este sentido, nada va a cambiar para la gente que votó a Trump". En dos años, recuerda, "vamos a elecciones para renovar un tercio del senado, y luego el conjunto de la Cámara. Veremos qué señales deja del Partido Demócrata, su mensaje, si puede volver a conectar". Hillary Clinton no fue capaz. "Le fallaron a su gente porque simplemente creyeron que asumirían por sí mismos que Trump era un peligro y que no le votarían. Y se quedaron en casa". Así que estamos ante "las tres patas del sistema americano: el presidente, el Congreso y el sistema judicial, y dos están dominadas por los republicanos. Si a ello se suman esos tres cargos en la Corte Suprema, muy, muy a la derecha... pues... todo estará en sus manos. Esto me preocupa mucho, mucho". Y a nosotros.