El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

El ‘gellidismo’ nunca descansa

J. M. GIRÁLDEZ  | 18.12.2016 
A- A+

La literatura negra, o policial, no ha parado de producir frutos en los últimos años: frutos, algunos de ellos, que no desmerecen en nada a los tan celebrados maestros del noir nórdico, tragos  largos con mucho hielo, y, por supuesto, a franceses y anglosajones. Gellida lleva años a lo suyo, con dos trilogías (la segunda en marcha, a la que pertenece Cuchillo de palo) tan personales como alternativas. Gellida, que ahora prepara en Buenos Aires la traca fnal de este proyecto, no se rige por los clichés comerciales, sino que va mucho más allá, hasta el punto de haber creado el gellidismo literario, que no solo admite sin ambages, sino que celebra encantado. Un Gellida es una pieza inconfundible, con su poquito de sociedades secretas, sus amores difíciles, su desfase de narices, y el rastro inevitable y acre del realismo sucio, poblado de cascotes e inmundicias del corazón. Cuchillo de palo tiene Galicia como escenario muy principal, el lugar al que el inspector Sancho, apartado del cuerpo, viene a vivir su particular descenso a los infernos. Gellida ofrece en este libro una lectura en carne viva de los procedimientos de algunas mafas, del comercio de la carne, y se deja llevar, imparable, a la hora de construir las brutales acciones de la peligrosa y un tanto danbrawniana Congregación de los Hombres Puros.

datos

Cuchillo de palo,
(Refranes, canciones y rastros de sangre II)
César Pérez Gellida,
Colección Conspicua,
Suma de Letras,
510 páginas,
2016, 18.90 €