El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

Fotografías para derribar barreras

'Visiones' acerca al CSC do Ensanche la integración laboral de quince personas con discapacidad

La exposición, Visiones. Historias de superación personal, se puede ver en el Centro Sociocultural do Ensanche desde el miércoles
pasado y permanecerá abierta hasta el día 30 de enero
La exposición, Visiones. Historias de superación personal, se puede ver en el Centro Sociocultural do Ensanche desde el miércoles pasado y permanecerá abierta hasta el día 30 de enero

SALETA MALLO FOTOS FUNDACIÓN GRUPO SIFU  | 15.01.2017 
A- A+

Después de pasar por catorce ciudades de toda España, la exposición fotográfica Visiones. Historias de superación personal llega a Santiago para animarnos a superar los estigmas que rodean a las personas con discapacidad. Lo hace mostrándonos quince rostros de afectados que han logrado su plena integración en el mundo laboral superando las trabas que deja en evidencia el hecho de que la tasa de desempleo que sufre este colectivo sea del 32,8 %, ocho puntos más que el de las personas sin discapacidad.

Auspiciada por la Fundación Grupo Sifu, esta exposición será presentada el próximo miércoles y las fotos colgarán hasta el día 30 de enero de las paredes del Centro Sociocultural do Ensanche. Guías audiodescriptivas y la incorporación de objetos relacionados con algunas fotografías les permiten a las personas invidentes saber lo que se ve en la imagen a través del sentido del tacto.

Itziar Martín desarrolla todo su potencial como bailarina de Danza Down Compañía Elías Lafuente, creada en el año 2005 y que ha puesto en escena más de un centenar de estrenos

Los fotoperiodistas Quim Puig y Romuald Gallofré firman las imágenes de la exposición que desde el miércoles pasado puede verse en el Centro Sociocultural do Ensanche. Visiones. Historias de superación personal, proyecto iniciado en 2015, estrena este nuevo año en Santiago con el fin de acercar al público a la vida de un colectivo frecuentemente estigmatizado, el de las personas con discapacidad, para que, a través de quince personas y sus experiencias, entendamos que no sólo tienen derecho sino que pueden llevar una vida normalizada.

La muestra nos acerca así a personas que sufren algún tipo de discapacidad pero que también son artistas, políticos, deportistas, periodistas, médicos, jardineros o carteros. Entre estos quince rostros, reconoceremos, sin duda, el de Juan Manuel Montilla, El Langui, actor y cantante que suma en su trayectoria profesional tres discos, varios premios musicales y dos Goya en 2008 por la película El truco del manco y al que la falta de oxígeno durante el parto le provocó una parálisis cerebral que le dejó importantes secuelas. La presión, dice, le motiva. "Necesitamos trabajar al 200 % para estar a la altura del resto, pero siempre hay un puesto para cada persona", dice. También artista es Domingo Pisón, mago, que ha logrado que su sordera pase prácticamente desapercibida sobre el escenario. Es graduado además en Comunicación Audiovisual.

Francesc de Diego, por su parte, padece esquizofrenia y utiliza la pintura como forma de expresión. Formado en artes gráficas, ha expuesto su obra en centros cívicos, bares o bibliotecas y es autor de carteles y dos libros ilustrados. Es consciente de la barrera que supone, aún en el marco de la discapacidad, sufrir una enfermedad mental: "Entre el público hay quien responde desde el respeto, pero lamentablemente muchas veces lo hacen desde el prejuicio". Montse Moreno sufre también una enfermedad mental,que no ha logrado amilanarla. "Mis logros -señala- han desbancado al trastorno de salud mental, lo importante son las capacidades y el conocimiento que puedo aportar". Trabaja como técnica de impresión y gran formato.

Itziar Martín aparca, en tanto, su discapacidad mental sobre el escenario como bailarina de Danza Down Compañía. Con ella, ha participado en musicales como West Side Story, La Bella y la Bestia o Billy Elliot.

Otro ejemplo de logro personal y social es el de Martí Martí, neurofisiólogo. Debido a una lesión medular, vive desde hace cuarenta años atado a una silla de ruedas, igual que sus pacientes del Instituto Guttman, referente en España en neurorehabilitación. "En mi especialidad, mis colegas reciben a los pacientes de pie, luego se sientan. Yo ya los recibo sentado. Es la única diferencia", comenta.

Paco Vañó, por su parte, lleva doce años ocupando un escaño, que hubo que adaptar, en el Congreso de los Diputados. Parapléjico debido a un accidente de tráfico, lucha desde su posición política contra todo tipo de barreras físicas, psicológicas o sociológicas. Cree que hay que avanzar más: "La sociedad te ve como un pobre chico o te mira con admiración; aún queda mucho por hacer para que te vean con normalidad".

También conocidos son Jonatan Armengo, reputado crítico gastronómico que afirma que "al contrario de lo que piensan muchos, mi ceguera es una ventaja para valorar los platos sin que interfiera la apariencia", o Gemma Hassen-Bey, ganadora en los Juegos Paralímpicos de Barcelona'92 de la primera medalla para la esgrima española y que compagina su faceta de deportista con los platós. Lejos de objetivos, focos y ondas, la muestra nos acerca también, entre otros, a Javier Vico, cartero con distrofia muscular; Pere Oller, jardinero con discapacidad intelectual, o Mar Serrato, recepcionista invidente, que han alcanzado también su plena integración laboral.


Quince historias de superación personal

"La primera barrera que han de superar es el desconocimiento"

Carole Rodríguez Bautista es la directora de Fundación Grupo SIFU, organizadora de la exposición Visiones. Historias de superación personal y del centro especial de empleo de referencia en España con una plantilla formada por más de 4.200 trabajadores, un 85 por ciento de los mismos con algún tipo de discapacidad.

¿Puede decirse que es patente la existencia de una mayor concienciación social de cara a los discapacitados?

Sí, por suerte cada vez la sociedad está más sensibilizada con respecto a las personas con diversidad funcional y con sus derechos. Hoy en día lo podemos ver, por ejemplo, en la eliminación de barreras arquitectónicas, cada vez más presente en los nuevos diseños de las ciudades, o en el hecho del interés creciente de las empresas por desarrollar acciones de responsabilidad social relacionadas con el bienestar de las personas con discapacidad. Aun así, sigue habiendo mucho camino por recorrer y conseguir una plena inclusión, por eso con acciones como la exposición Visiones pretendemos dar visibilidad a este colectivo y mostrar que una plena inserción laboral es posible.

¿Cuáles son los principales problemas a los que se enfrentan las personas discapacitadas a la hora de buscar un empleo?

La primera barrera que tienen que superar las personas con discapacidad a la hora de encontrar un empleo no es otra que el desconocimiento. Hay muchas empresas que son reticentes a contratar a personas con diversidad funcional porque dudan de sus capacidades. Es verdad que en algunos casos la contratación de una persona con alguna discapacidad conlleva la adaptación del puesto de trabajo, pero la clave está en adaptarse a las capacidades del trabajador para que pueda aportar todo su potencial. Buena muestra de ello es el hecho de que la mayoría de empresas con algún trabajador con discapacidad afirman estar muy satisfechas.

En los últimos años, y a pesar de la crisis, se ha incrementado el número de personas con discapacidad que han logrado trabajo. ¿A qué se debe?

Hay diversos factores que pueden contribuir a ese incremento, las ayudas del Gobierno a aquellas empresas que contratan a personas con discapacidad pueden ser uno de ellos, aunque también es verdad que el número de personas con discapacidad con estudios superiores también ha aumentado, y con ello, la posibilidad de encontrar trabajo con más facilidad. No obstante, aún queda mucho trabajo por hacer, pues la tasa de desempleo de las personas con discapacidad se sitúa por encima del 30 por ciento, siendo todavía mucho más elevada que la media del país.

¿Con qué razones animan a las empresas a contratar personal con discapacidad?

La mejor manera de demostrar a las empresas que contratar a personas con discapacidad conlleva más ventajas que desventajas, es mostrándoles las capacidades de este colectivo, Por eso desde Fundación Grupo SIFU promovemos acciones que ponen en contacto directo a empresas con personas con alguna discapacidad y con entidades que trabajan con este colectivo, ofreciendo talleres, charlas o colaboraciones que permiten a las organizaciones descubrir la realidad de las personas con diversidad funcional y romper así estigmas preconcebidos.

¿Es real o podemos calificar de tópico la idea de que las personas discapacitadas sólo pueden desarrollar trabajos de baja cualificación?

Ese es uno de los tópicos que deben desaparecer si queremos una plena inclusión de las personas con discapacidad. El tipo de trabajo que pueda desarrollar una persona con diversidad funcional dependerá de sus capacidades y de su formación, exactamente lo mismo que ocurre con una persona sin discapacidad. Además, como ya he comentado, las estadísticas demuestran que en los últimos años el número de personas con discapacidad con título de estudios superiores ha aumentado, hecho que demuestra que estas personas están plenamente capacitadas para desarrollar todo tipo de trabajos.



Un 0,3 del Pib Pero más emPleos qUe el 99,7 % restante
La Ley General de la Discapacidad (LGD) obliga a que tenga alguna discapacidad al menos el 2 % de la plantilla de las empresas con más de cincuenta trabajadores pero casi la mitad incumplen este porcentaje. Son los Centros Especiales de Empleo (CCE) los principales motores a la hora
de promover el empleo entre el colectivo de personas discapacitadas. En España hay más de dos mil CCE, de los cuales 146 se encuentran en Galicia y, de ellos, el 60 % se concentran en la provincia de A Coruña. Curiosamente, los centros especiales de empleo suponen el 0,3 % del PIB español pero son capaces de crear más puestos de trabajo que el 99,7
% restante del mercado.
Un 9,9 por ciento de la población gallega, es decir 271.759 personas, presenta algún tipo de discapacidad. Si nos fjamos en aquellos que están en edad laboral y tienen certifcado de discapacidad, la cifra asciende a 95.804 gallegos. La tasa de paro se sitúa en el 36,8 %. Cabe destacar que en el año 2015 se registraron en Galicia 14.296 contratos a personas con discapacidad, cuatro de cada cinco en el sector servicios. Es signifcativo que la mayoría de los contratados fuesen hombres (un 61,2 %)
y que sólo un 6,42 % tuviesen estudios universitarios