El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

El final de un juego de sombras

J. MIGUEL GIRÁLDEZ  | 18.12.2016 
A- A+

Ruiz Zafón, en una entrevista concedida el pasado viernes a este diario, aseguraba que el plan de la tetralogía a la que ahora pone fn con El laberinto de los espíritus, estaba ya concebido desde el principio, como un mecanismo de relojería cuyos engranajes se reparten entre los cuatro libros, y que el lector debe buscar. No es imprescindible seguir al detalle el gran juego de Zafón para entender la historia, pero hacerlo ayuda a disfrutar mucho más. La crítica incluye a Zafón en esa categoría no siempre confortable de autor de bestsellers: desde luego que son bestsellers, nadie vende tanto, nadie es, probablemente, tan leído. Pero no vamos a culpar al autor barcelonés por ello. No va en detrimento de la calidad, como a veces parece, el éxito comercial, y si es cierto que Zafón apela a los resortes populares, signifque eso lo que signifque, no es menos cierto que es un maestro a la ahora de armar el gran puzzle literario, capaz de seguir muchos senderos y muchos hilos con elegancia y con gran dominio escenográfco. Sus páginas barrocas son piezas notables. No sólo logra componer un bebedizo literario muy adictivo, sino que, en su laboratorio particular, ha dado con una receta tan efcaz e inescrutable como la receta de la cocacola. Él conoce las proporciones de la mezcla, no pretende trascender el texto, pero adora jugar.

datos

El laberinto de los espíritus,
Carlos Ruiz Zafón,
Editorial Planeta,
928 páginas,
2016, 22.70 €