El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

tribuna libre

ESPLENDOR DE LA PARROQUIA

ÁNGEL NÚÑEZ SOBRINO  | 17.09.2017 
A- A+

Uno de los máximos acontecimientos de las parroquias fue la llegada de un retablo en piezas sueltas desde Santiago para ser instalado dentro de una iglesia barroca, y traído en carro de bueyes; y sus imágenes correspondientes debida a José Ferreiro, Benito Silveira o a otros. Asimismo las piezas de orfebrería sería traídas de una manera discreta -copones, navetas, custodias...- en una fiesta total de la plata labrada. Los Diccionarios de Pérez Constanti, de Couselo Bouzas y las monografías de Bouza-Brey ilustran muy bien tan completo acontecimiento. Durante siglos el interior de las iglesias ha sido la única referencia al Arte que los feligreses podía experimentar; y fue allí donde jóvenes rurales con sensibilidad podían realizar su curiosidad y su apetencia perceptiva ante la directa realidad del Arte. Acción artística y devoción funcionaban unidas. Piénsese entonces en el tesoro inmenso que se guarda dentro de las numerosísimas parroquias rurales de Galicia, y que permanece en efervescencia y actualidad. La compleja riqueza de la parroquia rural gallega es que proporciona páginas para la investigación, la erudición y la publicación. La parroquia rural gallega es un rico vivero para los archivos parroquiales, creación del Concilio de Trento; libros de Cofradías, de Fábrica, de Registros constituyen un tesoro de datos para conocer la mentalidad del Antiguo Régimen. En esta línea el libro de X. M.ª. Lema Suárez "A Arte Relixiosa na Terra de Soneira", 1993, sigue siendo una referencia y una riqueza.

La parroquia rural gallega es un compendio pequeño pero representativo de todos los estilos y los aspectos de la Cultura. Por ella pasaron, sobre todo, el románico, el renacimiento y el barroco y siempre posee yacimientos de petroglifos y castros, materia excelsa para la Arqueología, la Prehistoria y la Antropología, con los elementos esenciales del dibujo arqueológico, la Fotografía, y los mapas para la imprescindible labor de campo. Otras derivaciones de la parroquia son para el alivio ante la ciudad agresiva y opresiva, y para la realización desde la creación en un retiro a lo Montaigne.

La revelación de los beneficios que trae la práctica de la Agricultura armoniza muy bien con la jardinería.

Otro elemento sustancial en la parroquia es la Naturaleza en sus estados: queremos decir con esto los cambios que se producen a lo largo de todo el año, por las cosechas, la vendimia, la recolección del maíz, el magosto, la matanza del cerdo, y el antroido. Los cambios estacionales provocan en los habitantes situaciones anímicas distintas, actividades diferentes, conductas de asiento junto al fuego o conductas de labor, dirección con vista a un conseguimiento o contemplación como relajación. Hay que destacar también la inevitable morosidad con que actúa la Naturaleza, en su inexorable avance, su incesante avance de las agujas del reloj, y que tanto destruye y oculta: las zarza de un muro, como hace crecer un árbol necesario y producir así rica fruta.

Los nombres propios de lugares están cargados de significados, de emoción geográfica, de raigambre, de fundamento patrio, y de inmediato sugieren desde la vivencia un mundo inmenso, poblado y riquísimo, y con una sabiduría por naturaleza y acierto, experiencia y acción que fue la que diseñó y construyó puentes, muros, portalones, hórreos, cruceros, cierres de fincas y ermitas... Por lo que deducimos, desde la Antropología, que el ser humano obra muy bien en su hacer, pero falla con frecuencia en su obrar moral. Esta consideración explica muy bien la duración frente al tiempo y sus avatares de una obra rural bien hecha con la marca del cincel.

Lo que estropea todo, como miseria culpable espiritual y moral, es el feísmo, y todos los políticos que lo consienten porque no les afecta a su chalet, o lo tienen en sus casas, y lo disimulan. Añadimos con orgullo la riqueza enorme de la Toponimia, tan esclarecedora, y la Etimología, el gran camino de la Filología. Los programas de TV "Desde Galicia para el mundo" y "Galicia enteira" se encargaron de divulgar el mundo rural gallego para el prestigio, la valoración y sobre todo el respeto.

 


PARROQUIAS DEL ARZOBISPADO. El "Nomeclátor alfabético de las parroquias del Arzobispado de Santiago", Santiago, 1872, imprenta de Santos Díaz, Rúa Nueva 25, es completísimo. Este libro se editó también como una manera de delimitar los límites para evitar equivocación y conflicto. Téngase en cuenta que administrar es servir desde cerca una complejidad de situaciones y conductas -el poder pastoral tal como lo entiende Michel Foucault- para su correcto funcionamiento y para el bien (ortodoxo y moral) de la Comunidad, y para este fin es importante el control escrito -geografía y límites- desde la mirada atenta y vigilante.

Poblada está Galicia de parroquias rurales. Disfrutemos de estas pertenencias, propiedades, y posesiones con admiración.

 

(*) El autor es escritor