El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

Diseño y tecnología 'made in Santiago' en cuatro continentes

URO vehículos especiales s.A. registró en 2016 números similares a antes de la crisis. lo posibilitó en gran medida su consolidación en mercados exteriores, Pero también el ejército de tierra español presumió de poder contar ya con el VERT (vehículo de reconocimiento terrestre), montado sobre los célebres vamtac de la factoría compostelana Urovesa confía en colocar este año en el mercado un camión con motor de gas para la recogida de residuos. Un 70 por ciento del chasis del VAMTAC y del camión son de fabricación gallega

Justo Sierra sucedió a su padre, José Sierra, como presidente de Urovesa en mayo del año pasado - FOTO: ANTONIO HERNÁNDEZ
Justo Sierra sucedió a su padre, José Sierra, como presidente de Urovesa en mayo del año pasado - FOTO: ANTONIO HERNÁNDEZ

SALETA MALLO  | 02.04.2017 
A- A+

Con una facturación que superó los 56 millones de euros, Urovesa selló en 2016 uno de los mejores balances de su historia. La crisis, que notó sobre todo en los años 2011 y 2012 debido a los recortes del gasto público, parece haber quedado atrás y se maneja ya en cifras anteriores a la caída global de la economía. "Acusamos los vaivenes económicos porque nuestros clientes más importantes son los institucionales. Nos afectó que se resintiesen los presupuestos, pero hubiésemos tenido incluso más problemas si sólo hubiéramos dependido del mercado nacional. De todas formas, aunque durante la crisis cayó nuestra facturación, apostamos por no prescindir de personal ni desestructurar la empresa pensando en que nuestro negocio es de largo plazo y confiando en que, gracias a la diversificación de mercados y el I+D, saldríamos reforzados, como así fue", señala el presidente, Justo Sierra. Clave para superar la crisis ha sido la exportación. Urovesa está presente en veinticinco mercados de cuatro continentes y, si bien durante 2016 no llegó a fraguar la penetración en otros países nuevos en los que confía entrar este año, sí se cerraron contratos muy relevantes en aquellos en los que ya trabajaba, repitiendo algunos por tercera y cuarta ocasión. "Una empresa de fabricación de productos no puede depender de un solo mercado porque las variaciones coyunturales de este pueden afectar de manera excesiva a su actividad. Trabajar con mercados exteriores permite compensar los que atraviesan dificultades con otros que vayan mejor. Se trata, en suma, de diversificar riesgos", explica Sierra. Al respecto, cabe decir que uno de los objetivos de la compañía compostelana era precisamente equilibrar la balanza exterior con la interior y en 2016 se quedó en el 60-40 que considera adecuado.

Urovesa (Uro Vehículos Especiales S.A.) lidera en el mercado español y es un referente en el internacional en el ámbito del diseño y la fabricación de vehículos especiales todoterreno con dos gamas de vehículos: los ligeros, denominados Vamtac (Vehículo de Alta Movilidad Táctica) y que siguen las estela de los célebres Humvee estadounidenses, y los pesados o camiones. La gran versatilidad de unos y otros permite adaptarlos para el uso civil o militar, destinándolos a bomberos, Protección Civil, rescate y emergencias, defensa, obras públicas, vigilancia etc.

La adjudicación de tres concursos militares en el extranjero propició que un 70 por ciento de la facturación de la empresa en 2016 estuviese más vinculada a este ámbito, mientras que un 30 % provino del sector civil. En este 2017, no obstante, el porcentaje será más equilibrado pues la empresa santiaguesa está trabajando para un proyecto civil de envergadura, también destinado al mercado exterior. Justo Sierra declina la invitación a hablar tanto de este último contrato como de los anteriores debido a "las cláusulas de confidencialidad que firmamos, impuestas por nuestros clientes".

De todas formas, la participación de Urovesa en Idex, Feria Internacional de Defensa celebrada a finales de febrero en Adu Dhabi (Emiratos Árabes) permitió conocer un modelo del Vamtac ST5, que, equipado con una estación operada por control remoto RCWS de 20 mm, está desarrollando junto a la compañía nacional francesa Nexter. Y también Navantia llevó a este salón, el más importante de Oriente Próximo y el norte de África, otra adaptación del Vamtac: el Vert (Vehículo de Exploración y Reconocimiento Terrestre) con el que se está modernizando y renovando el parque de vehículos ligeros todoterreno del Ejército de Tierra. El propio Ejército de Tierra llevó asimismo el Vert a Homsec, Salón Internacional de Tecnologías de Seguridad Nacional, que tuvo lugar en Madrid a mediados de marzo.

Este tipo de colaboraciones con otros fabricantes es otra de las líneas maestras de la pyme santiaguesa. Su presidente señala que realizar desarrollos conjuntos con fabricantes de sistemas -de reconocimiento, de comunicaciones, de equipos contraincendios...- responde a la estrategia comercial de intentar anticiparse a las necesidades del cliente. "Nuestro vehículo es una plataforma que admite la incorporación de todos esos sistemas y su compra se justifica por el uso que se le va a dar. Trabajamos de manera conjunta entre cliente, fabricante de sistemas y nosotros para que el equipo que forman los sistemas y el vehículo sea totalmente operativo", incide. Urovesa encuentra a sus clientes gracias a lo que Justo Sierra considera "un buen sistema de detección de oportunidades". Consulta publicaciones especializadas, rastrea los concursos públicos, cuenta con agentes y representantes en el exterior, ha desarrollado una red de colaboradores institucionales como embajadas y agregadurías... "y todo eso se mezcla para se­leccionar aquellos proyectos que se consideran más idóneos por sus características, atendiendo al cliente, el mercado y el producto, con el fin de empezar a trabajar".

Capitanedada por José Sierra, Urovesa nació en 1981 y, desde su sede en el Polígono del Tambre de Santiago, consiguió muy pronto despuntar en el mercado de camiones 4x4, principalmente con autobombas contraincendios. La empresa dio con posterioridad el salto al ámbito militar convirtiéndose en proveedor oficial de camiones al Ejército español en el año 1984. Por último, fue en 1998 cuando empezó a producir en serie el Vamtac tras firmar su primer contrato con las Fuerzas Armadas para dotarlas de vehículos ligeros. En la actualidad, apunta su presidente, son ya más de sesenta las soluciones que la empresa compostelana ha diseñado sobre un Vamtac, a un ritmo de tres o cuatro por año. De los diez trabajadores iniciales, la pyme ha pasado a más de trescientos y desde 2014 produce también en su nueva factoría de Valga. La facturación de Urovesa en los últimos años llamó la atención de la Bolsa de Londres, que la incluyó en verano, y junto a la también compostelana Plexus, entre las mil pequeñas y medianas empresas con mayor proyección de Europa. Su gran acierto, a juicio de Justo Sierra, es haber sabido encontrar su nicho de mercado. "Lo que considero clave es la orientación a esas aplicaciones especiales, a esas series cortas, a ese vehículo altamente especializado. Es muy difícil competir en mercados globales con productos para el consumidor general porque hay que alcanzar unos niveles de producción muy altos para ser competitivos en precio. A nosotros no nos interesa ser competitivos vía cantidad sino vía calidad y lo conseguimos por medio de la especialización, que es nuestro know how, de tal forma que la barrera del precio no es tan relevante como la tecnológica y ahí es donde nosotros somos muy fuertes".

De cara al futuro, Justo Sierra se plantea varios retos. Uno de ellos es intentar superar de forma permanente la facturación de 2016. Otro, mantener el equilibrio de dos tercios de mercado exterior y un tercio de nacional. Y, en cuanto a nuevos diseños, confía en el reciente lanzamiento del camión con motor de gas para la recogida de residuos sólidos urbanos, además de "empezar a pensar en otros desarrollos para tenerlos afinados en el plazo de dos o tres años". Lo que no entra en sus planteamientos es producir en el exterior. "Para deslocalizar producción tendríamos que tener pedidos muy elevados pero, dado que nuestro mercado es muy de nichos, muy especializado, las series son cortas. Con la capacidad que tenemos en Santiago y Valga nos llega", concluye el presidente.

Urovesa se centra en el diseño inicial y la integración final de los vehículos que comercializa. Subcontrata la fabricación de las piezas a otras factorías también altamente especializadas. Un 85 por ciento del chasis del Vamtac y del camión lleva sello español y, dentro de éste, un 70 % es gallego.

VERT
Para explicar la base del negocio de Urovesa, que responde a una gran versatilidad de adaptación de sus dos gamas de vehículos, el presidente de la pyme compostelana lo compara con la realización de un traje a medida. "El Vamtac se puede vestir de un montón de formas diferentes en forma de carrocería y cada uno de ellos es el más adecuado para una aplicación diferente. Por ejemplo, si le colocamos una carrocería tipo furgón, se convierte en un vehículo idóneo para un puesto de mando. Esa flexibilidad es lo que nos proporciona una gran ventaja competitiva", afirma.

El Vert (Vehículo de Exploración y Reconocimiento Terrestre) es una de las aplicaciones más actuales del Vamtac. Lo han desarrollado conjuntamente Urovesa, Navantia y el Ejército de Tierra, atendiendo a las especificaciones realizadas por este último para convertirlo en el vehículo de reconocimiento de sus unidades de caballería. Entre otros equipamientos, está dotado con una estación meteorológica, antenas de comunicación satelital y de radio, un sistema de captación de fotografía y vídeo giroestabilizados instalados sobre un mástil y un sistema de ayuda a la conducción, que le permiten, incluso de noche y con malas condiciones atmosféricas detectar, por ejemplo, cuántas personas hay en otro vehículo situado a una distancia de varios kilómetros y, lo más importante, gestionar la información que capta para trasladarla en tiempo real a quien tiene que tomar una decisión en el puesto de mando.

9.400
En las más de tres décadas transcurridas desde que José Sierra fundó Uro Vehículos Especiales S.A. en 1981, de la factoría compostelana han salido más de nueve mil vehículos. La empresa firmó en 2012 un acuerdo marco con las Fuerzas Armadas españolas para la renovación de su flota, en el que se contemplaba la adquisición de un total de 772 unidades de distintas modalidades de Vamtac por un importe de 149 millones de euros.