El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

El CSIC amplía sus colecciones divulgativas de libros de ciencia

Eduardo José Pardo de Guevara y Valdés, delegado institucional del CSIC en Galicia - FOTO: ANTONIO HERNÁNDEZ
Eduardo José Pardo de Guevara y Valdés, delegado institucional del CSIC en Galicia - FOTO: ANTONIO HERNÁNDEZ

XABIER SANMARTÍN C.  | 09.04.2017 
A- A+

La Ciencia crece en tierra árida en este país donde los clubes de fútbol tienen televisión propia y bula para llenar horas a mares en toda cadena, por eso mismo merece el nobel a la perseverancia todo miembro del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) que hile una tesis o sujete una probeta cada mañana en busca de un resultado que, brote o no, siempre riega el campo para que otros tomen el relevo...

Así germina el progreso y  sin ello, aún estaríamos sacando chispas a una piedra para hacer fuego y salir de la caverna. Conviene (re)contarlo.

 Por eso, en 2009, el CSIC y la editorial Los Libros de la Catarata lanzaron la co­lección ¿Qué sabemos de...?,  con 78 títulos publicados, entre ellos: El caballito de mar, de Miquel Planas Oliver (Instituto de Investigaciones Marinas, Vigo) o El calamar gigante, de Ángel Guerra Sierra y de Ángel y F. González González (también del Instituto de Inv. Mar.).

“Se pretende acercar a un público lo más amplio posible la situación actual de las investigaciones desarrolladas por el CSIC en torno a asuntos generales o temas específicos que despiertan un mayor interés o curiosidad en la sociedad. No destaco ningún título o tema de los abordados hasta ahora, pero sí anticipo y garantizo que la oferta es ya muy amplia y que toda ella es sumamente atractiva”, señala a EL CORREO Eduardo José Pardo de Guevara y Valdés (Ponteceso, 1952) delegado institucional del CSIC en Galicia.

Ya antes, en 2006, esa alianza científico editorial dio un primer paso con otra colección llamada Divulgación, una apuesta que hoy ya alcanza 24 obras editadas.

“Esta otra colección responde también a la demanda social de información científica, seria, sobre asuntos y temas que se consideran próximos por su importancia e interés: desde la salud o el medioambiente a las transformaciones tecnológicas y sociales, pasando por otras muchas cuestiones de orden o naturaleza muy diversa. Todos los volúmenes son coordinados por investigadores del propio CSIC y la autoría suele corresponder a un equipo de especialistas se­leccionado expresamente para este objeto. Con esta colección, insisto, el CSIC procura cumplir uno de sus principales objetivos: ofrecer a la sociedad un material divulgativo, accesible y comprensible, pero necesariamente exacto y riguroso”, aclara el  historiador gallego.

  “El objetivo de los autores no es otro que ofrecer una visión global de los temas que tratan y, al propio tiempo, dar respuesta a los interrogantes que el mismo puede generar entre el público general. Pero, insisto, ambas co­lecciones están elaboradas con un lenguaje asequible, divulgativo, manteniendo naturalmente el rigor científico requerido”, subraya Pardo de Guevara y Valdés, quien tras ingresar en el CSIC en 1988, trabajando primero en el instituto Milá i Fontanals (Barcelona), valora así los cambios vividos.

“Cuando yo empecé a trabajar en el CSIC, más o menos a mediados de los años 80, la realidad o entorno tecnológico estaba muy lejos del que ahora disfrutamos; el fax, por ejemplo, nos parecía entonces un avance milagroso, la informática era un lujo en blanco y negro, todavía muy incipiente y, por supuesto, ni imaginábamos la llegada de la telefonía móvil, la fotografía digital o internet. Todo esto ha marcado el gran cambio que hemos vivido y que hoy forma parte de nuestra vida cotidiana, también en el ámbito científico, con sus extraordinarias ventajas y repercusiones. El contraste o envés podría estar hoy en los excesos de la burocratización y, sobre todo, en la presión cansina y en cierto modo engañosa de las herramientas de análisis y evaluación de la calidad, los índices de impacto y tantos otros indicadores específicos... Me preocupa creer que hemos sucumbido definitivamente a la metodolatría”, concluye el portavoz gallego del CSIC, un centro que edita libros... a (con)Ciencia.