El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

‘BAHARÍ IV’, de la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre a Galicia

Adquirido por Jacobo Pérez Paz, fue presentado en la Ascensión

Jacobo Pérez Paz posando con Baharí IV - FOTO: ecg
Jacobo Pérez Paz posando con Baharí IV - FOTO: ecg

JUAN NOYA   | 28.05.2017 
A- A+

Si buscamos un referente a nivel mundial en el mundo de la doma de alta escuela y el espectáculo ecuestre, España, es sin duda –junto a Francia con su Cuadro Negro y la Escuela Española de Viena–  uno de los países con mayor prestigio.

Desde la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre a través de su Fundación, amparada por la Junta de Andalucía, el trabajo diario en el ámbito del aprendizaje y doma de los caballos para mostrar de los mismos el gran potencial económico y turístico que esa riqueza ganadera aporta a la comunidad es evidente en todas y cada una de sus exhibiciones a lo largo y ancho del planeta.

En Galicia y de una forma muy humilde seguimos sus pasos. Eso es lo que opina el santiagués Jacobo Pérez Paz como  nuevo propietario de uno de los sementales domado en la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre, del Hierro de la Ganadería de D. Antonio Carrillo Baeza, de nombre Bahari IV y que ya llegó a Galicia. Un caballo de capa torda que el próximo día 10 de junio cumplirá trece años de edad y que en su sangre tiene orígenes de la Yeguada Militar y de los hierros de la familia Domeq. Un caballo especialista y domado como figura del espectáculo de la Real Escuela en “Aires Elevados” del cual fue retirado por claudicación y posteriormente recuperado en la propia ciudad de Jerez de la Frontera por el jinete-domador Mandro Bernal, desde su cuadra en la Bodegas Williams Humbert.

‘Baharí IV’, estuvo el jueves en la Feria Caballar de la Ascensión, donde fue presentado ante el público gallego. Según Jacobo Pérez: “fue un verdadero placer y un lujo, el poder presentarles a una de las estrellas del mundo de la doma de alta escuela formado y forjado con los grandes maestros domadores de la Real Escuela del Arte Ecuestre. Pero también supuso un placer doble para mí como ganadero propietario del caballo el que fuese presentado por un amigo como es Toni Cabo. Una joven promesa del mundo del caballo,  domador natural  de Sergude-Boqueixón, el cuál se encargará desde su cuadra particular de los cuidados y entrenos diarios del caballo”. Cabe recordar que Toni Cabo junto a Alberto Borjas de Burgos, fueron proclamados en el año 2013 subcampeones de España en el Campeonato nacional de exhibiciones de doma del Salón Internacional del Caballo Sicab, en la ciudad de Sevilla”. Un reto únicamente alcanzado para Galicia  por Toni Cabo en la historia de la competición andaluza.

– ¿Qué significa para Galicia y para el mundo ecuestre gallego que venga Baharí IV?
– Considero humildemente que tras el esfuerzo económico en la compra de un significado animal de éstas características está también la satisfacción de ver recuperado dentro de sus amplias posibilidades a Baharí IV. Una superación que demuestra que el cariño a los animales es lo que debe prevalecer en todo momento. Que todo con buen saber y tiempo, llega a buen puerto.

– ¿Qué nos puede decir de los orígenes del caballo?
– Pues una cosa está clara. La selección de animales para integrar el cuadro de actuantes de la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre está más que contrastado por muchos especialistas y –sobre todo- muchos estudios y  muchos ojos. Allí sólo entran los mejores y Bahari IV  es  uno de ellos.
Baharí IV, del Hierro de Antonio Carrillo Baeza, hijo de Hecho de la Yeguada Militar  y de Romana VII de la Yeguada Casapintada, guarda en sus orígenes sangre y genes del mítico Pajarito III del Hierro de Pedro Domeq de la Riva, o de Bahari 1966 y Bahari 1957

– ¿Se podrá ver a Bahari IV en los espectáculos ecuestres de Galicia?
– Pues esa es nuestra futura intención, aunque quiero dejar claro que no será a cualquier precio. Considero –a mi entender- que el prestigio del caballo debe ser mantenido con respeto y dignidad. Un caballo es un ser vivo y ante todo el bienestar animal. No es una máquina, no es una moto que se puede recalentar. Un caballo siente como usted o como yo. Por lo tanto sabiduría en el trato y mucho cariño. Pero si le puedo confirmar que se podrá disfrutar de su magnífica doma en contadas ocasiones en Galicia. Es más, pretendo se pueda ver alguna de las pistas en que comparezcan otras razas equinas para así poder aprender de Bahari IV todo lo que los maestros domadores inculcaron en tantos años y ahora disfrutará toda Galicia.

– ¿Es difícil domar un caballo en doma de alta escuela?
– Es cuestión de saber, de respeto, de constacia, de disciplina... lo primero y más necesario es que la persona que manipula un animal sepa que está tratando con un ser vivo. El respeto es la clave del éxito… pero en los humanos igual.
    La doma requiere conocimientos, observación y sobre todo constancia en la repetición de los ejercicios. A la fuerza no se consigue nada. Darle un premio, felicitar y acariciar al caballo cuando realiza con acierto un ejercicio, es la clave de progresar.
Se necesitan millones de horas para domar, siempre que se sepa domar. De lo contrario es imposible. Lo que se puede conseguir con la ignorancia es el sometimiento (pues mire usted, otra vez coincide con los humanos…), es por ello que un caballo de éstas características es un alta gama del mundo equino. Tiene a sus espaldas una amplísima trayectoria de años en el mundo de la doma.
Con paciencia y cariño, todo se consigue.  A palos, con sometimiento, nada.

– Ya por último, ¿cómo se le ocurrió buscar y comprar a Baharí IV?
– Pues le digo la verdad, yo siempre fui un admirador de los sorprendentes ejercicios de doma ejecutados por la Real Escuela de Jerez. Siempre quedó en mi interior, en silencio, el deseo de ver esos caballos y sus ejercicios. De aprender observando. También es cierto que nunca pasó por mi mente poder adquirir uno de esos “caballos artistas”, ya que el coste de los mismos sólo lo pueden afrontar ganaderías o particulares pudientes en lo económicamente hablando. Era un sueño... y ya vé usted… a veces los sueños se vuelven realidad y aquí está Bahari IV.
Le doy las gracias al jinete domador Mandro Bernal de las Bodegas Williams Humbert, por haber facilitado la compra de Baharí IV y sobre todo por la paciencia en la larguísima negociación económica del mismo. Yo como buen gallego puedo asegurar que lo peleé hasta el final y ahora se viene para Galicia.

– No podríamos terminar esta conversación sin la pregunta obligada, ¿cuánto pagó por el caballo Baharí IV?
– Pues mire usted, posiblemente me costó menos de lo que vale. O tal vez más de lo que unos y otros pudieron llegar a pagar, pero lo compré yo.
Le dije que el caballo es “un artista” y ahora le pregunto yo a usted ¿qué precio tiene un artista que realiza con arte lo que sabe hacer…? pues eso, el arte con arte, no tiene precio...