El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

El arte contemporáneo se vive en la capital gallega

El cgac promueve, además de su reconocida colección y exposiciones temporales de relevancia, un amplio abanico de actividades con el objetivo de acercar el arte a todos los públicos// Cine, música y cultura confluyen en el centro compostelano

UXÍO SANTAMARÍA   | 14.08.2016 
A- A+

Se ha consolidado como una de las mejores opciones de la oferta museística de la capital de Galicia. El Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC), emplazado en los límites de la zona monumental de Santiago, muy cerca del monasterio de San Domingos de Bonaval, ofrece a sus visitantes -más de 40.000 en 2015, y creciendo- un amplio abanico de actividades culturales y artísticas. Ciclos de cine y de conferencias, talleres, seminarios y conciertos, constituyen la propuesta fundamental de actividades del centro, que procura siempre involucrar a un público que oscila desde el sector profesional del mundo del arte y la cultura hasta el cada vez más numeroso colectivo de artistas y estudiantes de bellas artes e historia, sin olvidar a todas aquellas personas interesadas en la evolución del arte y la reflexión estética, señalan desde el centro.

No obstante, cabe destacar que el mayor potencial del museo es, sin duda, su colección de arte permanente. Creada en 1995, desde entonces no ha dejado de enriquecerse con incorporaciones de obras procedentes del contexto gallego e internacional, con especial atención a los artistas españoles, portugueses y latinoamericanos.

En este sentido, desde el CGAC explican que este patrimonio se fue incrementando poco a poco gracias a una política de adquisiciones "coherente, basada en criterios de calidad y diversidad". Así, en estos más de veinte años se han adquirido más de 1.200 piezas de arte con cargo a los presupuestos anuales de la institución gallega, que en la actualidad ronda los 710.000 euros, o bien mediante donaciones de coleccionistas particulares, instituciones o artistas.

La colección está constituida fundamentalmente por obras de artistas que han visto consolidada su trayectoria a partir de la segunda mitad del siglo veinte y algunos de sus trabajos más emblemáticos han sido concebidos específicamente para los espacios del CGAC. El centro alberga además, fondos procedentes de otras colecciones de la Xunta de Galicia y de la Colección Carlos Areán.

De hecho, son numerosas las instituciones nacionales e incluso del extranjero que solicitan préstamos al centro, lo que se convierte en el mejor indicador de la calidad y relevancia de su patrimonio.

Pero además de una magnífica colección de arte, el Centro Galego de Arte Contemporánea también dispone de un fondo documental que está integrado por más de 25.000 títulos entre catálogos y monografías de artistas, catálogos de ferias, publicaciones periódicas nacionales e internacionales, material audiovisual y folletos, así como programas de actividades de distintos museos, convocatorias de premios y concursos. La biblioteca del CGAC, situada en la primera planta del edificio, cuenta con una colección especializada en arte y cultura contemporánea muy reconocida. Así, ofrece un servicio dirigido a investigadores, estudiantes y al público en general, a la vez que sirve de apoyo a las exposiciones y actividades realizadas en el espacio cultural.

Por otro lado, también apuesta por las exposiciones temporales. En la actualidad alberga dos. La obra de Stefan Brüggemann (Ciudad de México, 1975), To be political it has to look nice, contempla una manera diferente de abordar los aspectos sociológicos y culturales del lenguaje. Su trabajo incide en esas contradicciones lingüísticas que conforman las paradojas de la vida y la convivencia, poniendo en cuestión la rigidez de lo políticamente correcto, precisamente por falso. Su exposición en el CGAC, que permanecerá abierta hasta el 16 de octubre, está construida a partir de intervenciones espaciales que cuestionan el orden de los conceptos, la lógica de las normas y, particularmente, las convenciones del sistema del arte.

Y en estas fechas también nos encontramos con Releer la colección, de autores varios, como la gran escultora Louise Bourgeois. Su exposición, Cell, se presenta como un caso de estudio sobre el coleccionismo institucional en España. La obra que a finales de los años 90 fue adquirida por el Centro Andaluz de Arte contemporáneo por 100 millones de pesetas, una operación rodeada de polémica, fue cedida para esta muestra en Santiago con un seguro de 15 millones de euros.

EDITORIAL. El Centro Galego de Arte Contemporánea mantiene una intensa actividad editorial que se refleja sobre todo en sus catálogos de exposiciones y monografías, pero también en una línea paralela de publicaciones que recopilan otros documentos y materiales incorporados a su fondo editorial a partir de los encuentros y sinergias generados por la actividad del centro compostelano.

Además, su departamento de publicaciones, basado en un modelo en el que prima el diálogo y la colaboración con los diferentes agentes del mundo del arte, presta especial atención a las posibilidades creativas de la edición, trabajando directamente con los artistas en la concepción y realización de obras en soporte editorial.

En este sentido, el catálogo de publicaciones del Centro Galego de Arte Contemporánea contribuye a documentar y divulgar su actividad, a profundizar en el estudio del arte contemporáneo y a difundir en los circuitos internacionales del arte el trabajo de artistas críticos y comisarios locales.

ACTIVIDADES. El centro cuenta también con un dinámico Departamento de Actividades y Educación que desarrolla su programa con el objetivo de acercar el arte a la sociedad. Ciclos de cine y de conferencias, talleres, seminarios y conciertos... que al mismo tiempo se complementan con programas específicos para centros educativos, así como un servicio de visitas guiadas, con el propósito de dotar a los distintos colectivos que se acercan al museo de las herramientas necesarias para entender el arte actual y, por extensión, el mundo en que vivimos.

En la actualidad se está celebrando, por ejemplo, un ciclo de talleres para familias, dirigido por la artista Rebeca Mariño y que se extenderá hasta el próximo 18 de diciembre. Un momento para descubrir, crear y disfrutar en familia en torno al arte contemporáneo. Este ciclo, que se celebra el tercer fin de semana de cada mes, tiene como objetivo "la búsqueda del color más allá de la propia pintura".

En cuanto a cursos y seminarios, el CGAC acogerá el próximo 22 de septiembre la última sesión de No hay museo sin debate, un ciclo de encuentros que pretenden ser un lugar de trabajo y reflexión en torno al presente y al futuro de los centros e instituciones de arte contemporáneo. "En un momento de cambios, tanto en la esfera social y política como en la dirección del propio CGAC y de otras instituciones públicas gallegas, creemos oportuna esta cita para hablar sobre el modelo de museo que queremos y necesitamos, compartiendo experiencias de profesionales de la escena gallega y también de fuera de Galicia", señalan desde el centro compostelano.

Entre el 28 de septiembre y el 10 de noviembre, el CGAC acogerá un ciclo se seminarios bajo el título TV or not TV. Itinerarios de la ficción televisiva, en el que se analizarán breves fragmentos de series que ofrezcan una visión global de la ficción televisiva a lo largo de su historia y que sirvan para entender la evolución del medio. A partir del 16 de noviembre, y hasta el 31 de mayo de 2017, el CGAC también acogerá el curso Los ojos no quieren cerrarse. Persistencias y resistencias de la mirada en la historia del cine, una pequeña y parcial historia de la mirada a través de películas y cineastas que se resisten a cerrar los ojos, que se rebelan y revelan nuevas maneras de ver y de dar a ver, ampliando así el maginario.

Por otro lado, el CGAC también cuenta con una amplia oferta musical. Así, bajo el comisariado de Vertixe Sonora, el museo compostelano acoge hasta el próximo de diciembre la sexta edición del ciclo Música y arte. Correspondencias sonoras.

Luis Olmo: "estamos descubriendo artistas jóvenes con gran talento"

Luis Olmo es director del Centro Galego de Arte Contemporánea desde la primavera de 2015. "Cuando yo llegué el museo estaba un poco desactivado porque llevaba varios meses sin dirección, por lo que ahora nos estamos centrando en una puesta a punto, reconduciendo la línea de la colección permanente", explica el experto en arte en declaraciones a este periódico, antes de apuntar que "estamos descubriendo a muchos artistas jóvenes con gran talento". Además, el centro también continúa trabajando en la editorial. "Hemos retomado algunos trabajos que habían quedado pendientes, porque lo importante es cumplir con los compromisos, pero también queremos cambiar la línea y adquirir nuevos archivos que permitan la investigación", señala Olmo, al tiempo que añade que las exposiciones temporales son otra de las grandes apuestas del museo compostelano. Destaca las muestras de Louise Bourgeois y Stefan Brüggemann que acoge el museo en las fechas que corren. Uno de los objetivos principales de Luis Olmo es sacar el museo a la calle. "En estos momentos tenemos que hacer llegar el Centro Galego de Arte Contemporáneo a la gente. Tenemos que estar presentes en oficinas de turismo, hoteles, aeropuertos, porque lo que queremos es que crezca el número de visitas", sostiene. Con relación al presupuesto de la institución, 710.000 euros, afirma que permite cubrir las "actividades básicas del museo, como cursos y ciclos, pero, en cuanto a la colección, no se pueden hacer grandes maravillas".