El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

Ana Pastor, así es la mujer más poderosa de España

Amiga íntima de Mariano Rajoy desde la juventud, siempre ha sido un apoyo incondicional del presidente. a su completa carrera política, con dos carteras ministeriales, le llega ahora el reto más complejo: la presidencia de un cámara baja fragmentada y sin mayorías

Ana Pastor, durante la
sesión de constitución
de las Cortes Generales
Ana Pastor, durante la sesión de constitución de las Cortes Generales

TEXTO ÍÑIGO CAÍNZOS FOTOS EFE/ J.J. GUILLÉN Y BALLESTEROS   | 24.07.2016 
A- A+

Ana Pastor, exministra de Sanidad y de Fomento en los últimos gobiernos del Partido Popular, y mujer de máxima confianza de Mariano Rajoy, fue elegida presidenta del Congreso de los Diputados. Apoyada por su propio partido e impulsada por los votos a favor de Ciudadanos, que había vetado a Dolores de Cospedal, se impuso en la segunda ronda al candidato socialista, Patxi López, quien había ocupado la presidencia de la mesa durante los seis meses que transcurrieron desde las elecciones generales del 20 de diciembre y la repetición del 26 de junio. Pastor obtuvo 169 votos a favor mientras que López se quedó en 155 apoyos: los del Partido Socialista y los de Unidos Podemos. Además, se contabilizaron 25 votos en blanco, los correspondientes a Coalición Canaria, PNV, CDC, Esquerra Republicana y Bildu. Con la elección de Pastor, Mariano Rajoy garantiza tener en uno de los puestos más importantes de la política española a una de las personas de su círculo íntimo. La exministra siempre ha sido uno de los más fieles apoyos del presidente, con el que le liga una amistad cercana. Comenzaron a trabajar juntos en la primera legislatura de José María Aznar, y desde entonces, siempre ha sido mano derecha del santiagués. Pastor nunca dio la espalda a Rajoy, ni siquiera en los momentos más difíciles del gallego al frente de la secretaría general del Partido Popular, que coincidieron con las elecciones del 2004 y 2008, en las que ganó Zapatero, y con el congreso de Valencia de ese mismo año, en el que el PP amenazó con fracturarse.


Corría el año 1996 cuando comenzó el idilio político entre Mariano Rajoy y Ana Pastor. En aquel momento, el entonces ministro de Administraciones Públicas se fijó en la directora del Sergas en Pontevedra para ponerla al frente de Muface. Su relación personal venía de lejos propiciada por el matrimonio de ella con el capitán de la marina mercante e ingeniero industrial José Benito Suárez Costa, integrante del círculo de íntimos de Rajoy en Pontevedra.

Por su relación con Pontevedra es, de hecho, habitual que Ana Pastor sea considerada como gallega. Nació, no obstante, en una familia de agricultores en Cubillos del Pan (Zamora) y llegó a Galicia para ejercer como médico de familia tras licenciarse en Medicina y Cirugía en la Universidad de Salamanca y aprobar las oposiciones que la convirtieron en funcionaria de carrera del Cuerpo Superior de Salud Pública y Administración Sanitaria. Se estrenó como médica en Crecente, pequeña localidad vecina a Portugal que hasta le ha dedicado una plaza, y nuestra comunidad pronto se convirtió en su tierra de adopción afincándose, con el tiempo, en la ciudad del Lérez. Por la provincia de Pontevedra acumula seis legislaturas como diputada y suele pasar las vacaciones en las Rías Baixas, muy cerca de donde lo hace Mariano Rajoy.

El hoy presidente en funciones, como decíamos, la nombró directora de Muface y, apenas tres años después, se la llevó consigo para ejercer como subsecretaria del Ministerio cuando él mismo se hizo con la cartera de Educación, Cultura y Deportes. Desde entonces, ambos siempre han remado en la misma dirección y sus trayectorias han estado indisolublemente unidas. Pastor, tras su paso por Educación, se desempeñó muy poco tiempo como subsecretaria de Presidencia, hasta que Rajoy volvió a reclamarla para ocupar ese cargo en Interior al convertirse en ministro del departamento.

SALTO A MINISTRA. La labor de Pastor al frente de estas tres subsecretarías no pasó desapercibida, siendo públicamente reconocida cuando José María Aznar le confió en 2002 el Ministerio de Sanidad, desempeñándose como ministra desde el 9 de julio de ese año hasta abril de 2004. Inició entonces una remodelación concienzuda de la Administración sanitaria, siendo uno de sus mayores méritos conseguir el apoyo unánime de todas las fuerzas políticas para la aprobación de la Ley de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud.

Llegaron entonces los tiempos difíciles. Mariano Rajoy tomó las riendas del Partido Popular y se presentó como candidato a presidente siendo desbancando en dos citas electorales, las de 2004 y 2008, por el socialista Rodríguez Zapatero. Ana Pastor le mostró entonces su apoyo incondicional. A nadie sorprendió, pues, que Rajoy la incluyese en su Gobierno cuando finalmente logró convertirse en presidente de España en diciembre de 2011. Le confió, además, una de las carteras más jugosas en al capítulo de inversiones, la de Fomento, al frente de la cual ha podido presumir de galleguidad impulsando el AVE a la Meseta pero que también le ha deparado uno de sus mayores, sino el que más, disgustos políticos: el accidente del Alvia en Angrois hace justamente hoy tres años y cuya investigación acaba de ser reprobada por la Unión Europea haciendo hincapié en la falta de independencia. Está siendo también cuestionada su ausencia a la cita con las víctimas el martes pasado, unas horas después de haber sido elegida presidenta del Congreso. En su horizonte, y a sus 57 años de edad, se encuentran nuevos desafíos. Con una Cámara Baja sin mayorías y más fragmentada que nunca, intentará evitar la repetición de unas terceras elecciones. Su amigo Mariano Rajoy se presentará, esta vez sí, como candidato a la investidura y quiere hacerlo el 2 de agosto. Es de suponer, por ello, que Pastor no podrá cumplir en esta ocasión con su tradicional asistencia a la Festa do Albariño de Cambados. Ana Pastor, postulada al Congreso como "presidenta de todos" y elegida en segunda ronda tras desbancar a su predecesor en el cargo, el socialista Patxi López, debe más que nunca mostrar ahora su tan alabada capacidad de diálogo. En su primera intervención al frente de la Cámara Baja, abogó precisamente por el entendimiento.

UN PERFIL MODERADO

Ana Pastor no era la única opción que manejaba el Partido Popular para presidir la Mesa del Congreso de los Diputados. Otros nombres fueron el del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y la secretaria general, Dolores de Cospedal. Finalmente, en Génova decidieron apostar por la gallega al considerar que es una de las políticas mejor valoradas por los españoles (siempre ha estado entre los primeros puestos en la mayoría de los sondeos) y por la oposición, por su capacidad de diálogo, su discreción y por presentar un perfil pragmático y moderado.

GALLEGOS AL FRENTE DEL CONGRESO

Ana Pastor no es la primera persona de Galicia encargada de presidir la Cámara Baja. A lo largo de la historia han sido bastantes los casos. Durante el siglo XX, fundamentalmente en el primer tercio, hasta en cinco ocasiones un gallego fue seleccionado como presidente del Congreso de los Diputados.

José Canalejas y Méndez fue el primero, en el año 1906. Al cabo de un año, fue sucedido por otro gallego, en este caso, de Coruña: Eduardo Dato e Iradier, que ocupó el cargo hasta 1910. Ejercieron otros tres políticos antes de que otro gallego volviera a asumir el cargo. Fue Augusto González Besada el encargado de la presidencia entre 1914 y 1916. Juan de Armada y Losada, el marqués de Figueroa, no nació en Madrid, pero fue hijo de nobles gallegos y al igual que Ana Pastor, siempre estuvo estrechamente relacionado con esta tierra. Apenas ejerció el cargo un mes, entre junio y julio de 1919. El último precedente, Gabino Bugallal, estuvo al frente durante un año.

JOSÉ CANALEJAS

Partido de Liberal. Presidente entre el 19 de enero del 1906 y el 30 de marzo de 1907

Natural de Ferrol, nació en 1854 y falleció en 1912 como consecuencia de un ataque terrorista. Fue abogado y se dedicó a la vida política. Además, ejerció como profesor de literatura, publicó varias obras y recibió numerosas condecoraciones. Regeneracionista y liberal, estuvo al frente del Ministerio de Fomento, de Gracia y Justicia, de Hacienda y también de Agricultura, Industria, Comercio y Obras Públicas durante la regencia de María Cristina. Además, durante el reinado de Alfonso XIII volvió a encargarse de Fomento, Gracia y Cultura, además de ser presidente del Consejo de Ministros en el momento en el que fue asesinado. Luchó contra el caciquismo y el fraude electoral, pero sus reformas se quedaron incompletas debido a su muerte. Además, abolió la Contribución de Consumos, estableció el servicio militar obligatorio y promulgó la Ley del candado, con la que limitó la instalación de órdenes religiosas. Aunque comenzó siendo simpatizante del Partido Demócrata Progresista, tras la Restauración borbónica se unió a las filas del Partido Liberal, de Mateo Sagasta. Pese a declararse católico, defendió la libertad de cultos como derecho fundamental, lo que conduciría a una educación laica. Fue definido como un "anticlerical católico".

EDUARDO DATO E IRADIER

Partido Conservador. Presidente entre el 13 de mayo de 1907 y el 14 de abril de 1910

Abogado y político de corte conservador, nació en A Coruña en agosto de 1856. A lo largo de su carrera política fue ministro de Gobernación durante la regencia de María Cristina y ministro de Gracia y Justicia, de Estado, así como presidente del Consejo de Ministros y del Congreso de los Diputados bajo el mandato de Alfonso XIII. Sus viajes por el extranjero le permitieron conocer otros idiomas y ampliar sus miras culturales. Desde muy joven estuvo adscrito al Partido Conservador, con Cánovas del Castillo al frente. No obstante, se mostró contrario a la postura del líder del partido en el asunto del sistema de turnos. Las posturas encontradas motivaron la disidencia de Dato y otros referentes del partido. Ocupó diversos cargos durante el mandato de Francisco Silvela y, posteriormente, Antonio Maura le designó presidente de las Cortes Generales. En 1912, como consecuencia de la falta de entendimiento entre el rey y Maura, le fue encomendada la misión de formar un gobierno. En su mandato como presidente del Consejo de Ministros, entre otras medidas, como permitir la constitución de la Mancomunidad de Cataluña en 1914, decretó la neutralidad de España en la I Guerra Mundial, que estalló ese mismo año. A lo largo de su carrera creó el Ministerio de Trabajo, y se preocupó por el trabajo infantil y femenino y legisló sobre accidentes laborales. El 8 de marzo de 1921 fue asesinado en un atentado perpetrado por un grupo de anarquistas.

AUGUSTO GONZÁLEZ BESADA Y MEIN
Partido Conservador. Presidente entre el 3 de abril de 1914 y y el 16 de marzo de 1916


Nació en Tui, en la provincia de Pontevedra en 1865. Fue abogado, además de dedicarse a la vida política. Durante el reinado de Alfonso XIII ocupó tres carteras diferentes: los ministerios de Hacienda, Gobernación y Fomento. Procedió de una familia bien posicionada en Pontevedra, con varios de sus familiares vinculados a la actividad política. Formó parte del Partido Conservador, y se estrenó como diputado en el Congreso en el año 1899. En 1903 fue nombrado por Raimundo Fernández Villaverde ministro de Hacienda, lo que le supuso ser la persona más joven de la Restauración borbónica en ocupar ese Ministerio. Desempeñó el cargo durante seis meses, y lo volvería a ocupar años después en los gobiernos de Antonio Maura. Uno de sus discursos más recordados lo pronunció en 1905, con motivo del tercer centenario de la publicación de El Quijote. En 1914 asumió la presidencia del Congreso y, un año después, Maura le propuso para la Real Academia Española. Asturias le nombró hijo adoptivo como agradecimiento a su gestión y las mejoras en diversas localidades. Falleció en Lugo, tres días después de las elecciones, en junio de 1919.

JUAN DE ARMADA Y LOSADA
Partido Conservador. Presidente entre el 25 de junio de 1919 y el 27 de julio de 1919


No es gallego de nacimiento, pero sí hijo de nobles gallegos, concretamente de Juan Bautista de Armada y Valdés, caballero de Santiago, y de Ramona de Losada y Miranda, XI marquesa de Figueroa. Cursó sus estudios en la Universidad de Santiago de Compostela y, una vez enrolado en el Partido Conservador, fue elegido diputado por Pontedeume, en 1891, algo que repitió sucesivamente hasta 1910, cuando obtuvo escaño por la ciudad de Coruña. También renovó el acta hasta 1923. A lo largo de su carrera política fue en dos ocasiones vicepresidente del Congreso de los Diputados y, durante un mes a lo largo del verano de 1919, ocupó la presidencia. Además, durante los gobiernos de Maura, fue ministro de Fomento y de Gracia y Justicia. En este Ministerio, durante el conocido como Gobierno Largo de Maura, impulsó la aprobación de diversas leyes, entre las que destacaron la de Justicia Municipal, la de Condena Condicional y la reforma de la Ley Hipotecaria. Asimismo, intentó que se aprobase la Ley de Represión del Terrorismo, pero las Cortes rechazaron su proyecto. Fue uno de los fundadores del Centro Constitucional, un partido monárquico conservador, reformista y descentralizado. Como escritor, ejerció como periodista y publicó varias obras y poemarios, y fue miembro de la Real Academia Espa- ñola y también de la Gallega. Falleció el 22 de septiembre de 1932, en Madrid. Abogado y político de corte conservador, nació en A Coruña en agosto de 1856. A lo largo de su carrera política fue ministro de Gobernación durante la regencia de María Cristina y ministro de Gracia y Justicia, de Estado, así como presidente del Consejo de Ministros y del Congreso de los Diputados bajo el mandato de Alfonso XIII. Sus viajes por el extranjero le permitieron conocer otros idiomas y ampliar sus miras culturales. Desde muy joven estuvo adscrito al Partido Conservador, con Cánovas del Castillo al frente. No obstante, se mostró contrario a la postura del líder del partido en el asunto del sistema de turnos. Las posturas encontradas motivaron la disidencia de Dato y otros referentes del partido. Ocupó diversos cargos durante el mandato de Francisco Silvela y, posteriormente, Antonio Maura le designó presidente de las Cortes Generales. En 1912, como consecuencia de la falta.


GABINO BUGALLAL
Partido Conservador. Presidente entre el 15 de marzo de 1922 y el 6 de abril de 1923


Nació en Ponteareas, (Pontevedra) en febrero de 1861. Estudió derecho y se dedicó a la judicatura. Ocupó un puesto en el Congreso desde que tenía 25 años, y fue nombrado ministro en dos ocasiones durante las dos primeras décadas del siglo XX. En 1920 asumió el mando del Ministerio de Gobernación, donde ejerció una política severa y de mano dura frente a la conflictividad social de aquellos años. No en vano, fue defensor del uso de medidas represivas y permitió la aplicació de la Ley de Fugas. Después de asesinato de Eduardo Dato, se encargó de forma interina de la jefatura del Gobierno, tiempo durante el cual trató de impulsar un gobierno conservador homogéneo, lo que le llevó a chocar con Maura. Durante la dictadura de Miguel Primo de Rivera mantuvo su adhesión al rey Alfonso XIII. En 1931 estuvo al frente del Ministerio de Economía. Murió en un hotel de París en 1932.