El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

LEER

Alicia vuelve al País de las Maravillas con los ojos de Benjamín Lacombe

PEDRO MANUEL FERNÁNDEZ   | 10.07.2016 
A- A+

Aunque el año pasado la inmortal Alicia de Lewis Carroll cumplió 150 años, onomástica que se celebró con numerosas publicaciones en todo el mundo, los singulares personajes de este clásico de la literatura regresan de nuevo al País de las Maravillas en una edición íntegra ilustrada por Benjamin Lacombe.

La frase de la escritora Virgina Woolf sobre que "las dos 'Alicias' no son libros para niños; son libros en los que nos convertimos en niños" subraya esta edición publicada por Edelvives en la que el escritor e ilustrador francés escribe también un prólogo sobre la historia del creador de Alicia, el reverendo Charles Lutwidge, más conocido como Lewis Carroll.

Lacombe (París, 1982), uno de los más destacados representantes de la nueva ilustración francesa, combina las grandes ilustraciones de color -algunas de ellas a doble página- con otras más pequeñas en blanco, rojo y negro, en una obra en la que juega también con la tipografía.

Incluye además una sección final con correspondencia del autor con Alice Liddell y otras niñas, apuntes a la edición y datos cronológicos y biográficos.

A partir de los textos del traductor y editor francés Henri Parisot, Lacombe recuerda que Carroll sigue siendo "un personaje tan maravilloso como turbio": "como si se tratara de un jardín cubierto de nieve, la verdadera naturaleza de las relaciones que mantuvieron Carroll y la joven Alice Liddell han estado hasta hoy cubiertas por una espesa capa de silencio".

Su libro, explica Lacombe, "ha hecho correr ríos de tinta, sobre todo porque los críticos le han sido muy adictos. Pero lo más sorprendente de este libro tan fantasioso es lo mucho que se apoya en la realidad".

Un libro que tuvo un inmediato éxito de tal forma, asegura el ilustrador, que en Inglaterra se cita a Carroll "tan a menudo como se cita a Shakespeare o la Biblia".

En esta nueva edición no sólo son los mágicos personajes de Alicia en el País de las Maravillas los que reviven con los trazos de Lacombe, sino que el apartado de biografías cuenta también con el retrato del famoso reverendo que dio vida al cuento y un autorretrato del propio ilustrador, en la que aparece con seis brazos y junto un perro.

Escrito en 1865, Alicia en el País de las Maravillas es un clásico no sólo de la literatura juvenil, sino de la literatura en general. Popularizado por las decenas de versiones que de él se han llevado a cabo, el relato que el reverendo Charles Dodgson, verdadero nombre de Lewis Carroll, escribiera para la niña Alicia Liddell, de diez años, es un delicioso entramado de situaciones verosímiles y absurdas, metamorfosis insólitas de seres y ambientes, juegos con el lenguaje y con la lógica y asociaciones oníricas que hacen de él un libro inolvidable.