El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias | tendencias@elcorreogallego.es  |   RSS - Tendencias RSS

Los refrescos, una de las principales causas de obesidad

Una lata de refresco sobrepasa la cantidad de azúcar que recomienda la OMS/ Las versiones light no son mejores opciones

Los refrescos no nos hidratan, ya que no aportan ningún electrolito indispensable para la recuperación en caso de deshidratación
Los refrescos no nos hidratan, ya que no aportan ningún electrolito indispensable para la recuperación en caso de deshidratación

ALBA PRADA  | 19.04.2017 
A- A+

Tienes sed y en vez de escoger una botella de agua, optas por un refresco porque te apetece tomar algo con sabor. Esta decisión puede acarrearte algún que otro problema en el futuro, y lo sabes, porque todos somos conscientes de que ese sabor dulce lo proporciona la enorme cantidad de azúcar que los compone. “Entonces”, pensarás, “escojo la versión light y solucionado”. Pues de nuevo te equivocas, no tiene azúcar pero sí está repleto de edulcorantes y aditivos que resultan muy perjudiciales para la salud. Así lo confirma la dietista-nutricionista Liseth Medina, al frente del centro Nutrivida en Santiago. Liseth explica que el tema de los refrescos es sin duda muy preocupante, pues su consumo está muy extendido entre la población en general y es uno de los productos que más obesidad genera.

El principal problema, explica la nutricionista, es que se vende como un paliativo de la sed y no lo es. En realidad “no nos hidrata y no aporta ningún electrolito indispensable para la recuperación en caso de deshidratación, como puede ocurrir en la práctica de algún deporte”. De hecho, muy al contrario, lo único que nos aportan son azúcares y calorías vacías. La OMS recomienda consumir como máximo 25 gramos de azúcar al día, y una lata de coca-cola contiene 35 , es decir, solo con tomar el refresco nos pasaríamos del límite diario de azúcar. Es sin duda buena muestra de que tomar un refresco es tan malo para nuestra salud como consumir cualquier producto de bollería.

La nutricionista Liseth Medina advierte de que un consumo excesivo de este tipo de productos puede generar problemas de sobrepeso, obesidad y regulación de glucosa-insulina.Todo ello conduce a la diabetes tipo 2 y a enfermedades crónicas como hipertensión, problemas cardíacos y algunos tipos de cáncer.

Tampoco los refrescos light se salvan. Liseth Medina asegura que los edulcorantes y aditivos que les dan sabor causan descalcificación en los huesos, complicaciones renales e incluso problemas reproductivos. Por todo ello la nutricionista setencia claro: “No son mejores que los refrescos azucarados”. Si algo podemos deducir de todo esto es que la única opción saludable y recomendable es el agua.