El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago » Te acuerdas de

¿TE ACUERDAS DE...?

...Cuando la parroquia de O Castiñeiriño acogía en los años 50 corridas de toros en una plaza portátil

Manuel Paz y Valiño (primera fla, izq.) con los novilleros y empresarios taurinos en una corrida en los 50.  - FOTO: ECG
Manuel Paz y Valiño (primera fla, izq.) con los novilleros y empresarios taurinos en una corrida en los 50. - FOTO: ECG

03.06.2018 
A- A+

Aunque pocos lo recuerden, en la capital gallega también hubo una gran tradición taurina. La parroquia de O Castiñeiriño acogía en los años 50 y 60 corridas de novillos todos los años, que organizaban, según recuerda Paco Vilas, Manuel Paz (del restaurante Paz Nogueira) y Valiño. Ambos "iban en un camión a la zona de Zamora a comprar los toros y a contratar a los novilleros", para luego hacer la fiesta en la parroquia compostelana de O Castiñeiriño. La tradición se perdió a finales de los sesenta y después se trató de recuperar a finales de los ochenta, cuando se celebró una corrida "con muy poco público" en una plaza portátil instalada en A Pontepedriña, concretamente en el espacio que ocupa hoy el parque Eugenio Granell, explica Paco Vilas, quien participó en 1964 en una corrida en O Castiñeiriño como ayudante sanitario del doctor Maceira.

EL TESTIMONIO

Paco Vila: "la mesa de operaciones era como la de la cocina"
El conocido restaurador compostelano Paco Vilas hizo la mili como ayudante sanitario y por eso en 1964 le tocó asistir al conocido doctor Maceira en una corrida que se celebró en O Castiñeiriño, ya que era obligatoria la presencia de un facultativo para que el festejo se pudiera celebrar. "Cuando llegamos allí la que hacía de mesa de operaciones era una mesa normal de cocina", recuerda, antes de apuntar que afortunadamente no hubo que intervenir. Paco Vilas también se acuerda de una corrida de rejones que se celebró en el Año Santo de 1971 en una plaza instalada junto al actual Parlamento de Galicia. "Rejonearon los famosos hermanos Peralta, que vinieron a ganar el Jubileo, y después recuerdo que comieron en nuestra casa", en el emblemático Vilas.

Restaurador