El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Nuevos tratamientos de medicina estética para pacientes con cáncer

La clínica Yolanda Albelda cuenta con una unidad específica de oncología

Yolanda Albelda, directora de la clínica Yolanda Albelda
Yolanda Albelda, directora de la clínica Yolanda Albelda

SANTIAGO  | 13.10.2017 
A- A+

La necesidad de reconocerse ante el espejo y recuperar su autoestima es uno de los problemas a los que se enfrentan las pacientes oncológicas. Durante la batalla contra el cáncer se producen una serie de cambios físicos como pérdida de cabello, hiperpigmentación cutánea y/o irritaciones en la piel del rostro y del cuerpo, entre otros. También cambios en el plano personal, afectando a la autoestima del enfermo que ve cómo su imagen se va deteriorando poco a poco durante la terapia oncológica. Perder las cejas y las pestañas, las manchas en la piel o las irritaciones cutáneas son algunos de los efectos secundarios de los tratamientos que alteran su fisonomía hasta el punto de no reconocer su propio rostro en el espejo y afectar a su estado de ánimo.

La clínica Yolanda Albelda cuenta con una unidad específica de oncología estética para paliar los efectos secundarios que ocasiona esta enfermedad. Se trata de la estética aplicada como salud. Los cuidados estéticos durante la fase oncológica ayudan a suavizar el deterioro físico que causa la enfermedad. Se minimiza así el impacto emocional que produce ese cambio físico, mejorando en gran medida el estado anímico del paciente. Para ello, la clínica Yolanda Albelda ha diseñado un protocolo específico que abarca todas las fases del tratamiento oncológico: el antes, el durante y, especialmente, una vez haya finalizado todo el proceso médico. Tratamientos adaptados a las necesidades puntuales que los pacientes tienen durante la enfermedad.

El cuidado del paciente oncológico desde el punto de vista estético impide que ciertas alteraciones cutáneas derivadas del tratamiento médico se vuelvan crónicas. La piel se deshidrata, adquiere un tono cetrino y pueden aparecer manchas o rojeces incómodas. También pueden quedar secuelas como cicatrices o marcas derivadas de la cirugía mamaria, de abdomen, etc. El debilitamiento o la pérdida total del cuero cabelludo son otros de los signos más evidentes que produce el tratamiento oncológico.

En Yolanda Albeda destacan que es importante no olvidar el cambio interno que sufre el organismo, donde los hábitos dietéticos y los suplementos nutricionales son fundamentales a la hora de paliar los efectos secundarios así como en su recuperación.