El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

¿Por qué a los ingleses les gusta El Camino?

Sexto país extranjero que más peregrinos aporta, el año pasado recogieron la Compostela 6.050 británicos, casi el cuádruple que en 2006 // Una exposición fotográfica y una mesa redonda sobre Historia medieval refuerzan los lazos de Lincoln con la meta xacobea

Una de las fotos de Manuel G. Vicente que integra la muestra 'Acogida y hospitalidad en el Camino de Santiago' - FOTO: Manuel G. Vicente
Una de las fotos de Manuel G. Vicente que integra la muestra 'Acogida y hospitalidad en el Camino de Santiago' - FOTO: Manuel G. Vicente

ELVA OTERO. SANTIAGO  | 21.03.2017 
A- A+

Cada vez más ingleses se ponen las botas para recorrer El Camino de Santiago. Sexto país extranjero que más peregrinos aporta, el año pasado recogieron la Compostela 6.050 británicos, casi el cuádruple que en 2006. Además de las campañas que impulsa la Xunta o el revulsivo que supone la confraternidad de Saint James de Londres, mucho tiene que ver lo que sucedió siglos atrás. El fenómeno xacobeo empezó a fraguarse en la Edad Media y fue uno de los primeros elementos vertebradores del viejo continente. Dejó huellas por toda Europa y muchas ciudades quedaron hermanadas con la capital gallega para siempre. Algo así fue lo que sucedió en Lincoln, una urbe situada en el centro de Inglaterra. “Todo o mundo coñece a importancia de Santiago como un centro de peregrinaxe na Idade Media, pero Lincoln tamén era un lugar de devoción na Europa medieval e, ademais, un núcleo intelectual de primeiro rango no século XIII”, explica a elcorreogallego.es Rob Portass, especialista en Historia Medieval de la península ibérica y profesor de la Universidad de Lincoln.

Junto a su compañera de departamento, la doctora Antonella Liuzzo Scorpo, fue uno de los ponentes de En la carretera: peregrinación, viajes y migración a través del tiempo y el espacio, una mesa redonda que tuvo lugar ayer en las dependencias de la institución educativa británica. Además de los profesores Sarah Longair, Michele Vescovi y Jamie Wood, en el acto también participó Francisco Singul, de la S.A. de Xestión do Plan Xacobeo. “Dende certo punto de vista, esta colaboración ten moito sentido, xa que as cidades de Lincoln e Compostela teñen máis en común do que se adoita supoñer máis alá das dúas espectaculares catedrais medievais”, añade Portass. El experto disertó sobre los orígenes de la Ruta Xacobea y la figura de Diego Gelmírez, primer arzobispo de Santiago e impulsor del templo compostelano. La de Lincoln es la universidad extranjera con más historiadores especializados en la Edad Media de España.

La mesa redonda ha servido para contextualizar Acogida y hospitalidad en el Camino de Santiago, la exposición itinerante que se inauguró días atrás en la basílica de Lincoln. Abierta al público hasta el próximo dos de abril, recoge una selección de fotografías de Manuel G. Vicente desde finales de los años 90 hasta hoy. Es un homenaje a todas las personas que voluntariamente ayudan a los peregrinos en las rutas xacobeas: voluntarios, hospitaleros, asociaciones de Amigos del Camino y un largo etcétera.

CASI DOS MIL MIEMBROS
La de Reino Unido es precisamente una de las cofradías más activas que hay en el mundo. Fundada en 1983, cuenta actualmente con casi dos mil miembros. Además de gestionar dos albergues en la Ruta (en Rabanal del Camino y Miraz), años atrás impulsaba un programa de voluntariado para para asistir a los peregrinos de habla inglesa en la meta xacobea.

A ellos se les atribuye en parte la excelente progresión que viene cosechando la región británica en las estadísticas de la Catedral de Santiago. También son cada vez mejores las cifras del Camino Inglés, un itinerario marítimo que utilizaban con frecuencia escandinavos, flamencos y británicos. Hoy en día el trayecto es únicamente terrestre y tiene su punto de partida en Ferrol o en A Coruña. En quinta posición, el año pasado se decantaron por esta ruta 9.703 personas, un balance que multiplica por doce las cifras de 2006.