El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Panorama | info@elcorreogallego.es  |   RSS - Panorama RSS

Sánchez da instrucciones para que España acoja el barco Aquarius

El destino del buque será el puerto de Valencia // UNICEF celebra el ofrecimiento de España y pide una derivación rápida a familias de los 123 menores

El barco Aquarius en una foto de archivo - FOTO: Efe
El barco Aquarius en una foto de archivo - FOTO: Efe

EFE. MADRID  | 11.06.2018 
A- A+

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dado instrucciones para que España acoja al barco Aquarius, con 629 inmigrantes a bordo, con el fin de "evitar una catástrofe humanitaria" y cumplir con los compromisos internacionales en esta materia.

El destino del buque será el puerto de Valencia, donde se prevé su llegada a finales de esta semana, ya que según la distancia a la que se encuentra actualmente, en aguas del Mediterráneo entre Italia y Malta, las estimaciones indican que tardará cuatro días.

El Gobierno ha anunciado la decisión de acoger al barco en un comunicado en el que señala: "Es nuestra obligación ayudar a evitar una catástrofe humanitaria y ofrecer un puerto seguro a estas personas, cumpliendo de esta manera con las obligaciones del Derecho Internacional".

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha destacado que la decisión española ha roto con la actitud de "mirar para otro lado" frente al problema de los refugiados en la Unión Europea.

Habían ofrecido sus puertos la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el de Valencia, Joan Ribó, y ha sido el presidente valenciano, Ximo Puig, quien ha traslado su autorización al Gobierno para realizar esa acogida.

Mientras, en el barco, que es de la ONG Sos Méditerranée con la asistencia de Médicos sin Fronteras, los 629 inmigrantes a bordo, entre los que se encuentran un centenar de niños, son conscientes de que la comida se acabará en breve y el calor aprieta en cubierta.

Viajan a borde del Aquarius la periodista de RNE Sara Alonso y el fotoperiodista Óscar Corral -junto a una tercera reportera de El País- quienes han alertado a Efe de la situación.

En la embarcación "la gente está preocupada porque no tiene información, quieren que les dejen cargar el teléfono móvil para hacer llamadas y avisar a su familia y estamos en medio del Mediterráneo", ha relatado Óscar Corral, que con su trabajo está poniendo rostro a los protagonistas de este drama.

"Hace calor y se han colocado lonas, pero empieza a haber problemas de espacio; hay momentos de tensión porque en toda la mañana el barco no se ha movido y no tienen ningún tipo de información", ha añadido el fotoperiodista de El País.

Corral opina que "la solución debe ser rápida" porque los responsable del barco aseguran que la gestión de la comida para más de 600 personas no está calculada para muchos días.

"Hay que dar una solución porque la comida se va a acabar", explica este reportero, quien alerta de que "empiezan a saltar chispas por cuestiones de espacio; los migrantes se están agrupando por nacionalidades y se están creando guetos".

A los inmigrantes ya les empieza a pesar el cansancio por los días de navegación, ya que algunos fueron rescatados el pasado sábado y la capacidad del barco no es suficiente para estar tantas jornadas en el mar.

"La gente ya está muy cansada, llevamos dos días aquí dentro del barco, más la jornada de fuera", ha alertado Sara Alonso, periodista del área internacional de RNE, quien ha detallado que los hombres duermen en la cubierta del buque, mientras que las mujeres y los niños en el interior.

Uno de los sanitarios de Médicos Sin Fronteras que está atendiendo a los migrantes, David Beversluis, también alerta de que a partir de mañana no tendrán "suficiente comida". "Tienen agua y alimentos para todos, pero solo para hoy y no van a tener suficiente para mañana".

Por el momento, la mayoría de los inmigrantes presenta síntomas de cansancio y deshidratación y mareos que el personal del barco puede atender, ha señalado el facultativo, quien advirtió de que la situación puede empeorar si se mantiene mucho más tiempo esta situación de "hacinamiento y estrés".

Aunque crece la preocupación por el estado de algunos migrantes, como las mujeres embarazadas y también "15 personas con quemaduras químicas serias en el cuerpo debido a la mezcla entre el agua del mar y el gasóleo durante la travesía".

Tras el anuncio de España de acoger el barco, algunas comunidades autónomas como Navarra han ofrecido su ayuda en el proceso de acogida de los refugiados que se encuentren en él, al igual que Euskadi que ha comunicado su disposición para acoger a un 10 por ciento.

Unicef y Cear han celebrado la decisión de España.

Otros 790 inmigrantes, rescatados ayer en el Mediterráneo, esperan en un barco de la Guardia Costera italiana a que también se les indique un puerto para desembarcar. 

Malta da las gracias y se ofrece a enviar suministros al 'Aquarius'

El primer ministro de Malta, Joseph Muscat, ha dado las gracias al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, por ofrecer Valencia como puerto de atraque para el 'Aquarius' y ha anunciado que la isla enviará más suministros a este barco de rescate, gestionado por las ONG Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranée.

Muscat ha insistido en un mensaje de Twitter que "Italia ha roto las normas internacionales y ha causado un punto muerto" por negarse a recibir en alguno de sus puertos a las más de 600 personas que viajan a bordo del 'Aquarius', entre ellas menores no acompañados y mujeres embarazadas.

El primer ministro maltés, no obstante, ha apelado al diálogo para resolver este tipo de incidentes. "Tendremos que sentarnos y hablar de cómo impedimos que esto vuelva a ocurrir. Es un problema europeo", ha apostillado Muscat en su mensaje en redes sociales, publicado poco después del anuncio de La Moncloa.

EFE/Oscar Corral
MAR MEDITERRANEO, 11/06/2018.- Rescate en alta mar, en la madrugada del domingo 10 de junio, de parte de los 629 inmigrantes que han sido trasladados al barco "Aquarius", fletado por Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranee, al que se le ha impedido atracar en Italia y Malta. El presidente del Gobierno español dio hoy instrucciones para que el barco pueda atracar en el puerto de Valencia para evitar una catástrofe humanitaria.
FOTO: EFE/Oscar Corral

UNICEF celebra el ofrecimiento de España y pide una derivación rápida a familias de los 123 menores

UNICEF Comité Español ha celebrado que España se haya ofrecido a acoger a los 629 migrantes a bordo del Aquarius, y pide una derivación rápida a familias y residencias de los 123 menores no acompañados que se encuentran en la embarcación.

Del total de 629 personas que han sido recogidas por el barco, a las que por el momento no se ha permitido desembarcar en ningún puerto, 123 son menores no acompañados y once son muy pequeños. España ha ofrecido el puerto de Valencia para acogerles.

"Nos alivia que estas 629 personas sean acogidas en nuestro país. Entre ellas hay 123 niños solos o no acompañados que nos preocupan particularmente", ha subrayado el director ejecutivo de UNICEF Comité Español, Javier Martos.

Según precisa, los niños solos son especialmente vulnerables a la trata de seres humanos y a la explotación sexual. Por ello, considera "fundamental" conseguir "una derivación rápida a residencias, familias y hogares donde estos niños no acompañados puedan recibir cariño y un tratamiento especializado".

"Tal y como ha señalado el Comité de los Derechos del Niño, es urgente que España aumente y mejore la calidad de la atención del sistema de protección de menores", ha añadido.

UNICEF advierte de que tener a la deriva a estas personas que buscan, "como tantos otros que llegan a las orillas de Europa", una oportunidad lejos de los conflictos y de la pobreza, "incumple los mínimos estándares de derechos humanos y asistencia humanitaria".

"No debemos dejar que Europa se deshumanice y cierre los ojos ante una realidad de la que nos separan escasos kilómetros", subraya la ONG, al tiempo que recuerda que España y la mayoría de sus vecinos europeos están incumpliendo "muchos" de los compromisos alcanzados en materia de refugiados y migrantes.

"No se están utilizando los mecanismos previstos para reasentar o reubicar a niños en condiciones de seguridad, y tampoco se están facilitando nuevas vías legales y seguras que impidan que se sigan perdiendo vidas en el mar", señala la organización.