El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

EDITORIAL

Sombras (y luces) en la economía gallega

12.07.2018 
A- A+

ARROJA LUZ A Economía Galega. Informe 2017 -un clásico que sustentan Afundación e Idega, que es lo mismo que decir Abanca y la USC- sobre los agujeros negros de la recuperación, también sobre las fortalezas. Lo que hacen los analistas gallegos es corroborar las alertas del INE y del Banco de España sobre que el empleo precario y los salarios de miseria -el cóctel diabólico para fabricar trabajadores pobres- actúan como palos en las ruedas de la bicicleta del crecimiento económico. En pocas palabras, todas las prevenciones a nivel estatal pueden trasladarse al tejido productivo gallego. Así, apuntan los expertos que la economía de nuestra comunidad debería aumentar su tasa de ocupación por encima del 13% para recuperar los niveles de empleo previos al estallido de la crisis, y alertan de que hay serias dificultades para que el aumento del PIB se traslade al crecimiento del empleo. Es decir, con una modesta subida que supera a duras penas el 1%, es imposible que la recuperación se perciba en los hogares gallegos con la fuerza necesaria. No ayuda el factor demográfico, una bomba de relojería, a estabilizar este delicado escenario. No es una noticia tranquilizadora que el 40% del recorte del paro se alimente del descenso de la población activa, por falta de relevo generacional y por la sangría de la emigración juvenil. Que la tasa de paro gallega sea todavía 1,5 puntos inferior a la media estatal es un magro consuelo que apenas maquilla una realidad preocupante: la ocupación desde 2013 en Galicia crece la mitad que en el resto de España. Con todo, el informe coordinado por Alberto Meixide equilibra las alertas sobre esos peligros que son el caldo de cultivo de la desigualdad con fortalezas que permiten a la economía gallega crecer en el confortable entorno del 3%. La primera, la buena salud de sectores fundamentales como el textil y la automoción. La segunda, el tirón exportador de nuestro tejido productivo. Siendo conscientes de las asignaturas pendientes en el mercado laboral, pilar imprescindible para blindar la recuperación y para que llegue a las familias, tranquiliza que los analistas prevean que la economía gallega "mantendrá el dinamismo" (sic) también este año. Tranquiliza que estemos en el buen camino, en fin, aunque los robots amenacen tres de cada diez empleos.