El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

EDITORIAL

¿Por qué pagamos la luz más cara de Europa?

08.12.2017 
A- A+

CON EL FRÍO POLAR y las cale­facciones encendidas día y noche -los que pueden, que cada vez son menos-, repunta el debate sobre nuestro particular monstruo del lago Ness: el precio del recibo de la luz. Sabemos que en octubre fue un 7 % más caro, que el pasado martes pagamos un 28 % más con respecto a la media de noviembre, y que en 2018 deberemos apechugar con los precios energéticos más prohibitivos desde 2009. La guinda a este indigesto pastel de malas noticias la pone la previsión de un diciembre que compartirá con enero el dudosísimo honor de ser el mes con la luz más cara de todo 2017. Lo que no sabemos es por qué España está en el top cinco de la Unión por precio de la energía, solo superada por Dinamarca, Alemania, Bélgica e Irlanda, países casi todos con un nivel de vida claramente por encima del nuestro. Tampoco entendemos que los españoles paguemos más por la luz que austriacos, suecos, británicos y franceses, europeos cuyos salarios medios son un 60 % más elevados. Los datos de Eurostat relativos al primer semestre de este año confirman que los precios de la energía aquí se encarecieron el 5,1 %, nada menos que cinco puntos por encima de la media de la UE, y tampoco somos capaces de comprender por qué sucede. O por qué en España aumenta la pobreza energética, mientras que los países de la Unión con los salarios más bajos -Bulgaria, Croacia, Rumanía, Hungría, Lituania...- son capaces de adecuar el recibo de la luz a su realidad social. Pero la pregunta que nadie responde a unos ciudadanos estupefactos -y con sus petos esquilmados- es por qué el coste real de la energía que consumimos los españoles supone poco más de un tercio de la factura, y por qué casi el 60 % son costes casi invariables desde -disculpe el lector la exageración- los tiempos de los Reyes Católicos. Ya que tenemos que pagar a plazos la deuda que acumuló el sistema eléctrico hasta hace dos años, nos guste o no, y las subvenciones que reciben las grandes empresas del sector, no es mucho pedir que alguien nos dé explicaciones que todos podamos entender, si es que tamaño milagro es posible. Por ejemplo, que nos digan cómo se digiere que nuestro recibo de la luz se encarece mientras crecen los beneficios de las eléctricas. ¿Demagogia? En absoluto: vergüenza e indignación.