El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

EDITORIAL

No todo vale, ni en la vida ni en el fútbol

14.06.2018 
A- A+

DEPORTES Al final, quien resquebrajó la paz interna que se respiraba en el seno de la selección nacional de fútbol, mientras preparaba plácidamente en Rusia su asalto a la Copa del Mundo por segunda vez, no fue Gerard Piqué y sus polémicas sobre la independencia de Cataluña, sino el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, y la especial manera de proceder que lo caracteriza, acostumbrado a llevarse cualquier cosa por delante, aunque sea la ilusión de todo un país que soñaba con el Mundial -y aún sueña, aunque menos-, con tal de satisfacer sus caprichos personales. La mínima ética desaconsejaba fichar para su equipo al técnico nacional, Julen Lopetegui, a sólo dos días del debut de España en el campeonato. Si tan fuerte era su deseo de verlo sentado en el banquillo del Bernabéu, haber esperado a la conclusión de la cita mundial. Pero si mal estuvo el comportamiento de Florentino, no fue más afortunado el del propio técnico, que jugó a dos bandas, negociando con el club blanco mientras dirigía los entrenamientos de la Roja. Julen era el más adecuado, pero en esta vida no todo vale. Rubiales hizo lo correcto.