El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

EDITORIAL

Infatigables contra los incendiarios

13.08.2017 
A- A+

AUNQUE EL DRAMA DE LOS INCENDIOS que vive, sufre, Galicia cada verano, tiene en su raíz causas variadas, hay casi unanimidad entre las Fuerzas de Seguridad, la Justicia y los políticos en que la inmensa mayoría son intencionados o, al menos, provocados. Las Fuerzas de Seguridad dieron ayer señales inequívocas de que no están quietas en las persecución de quien prende fuego al monte. La Guardia Civil de Ordes, por un lado, detuvo a un vecino de Mesía con las manos en la masa, queriendo, presuntamente, causar el último de los 28 incendios de los que se le acusa. Poco antes, el mismo cuerpo de la Benemérita detenía en Coristanco a dos jóvenes de 20 y 21 años a los que les atribuye hasta 13 incendios forestales producidos durante varios años. Con estas, en lo que va de año se han practicado ya 131 detenciones en relación a los incendios forestales. ¿Qué se le puede pasar por la cabeza a alguien que pretende llevar a cabo semejante a­cción, máxime cuando, más allá del daño medioambiental, se ponen en riesgo vidas de personas? Las administraciones trabajan desde año en concienciar a la sociedad de las repercusiones de los incendios y de la necesidad de poner en conocimiento de las autoridades pertinentes las sospechas sobre quien pueda estar detrás de este o aquel incendio. Pero está claro que por las dimensiones del problema -más de 22.000 hectáreas arrasadas por las llamas el pasado año en Galicia- se requiere un esfuerzo mayor. De todos. El fiscal de Medio Ambiente, Álvaro García Ortiz, asegura que "los incendios son un mal con el que convivir, pero hay que reducir factores de riesgo". Y a eso nos referimos. Con el clima, claro está, poco o nada podemos hacer en el corto plazo. Pero al monte debemos mimarlo más, hay que prevenir, limpiar, gestionar... Y trabajar para que no haya incendiarios, para que cualquier vecino de cualquier sitio de Galicia conozca, y tema, los riesgos de una quema incontrolada o de una barbacoa hecha en el sitio equivocado. Para que en esto de los incendios no cunda, como en el feísmo urbanístico, el 'deixao estar' porque no se quiere incordiar al vecino de al lado. Para detectar a tiempo problemas de sociabilidad o relacionados con alguna patología que hagan ver en las llamas un peligroso poder de atracción... Demasiados flancos y arduo trabajo. Pero en esta lucha la sociedad entera ha de ser infatigable. Se juegan vidas y nos jugamos el país.