El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

EDITORIAL

Contra el declive del CHUS

16.05.2018 
A- A+

SERÍA UN ERROR que la Xunta hiciese oídos sordos al sonoro aldabonazo del decano de la Facultad de Medicina de la USC, a propósito tanto de la palmaria pérdida de protagonismo del CHUS en el sistema sanitario público gallego, cuanto de su presente mortecino. En el acto académico de despedida de los 59 nuevos especialistas formados en 32 especialidades, Julián Álvarez verbalizó una autocrítica inesperada, pero serena y responsable, sin exageraciones, que debería ayudar a abrir un debate constructivo para blindar el futuro del CHUS como hospital de referencia. Hay que tomar muy en serio a un decano que alerta con absoluto conocimiento de causa -es también jefe del servicio de Anestesia- de que el Clínico "es cada vez menos atractivo para los residentes y para la formación". Hay que tomar muy en serio el lamento leal de Álvarez Escudero -"fuimos el quinto hospital de España en publicaciones, y ya no lo somos"- y su advertencia de que "lo estamos haciendo mal en la salida de la crisis". Hay que tomárselo muy en serio cuando recomienda mimar a los especialistas, "porque sin renovación, sin savia nueva, el futuro del hospital se va a deteriorar sin duda alguna". Y hay que tomar muy en serio a Julián Álvarez, sobre todo, cuando pone el dedo en la llaga del abandono del CHUS, de los tijeretazos presupuestarios que ponen en riesgo su calidad asistencial. Es ya un secreto a voces -donde hay papeles...- que la Xunta prima a Vigo y A Coruña, por este orden, en detrimento de Santiago. Ante esta realidad, el decano de Medicina dice lo que quizás la gerente Eloína Núñez no puede. Dice que Compostela no es Boston y que en una ciudad tan pequeña es complicado mantener un hospital tan grande, "y todos sabéis perfectamente a lo que me estoy refiriendo". Sí, todos lo sabemos, como sabemos, también, que la indignación se respira en todos los pasillos y despachos del Clínico. Llegó el momento de actuar. Entendemos que el Gobierno de Feijóo debe mimar tanto al CHUVI cuanto al CHUAC, pero no a costa de desnudar al CHUS, pilar tan insustituible de la sanidad pública como los otros dos. Ni el Clínico, ni Santiago ni nuestro sistema de salud merecen ser condenados al infierno de un futuro incierto y mortecino. La calidad de la sanidad nunca puede medirse por el número de votantes.