El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

El 8-M debe ser una lucha diaria

14.02.2018 
A- A+

DISCRIMINACIÓN Luchar contra la discriminación por razón de sexo no necesita ninguna excusa. Poner fin a estadísticas vergonzosas para una sociedad del siglo XXI como la que indica que por realizar la misma tarea un hombre cobra un 22% más que una mujer es imperativo ahora y lo seguirá siendo dentro de un año. Porque pese a los innegables avances en algunos frentes, a nivel laboral todavía no todos somos iguales, ni todos los trabajos lograron desprenderse aún del estigma de masculino o femenino. Por eso, aunque no se puede más que saludar la batería de iniciativas que los partidos presentarán en el Hemiciclo con motivo del 8 de Marzo, Día internacional de la mujer trabajadora, tal vez sería mejor que ese ímpetú no se concentrase en una sóla jornada sino que se extendiese a todo el año. Tanto a nivel legislativo como social. Porque también es cierto que por mucho que se empeñen sus señorías, si las empresas no acompañan –no por imperativo, sino por convicción– es muy difícil llegar a una solución. El 8-M no  sólo es una efeméride como el Carnaval. Es una lucha continua cuya insistencia terminará por vencer las resistencias.