El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

RESEÑA MUSICAL

RAMÓN G. BALADO

“O pulso da fala”: VII Xornadas de Música Contemporánea”/ “Festival Músicas no Claustro”

14.06.2018 
A- A+

El título de la sesión para las “VII Xornadas de Música Contemporánea” viene a cuento por la propuesta de las piezas elegidas y que podremos seguir en la Sala Mozart del Auditorio de Galicia-20´30 h.-, teniendo como intérpretes a Fernando Buide, con trayectoria consolidada por su frecuentes estrenos, tras seguir la docencia de L.Balada, Martin Bresnick- del que escucharemos “Caprichos enfáticos”-, o Aaron Kernis, con doctorados en la “Universidad Carnegie Mellon” de Pittsburgh, y de la “Yale University”. J. Vicente Faus, timbal de la “RFG” y miembro del dúo de música contemporánea “Colloquy”, para saxo y percusión. Protagonizó el estreno en España del “Concert for Flute, Percusion and String Orchestra” de Daniel Schnyder, con la “RFG”.

Pablo del Valle Prieto, siguió clases magistrales de Markus Leoson, L. Fernández, Nuno Aroso, César Peris (CSMA), Guido Rüedel (O.F. de Munich), o Nick Woud (Royal Concertgebouw) y es miembro de la “Orquesta Gaos”. Marta Rodríguez Figueirido, fue alumna de Faus en la “EAEM”, y está integrada en la “OJSG”, recibiendo asesoramientos de A.Sanz. Realizó estudios superiores en el “COSMAC” de la Universidad de Minho. Sergio Suárez Lodeiro, tuvo como maestro a Gustavo Pazos, para seguir con Juan Collazo y Ton Risco. También Faus fue su profesor en la “EAEM”. Profesores y alumnos, son pues la guía de la sesión de la jornada.

Martin Bresnick, profesor de la “Yale University”, se escuchará por “Caprichos enfáticos”, en dos entregas, un primer grupo de cinco piezas y el final con la obra “Farándula doble”. Telón de fondo, los grabados goyescos de “Los desastres de la guerra” y los terrores del absolutismo de Fernando VII. “Farándula simple”, se resuelve con marimba y xilófono, con el resto de instrumentos abocados a un final macabro. “Farándula de charlatanes”, en medio de un enredo de percusiones o “Estragos de la guerra”, con un sombrío tema que recuerda a Satie y “Extraña devoción”, que incorpora el recitado del “Pater Noster” en latín, como parte del discurso musical.

John Bergamo tendrá “Piru Bole”, inspirada en los ritmos de la tablá con su acercamiento a otras culturas, en concreto las percusiones de las indias Orientales aunque sin un arraigo fijo por sus devaneos con experimentos que se suceden en el conjunto de percusión ajenos a la tradición indú. La obra es del año 1986 y acepta el uso de instrumentos procedentes de diferentes culturas. John Cage con “Living Room”, obra caprichosa por el entorno en el que se desarrolla, el mobiliario habitual de un salón, usando una instrumentación heterogégea. En su segundo tema, hace referencia al poema “The World is Round”, de Gertrude Stein, que al buen criterio de los intérpretes, puede ser cantado o recitado. Gertrude Stein, había nacido en Pittsburgh, en el seno de una familia judeo-alemana y es autora de una obra generacional, “Ser norteamericanos”, editada aquí en 1974 por “Barral Editores”

“Clapping Music” de Steve Reich, desde la atalaya del minimalismo, pieza basada en una serie rítmica inicial de doce sonidos, tocada al unísono por ambos intérpretes al comienzo de la partitura, antes de desarrollarse en un complejo e intrincado discurso polirrítmico, mediante modificaciones del “tempo” de uno de los ejecutantes. Mientras uno repite la serie inicial, sin variaciones, el otro desplaza su rítmica hasta que finalmente, ambos vuelven a coincidir.

“O pulso da fala” y aquí nos encontramos con Fernando Buide, pieza para piano y cuatro percusionista. El título de la obra surge de la intención de remedar con instrumentos, el pulso de una animada conversación entre varias personas. Además de muchos motivos fragmentarios que se presentan en unísono, en vibráfono, marimba y piano, la obra desenvuelve un número importante de “ostinatos” y patrones rítmicos que se alternan y superponen creando una textura musical siempre cambiante, las acumulaciones de las superposiciones, son el impulso que va creando la narrativa de la obra. La sección de percusión cuenta con instrumentos como vibráfono y xilofón, con altura determinada, usando al mismo tiempo un bombo y un gúiro. Se pretende buscar una sonoridad cristalina permanente .

“Festival Músicas no Claustro”

La “XIII Edición del Festival Músicas no Claustro” que se viene convocando en Tui, ocupará sus convocatorias a partir del próximo agosto en la Catedral de Tui, aunque un avance se ofrece hoy en el “Museo Nacional de Escultura” de Valladolid-20´00h.- bajo el título de “Diego de Avellaneda. El sepulcro del obispo de Tui”, con el concierto a cargo del acordeonista serbio Nicola Tanaskovich. Galardonado con los primeros premios del “LI Edición Internationaliter Akkordeonwettbewed”, de Klingethal, en Alemania, el “XVI del Certamen Int. de Arraste Hiria” de Euzkadi y el “LVIII Trophée Mundial de l´accodeon” de Sarajevo. Fue alumno de Novi Sad, en la “Escuela de Música Isidor Bajic- Serbía-, y estudió con Iñaki Alberdi, en el “Centro Musikene”, habiendo realizado un master en la “Escuela Katarina Gurska”, con A. Lois Castaño.

En su programa, Antonio de Cabezón a través del ”Himno XIX: Pange lingua IV” y un “Tiento de segundo tono”. La obra para tecla del autor destaca por su tientos, transcripciones y géneros afines, siendo digo representante de un estilo claro y puro, por su indiscutible dominio del empleo de las disonancias y del uso de las tensiones, entre el sentido de la armonía y la propia melodía, magnificados por una reconocible expresividad. De Girolamo Frescobaldi, la “Toccata cromática per la levitatione”, el ferrarés creció en un medio propicio, en el que tuvo como maestro a Luzzaschi. Se trasladó a Roma, donde fue organista, antes de partir a Flandes, acompañando a su mecenas, el Cardenal Guido Bentivoglio. Completaría su vida en Florencia junto al Duque de Toscana. Serán sus libros de “tocatas” obras en las que muestre su personalidad con la riqueza de invención y el tratamiento del ritmo, con brillantes figuraciones.

Sofía Gubaidulia, “Premio del BBVA Fronteras del Conocimiento”, del año pasado, fue valorada por su dimensión transformadora y por las cualidades espirituales de su trabajo. Fue Pierre Rigaudière que afirmaría: “La compositora está marcada por un aura casi icónica. Quizá porque ha insistido más que sus compatriotas en el lazo profundo con el que une la fe religiosa y la música, convirtiéndose en un símbolo de la resistencia y la asimilación espiritual y artística en un contexto en el que horizonte estético se encontraba fuertemente bloqueado”. Dos obras: “De Profundis” y “Sonata et exspecto”. “De profundis” (1978), parte de profundidades graves de un acordeón irreconocible, que propone episodios atemáticos, para elevarse al agudo más diáfano. “Et exspecto”, somete al instrumento a una búsqueda sonora sugerida en la obra anterior y que nos recuerda a Berio en su “Sequenze”