El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

EL DÍA DESPUÉS

PEPE CASAL

22 días

13.02.2018 
A- A+

una victoria importante por el fondo y por las formas, en un partido rocoso, físico, muy trabado y emocionante ya que como cada canasta costaba mucho esfuerzo se celebraba con alegría inusitada. Era de esperar el nivel físico de la defensa del Murcia, un equipo muy incómodo ya que presiona siempre a los bases y para recibir te obliga a trabajar a fondo para crear líneas de pase para que el balón pueda llegar. Al inicio, los tapones de Pustovyi los asustaron y los murcianos fallaron lo que no está escrito. Tampoco el Obra estuvo acertado, pero fue ganando ventajas en el marcador que le permitieron obtener una renta que se dilapidó en el segundo cuarto en el que dominó el UCAM, ficticiamente, al estar ayudado por la falta de puntería de los tiradores santiagueses, en el 1/ 9 en triples estaba la diferencia. Ante la ausencia de acierto, los de Moncho mantuvieron e incluso elevaron en la segunda parte su nivel defensivo lo que les permitió seguir vivos. Era una defensa menos física que la de los Oleson, Rojas y compañía, pero mucho mejor tácticamente en los 2x1, muy agresivos, en los que Radovic destacó en momentos, en las rotaciones y ayudas, sin olvidar el gran esfuerzo, otra vez, de Pozas.

Respeto las opiniones de Ibon Navarro sobre el arbitraje en las acciones pitadas a Rojas, pero el bueno de Sadiel, aparte de ser un gran defensor, es una máquina de dar estopa y al final pasa como con los pimientos de Padrón que "unos pican e outros non" y si en alguna falta pudieron equivocarse, en su opinión, los árbitros, otras que fueron flagrantres no se las pitaron. Al final lo comido por lo servido y siendo justos el arbitraje no tuvo incidencia en el resultado. Lo que si fue decisivo fue el dominio aéreo de los interiores del Obra sobre los del UCAM, en los que solo era capaz de anotar Soko pero con tiros desde fuera de la zona. Ahí se cimentaron parte de los méritos para poder ganar un partido de vaivenes, que casi lo tuvo cerrado y ganado en el tramo final, que casi lo tuvo perdido con el triple de Hannah y que lo ganó con el canastón de Thomas con Oleson defendiéndolo perfectamente y punteándole el tiro. Con la Copa en el horizonte, seguida de otro desastre de parón, nos quedamos sin baloncesto 22 días, demasiados. Nos consolaremos saboreando las 10 victorias. Sobre la Copa, espero y deseo que se pueda desarrollar sin huelga. Toca negociar y que impere el sentido común y la generosidad, una Copa capitidisminuida es un palo que nuestro deporte no se merece y que el ba-lon-ces-to no se puede permitir.