El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

JOSÉ LUIS BOUZA ÁLVAREZ

Jueces y juicios políticos lejanos

17.04.2018 
A- A+

HA bastado una demanda de extradición ante la judicatura de la región alemana de Schleswig Holstein -donde con seguridad casi todo se ignora sobre sucesos acaecidos a miles de kilómetros-, para que se evidenciara algo ya sabido: que, al margen de la buena relación entre ambas presidencias de gobierno, en Alemania y otros lugares existe una idea distorsionada de España explotada con habilidad por los sediciosos.

El intento de independencia promovido como imposición unilateral por electos catalanes que no representan a la mitad de la población, con menosprecio de la ley e instituciones e intimidación de personas, halló incluso cierta simpatía en el propio Gobierno alemán, cuya ministra de Justicia ha debido excusarse. En el mejor caso sería la simpatía hacia David ante Goliat para un juicio sentimental, popular y muy ligero de los hechos; en el peor, una actitud supremacista (que podría estar más arraigada en la historia moderna alemana que la autoritarismo en la española) hacia una Policía y una Justicia que deben ser tuteladas para que no se desmanden en el uso proporcional de la fuerza y el castigo.

Ambas actitudes se unen aquí para desvelar de modo inesperado aquello que hace tiempo me había advertido mi buen amigo Gunter, muchos años corresponsal en Madrid de la prensa alemana: absoluto desconocimiento de la sociedad española y cierto desdén hacia personas e instituciones a modo de un arraigado prejuicio que no comparten alemanes y nórdicos que conocí y viven o frecuentan España.

En todo caso no hay otro camino que la actitud paciente y la puesta en conocimiento de las autoridades germanas de una descripción amplia, veraz y minuciosa de los hechos. La Unión Europea es más frágil de lo que parece y una crisis económica de la envergadura de la que hemos atravesado produjo el debilitamiento del sentido democrático de la ley y del incipiente sentido supranacional de pertenencia así como la infiltración del viejo populismo desafecto y prejuicioso en rincones insospechados de la vida social y política.

Tras quedar toda la legislatura condicionada por el secesionismo, el resto de la vida política está tan apagado que sigue girando en torno al máster de Cifuentes. El PP da por válida la situación sobre la base de la extendida tendencia de los políticos a adornar sus currículos. Otros partidos tratan de descabalgar a los populares con éste u otro pretexto aunque es impensable que en la futura coalición de gobierno no esté el PP. Se lucha por la hegemonía. También entre Podemos y PSOE.

Catedrático de Arte