El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

LOS REYES DEL MANDO

JOSÉ MIGUEL GIRÁLDEZ

Ni siquiera el fútbol

21.04.2017 
A- A+

LAS televisiones inglesas, y también las irlandesas, miran con cierto escepticismo la liga española de fútbol. La otra noche, con la derrota del Barça en Champions, dieron por terminada una etapa. Si es verdad que alguna vez había habido un liderazgo global de La Liga, éste se había acabado, vinieron a decir. No suelo hablar de fútbol, pero me sorprendió esta mirada sombría. Uno de los tertulianos de Rté, la televisión pública irlandesa, que dio el partido del Barça en abierto, concluyó en la tertulia posterior que la mayoría del los jugadores del Barça no tenían el nivel suficiente para jugar en este equipo, al menos si los comparamos con los que ya no están. Y dijo algunos nombres. Hasta sugirió un cierto declive de Messi, incluyendo dudas sobre su renovación, y apuntando, o será que lo he soñado, que podría acabar en el Manchester City. Para ser irlandeses, valoraron la Premier británica como algo realmente incomparable, pero también es cierto que el futbol irlandés es el gaélico (un viejo deporte adorable, como el ‘hurling’). “Los mejores entrenadores del mundo están ahora mismo en el Reino Unido, es donde quieren estar”, dijeron, convencidos. Y añadieron que fuera del Barça y del Madrid, y a ratos el Atlético (que acaba de eliminar al Leicester), en España la Liga no ofrecía demasiado. Esa es la razón por la que los entrenadores importantes no están, repitieron. La otra es, por supuesto, el dinero. De todo esto se deduce que la grandiosidad de nuestra Liga no es compartida en otros lugares, al menos por los tertulianos, y, como digo, tampoco parecían muy dispuestos a aceptar que el Atlético fuera un equipo superior al Leicester. Ni que el Madrid fuera superior al Bayern (un par de goles en fuera de juego, dijeron una y otra vez). Y, desde luego, dibujaron al Barça como un equipo acabado. Todos tendemos a cierto chauvinismo, pero lo curioso es que estaban diciendo eso al tiempo que dos equipos de La Liga seguían adelante. No me preocupa mucho qué país destaca más en un deporte que se ha convertido en un mero espectáculo de masas (y eso, en todas las televisiones del mundo, porque es, sobre todo, un espectáculo catódico), pero viendo la deriva de aquella conversación en la Rté pensé si el sur de Europa ha dejado de contar futbolísticamente: ¿una cosa más en la que ya no contamos? ¿Cómo será, por cierto, el Brexit futbolístico? ¿O no habrá nada de eso? Claro que también pudiera ser que La Liga estuviera sobrevalorada. No digo que no. En las tertulias inglesas e irlandesas la Premier aparece como el lugar perfecto para ganar dinero (en esto insisten mucho) y para triunfar. Que Guardiola se haya ido, decía uno, es todo un síntoma. Pero lo que realmente desquició a muchos fue la abrupta y dolorosa despedida del Barça. Fue el punto de inflexión. Alguien apuntó que el Barça había reinventado el fútbol (y ahí volvía el nombre de Guardiola), aunque aquí lo del toque en el centro del campo nunca estuvo muy bien visto: pero que esos tiempos de oro se habían acabado. Así que esta es la mirada escéptica desde las islas: el sur de Europa tampoco tiene ya el fútbol (¿se lo quedará Theresa May?). De momento, eso sí, nadie ha dicho que el sol y la comida estén sobrevalorados. Algo nos van dejando.