El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

El punto je

JOSÉ DE CORA

El mal se expande

12.07.2018 
A- A+

EL PSOE maño abraza tesis nacionalistas y pronto lo harán también en Madrid, que tiene méritos y razones para considerarse territorio histórico como el que más. Basta que escarben un poco en la diosa Metragirta, en Magerit o en la propia Cibeles y se van a llevar un sorpresón del carajo. ¡Pero si nosotros también somos históricos! ¿Y quién no, pequeño merlucillo?

Este tipo de política tan à la page que en España lucen un montón de supuestos políticos -desde ZP, también muchos socialistas-, es en realidad lo más reaccionario y retrógrado que existe ya que conduce directamente a la ruina aquello que toca. Dicho todo ello con gran tranquilidad porque por desgracia hay muchas pruebas a las que remitirse.

El señorito Lambán y como él, todos los lambones que le han antecedido, hace pública exhibición de una política que llaman nacionalista, pero que habrá que rebautizar cuanto antes como ególatra para no confundir.

Los lambones ponen sobre la mesa una serie de absurdos privilegios que destruyen el actual sentido de estado conseguido con grandes sacrificios y proclaman sin vergüenza por su parte el principio de la desigualdad disfrazado en este caso de jotas y cachirulos.

Precisamente cuando más énfasis se pone en defender la igualdad entre hombres -o quizá por eso-, estos politicastros juegan a la desigualdad entre las tierras con intención de latrocinio.

Como ya hay experiencia en el uso de una terminología falaz y criminal, el señorito Lambán puede enfundarse de la noche a la mañana la túnica de oficiar en ese templo, pues siempre encontrará enfrente a una piara de parroquianos, desarrapados culturales, que le aplaudirán haciendo chocar una contra otra sus patitas de gorrino.

Si quien no cree en la igualdad de los hombres es un racista, éstos lo son a puñados.

Periodista