El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

Verlas venir

JOSÉ CASTRO LÓPEZ

Licencia para gastar

14.03.2018 
A- A+

Es una buena noticia que el ministro de Hacienda "libere" los 5.000 millones de superavit de los ayuntamientos en 2017 para que estas administraciones cercanas a los ciudadanos puedan disponer de esos "ahorros".

Tras el acuerdo entre la FEMP y la Secretaría de Estado de Hacienda, los concellos tendrán más recursos para acometer un amplio listado de obras nuevas o mejoras en infraestructuras educativas, sociales y culturales, como colegios, bibliotecas, centros culturales, parques infantiles, pabellones deportivos, gestión de residuos o equipamiento urbano. Es, por tanto, una oportunidad para estas y otras actuaciones pendientes que mejoren la calidad de vida de los vecinos en ciudades y pueblos

Pero, a la vez, detrás del apretón de manos entre Abel Caballero y Fernández Moya subyace la amenaza del gasto improductivo e inútil para el vecindario. Digo esto porque los alcaldes van a gastar ese dinero cuando "huele a elecciones" y habrá regidores que, si no aprendieron la lección del pasado reciente, pueden caer en la tentación de reproducir los tiempos del despilfarro o aquel desastre del Plan E que enterró el dinero en obras que en muchos casos solo respondía a la megalomanía e ignorancia de sus promotores.

¿Cómo evitar aquellos derroches que se hacía en nombre del servicio a los vecinos? La Comisión Mixta para las relaciones con el Tribunal de Cuentas asume un informe de este organismo sobre el despropósito económico del tranvía de Vélez-Málaga, BOE 26 de febrero, e insta al Gobierno a potenciar la Oficina Nacional de Evaluación "que establecerá las inversiones prioritarias en función de su rentabilidad social, económica, financiera, atendiendo a criterios objetivos de eficiencia y transparencia".

Si esos criterios de actuación se cumplieran antes de la crisis -cuando todos éramos ricos- no tendríamos hoy piscinas que nunca funcionaron, polideportivos convertidos en almacén o campos de fútbol para las ovejas. Tampoco se hubieran construido aeropuertos en Castellón y Guadalajara, el Ave manchego que trasportaba 9 viajeros o las autopistas rescatadas, por poner solo unos ejemplos. En Galicia la Ciudad de la Cultura sería más funcional y útil y el Puerto Exterior, necesario para A Coruña y Galicia, tendría otro emplazamiento.

Si los alcaldes aprendieron la lección para no volver a tropezar en la piedra del despilfarro, utilizarán esta "licencia para gastar" en solucionar problemas reales de los vecinos.

EL AUTOR ES PERIODISTA