El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

A TODA VELA

FERNANDO PONTE

Enfermos pobres, médicos tristes

07.12.2017 
A- A+

A PROPÓSITO de su obra Cómo transformar tu tesis en libro (Eds. Siglo XXI), el prof. William Germano, editor científico de universidades como Columbia, Princeton y Oxford, decía, en 2009, que: “Una tesis doctoral es la bestia, el libro que nace de ahí, la bella”.
El Doctor en Medicina por la USC, D. Roberto Fernández Álvarez, médico en Allariz, se doctoró en 2014, con la tesis titulada: El Médico, el paciente y la medicina rural en Ourense (1900-1975), que ha dado origen al libro: Enfermos pobres, Médicos tristes: Historia crítica da medicina rural en terras esquecidas, ganador del XXI Premio Vicente Risco de Ciencias Sociales.
Esta es la obra que presentaremos el próximo lunes día 11 a las 19.30 en el Salón de Grados de la Facultad de Medicina, en acto que presidirá el decano Prof. Dr. D. Julián Álvarez Escudero.
Tengo la doble fortuna de haber formado parte del tribunal juzgador de la tesis y de glosarles hoy este libro.
La tesis no me pareció ninguna bestia, sino un excelente trabajo, serio, completo y bien documentado.
A la penuria generalizada del oficio de médico rural y las situaciones angustiosas que se daban en su ejercicio, se sumaban en Galicia elementos agravantes. Dispersión exagerada y exasperante de las viviendas, infinito número de pequeños núcleos de población, y clima y orografía que para nada ayudaban al ejercicio médico.
Las peculiaridades psicosociales del paciente rural: emigración, desconfianza, analfabetismo, hacinamiento, pobreza, viviendas insalubres, nutrición deficiente, etc. ponen el resto a este siniestro cuadro, en el período estudiado por Roberto. Depurada la tesis de su aparato académico, queda su esencia que pone al alcance de los lectores el conocimiento de esta actividad en una época reciente de nuestra historia.
La evolución de la casuística sanadora desde los autocuidados o la actividad de los cunqueirianos menciñeiros e compoñedores, a la medicina científica de la segunda mitad del siglo XX, están perfectamente recogidos y reflejados por Roberto, en un texto que sorprende, emociona e indigna al lector, según los diversos y verídicos casos que recoge. Por mi parte, el día 11, no podré evitar evocar la memoria del querido amigo y compañero, recientemente fallecido, Dr. D. Alfonso Varela Durán, quien, pasados los 90 años, siempre acudía a estos actos, con todo interés, afecto y cordialidad.

(*)El autor es Profesor
de Historia de la Medicina (USC)