El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Pérdidas por la huelga en auxiliares del naval

Penalizaciones de 150.000 euros por día de retraso en cada contrato // SOS del empresariado de Ferrolterra

Imagen del pasado día 10 de una asamblea de trabajadores de la induatria auxiliar del naval en Ferrol - FOTO: KIKO DELGADO
Imagen del pasado día 10 de una asamblea de trabajadores de la induatria auxiliar del naval en Ferrol - FOTO: KIKO DELGADO

PATRICIA HERMIDA FERROL   | 12.10.2017 
A- A+

La huelga del naval cumple hoy una semana de asambleas, demandas salariales... y efectos colaterales en las empresas. Las propias auxiliares de Ferrolterra denunciaron ayer en rueda de prensa las pérdidas económicas y otros problemas a raíz de los paros. Sólo en la eólica marina, cada contrato de las jackets ralentizado por la huelga sufre una penalización de 150.000 euros por día de retraso. Y un buque en espera en el área de reparaciones, con posibilidad de 25.000 horas de trabajo (500 operarios), podría abandonar Navantia. Los empresarios exigen a la CIG, sindicato convocante, que suspenda la huelga. Pero admiten que las reclamaciones salariales de los trabajadores son "inasumibles".

Los operarios reclaman la recuperación de las tablas salariales de 2001, con equiparación al alza (cobrar como en la empresa que más paga). Las compañías lo entienden pero recuerdan que "estamos en Ferrol en 2017, con una elevada tasa de paro y tenemos que responder a esa realidad". Con el apoyo de Aclunaga y la Asociación de Empresarios de Ferrolterra, recuerdan que esta huelga "sólo beneficia a la competencia, a los astilleros del resto de Europa". E invitan a la CIG a retomar las negociaciones ("no tendría sentido un acuerdo sin ellos"), pero sólo si desconvoca la huelga. Además, aseguran que este sindicato "ya realiza una propuesta con discriminación salarial, habla de dos gremios (servicios y pinturas, armamento y aceros) en el que uno cobraría un 20% más que el otro". Así lo recalca José Ramón Franco, presidente de la asociación.

la competencia Las empresas aceptarían una homologación salarial "equilibrada" y una mayor seguridad laboral, pero recuerdan que siempre cobran más las auxiliares que entran en Navantia que el resto. Y denuncian el "riesgo de hundir el mercado si aceptamos ciertas pretensiones", según Franco. En cuanto a las pérdidas, el gerente de Nervión, Carlos Gestido, indica que actualmente lleva el contrato de 42 jackets para el parque East Anglia de Iberdrola, con 300 personas en Fene. Y en la eólica marina, "cada contrato sufre una penalización de 150.000 euros por cada día de retraso, esto beneficia a nuestros competidores en Europa, a nuestros opositores en los contratos". Sólo en este sector en Fene hay una subcontratación de nueve millones de euros, "y es una locura no intentar negociar en vez de recurrir a la huelga". Gestido niega "salarios de miseria, pagamos por encima de la media".

Desde Intasa, Jorge Silveira relata el caso del buque en carenas que podría emplear a 500 operarios y que se ve afectado por la huelga. Y recuerda que "ya no estamos en la España gloriosa de 2001, sino en Ferrol en pleno 2017, la CIG debe adaptarse a esta situación y llegar a un acuerdo para evitar huelgas durante ocho años... porque todo esto beneficia a la competencia de Navantia".

José Ramón Franco incide en que estas movilizaciones desde el 5 de octubre "también perjudican a los que se concentran a las puertas de los astilleros, se juegan sus salarios y el futuro de sus familias".