El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

XXV ANIVERSARIO DEL CONSELLO DE CONTAS

Feijóo incide en adaptación de instituciones para luchar contra la corrupción

José Antonio Redondo, conselleiro maior, ha recordado el papel de algunos de sus antecesores para lograr una institución "fuerte, eficaz e independiente" // Miguel Santalices destaca la "puesta al día" de Contas con las nuevas competencias que le permitirán prevenir la corrupción

Acto conmemorativo do XXV aniversario do Consello de Contas de Galicia - FOTO: FERNANDO BLANCO
Ver galería
Acto conmemorativo do XXV aniversario do Consello de Contas de Galicia - FOTO: FERNANDO BLANCO

SANTIAGO. EFE  | 21.04.2017 
A- A+

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha defendido este viernes la necesidad de adaptación constante de las instituciones democráticas en la lucha contra la corrupción ya que, ha advertido, "no hay vacuna infalible".

En su discurso en el Parlamento gallego con motivo de la celebración de los XXV años de la creación del Consello de Contas, el presidente gallego ha asegurado que los avances científicos tampoco podrán encontrar esa vacuna y ha explicado que "la famosa manzana" del pecado original toma hoy "muchas formas y amenaza con pudrir" el sistema.

Núñez Feijóo ha defendido que las nuevas competencias otorgadas en Galicia al órgano fiscalizador de las cuentas autonómicas en materia de prevención de la corrupción, mediante la reforma de la ley que regula el órgano en 2015, sirvió para que Galicia se adelantase en esta materia y que luego fuese imitada por otras administraciones.

"La democracia gallega es previsora y responde ante las malas prácticas políticas y administrativas", ha incidido el presidente gallego, que ha cargado contra los que critican los fallos de los sistemas democráticos para arremeter contra la democracia.

Ha defendido que las democracias cuentan con organismos independientes y transparentes que hacen que el sistema sea capaz de regenerarse, mientras que "las autocracias y los populismos", en su opinión, no son capaces de hacerlo.

Ha tachado la corrupción como una "lacra que corroe" el sistema y ha defendido "la transparencia contra la opacidad" y "el control contra la arbitrariedad".

A esto ha unido la necesidad de "ejemplaridad" en las instituciones, ya que "una democracia sana", en ocasiones, debe aplicar "terapias y medicamentos para recuperar su vigor".

Y en su opinión eso es lo que ha hecho Galicia al darle al Consello de Contas competencias en la prevención de la corrupción, lo que demuestra que "el modelo funciona, se adapta".

Esta reforma, ha insistido, "busca restaurar el estado de derecho sin derribarlo; impulsar la justicia sin aplastar la presunción de inocencia" en contra de otras propuestas, que rechaza, y que están basadas en "juicios sumarísimos".

Ha defendido que durante estos 25 años el Consello de Contas ha dado "estabilidad y seguridad" a Galicia y si bien ha reconocido que en los últimos años en España hubo "algunos acontecimientos lamentables", ha asegurado que su afloramiento, persecución y condena quieren también decir que "el sistema funciona y que hay que perfeccionarlo".

El presidente del Parlamento gallego, Miguel Santalices, institución a la que está ligado el órgano fiscalizador de cuentas, también ha destacado la "puesta al día" de Contas con las nuevas competencias que le permitirán prevenir la corrupción, uno de los principales motivos de preocupación de los ciudadanos tras el paro.

Se ha congratulado de que el proceso de racionalización económica derivado de la crisis se haya llevado a cabo con un "blindaje" del Consello de Contas, un órgano "reforzado" en autonomía y competencias y "blindado" ante el poder político.

José Antonio Redondo, conselleiro maior de Contas, ha hecho una defensa férrea de la institución y ha recordado el papel de algunos de sus antecesores para lograr una institución "fuerte, eficaz e independiente".

Ha recordado como en el año 1997, Carlos Otero Díaz, primer conselleiro maior, ya alertaba de que la corrupción era una "lamentable realidad" de su tiempo; "de tal magnitud -incidía- que puede conducir a la demolición de la actual forma de Estado y ordenamiento jurídico".

Por este motivo se ha congratulado de que Contas en Galicia sea la primera institución de sus características con un "objetivo específico" en la lucha y prevención de la corrupción y ha deseado que estos veinticinco años de existencia se tornen en "mil primaveras más".

En representación del Tribunal de Cuentas ha intervenido Felipe García Ortiz, presidente de la sección de enjuizamiento, que ha defendido la existencia de estos órganos de fiscalización y ha incidido en la necesidad de "coordinación y cooperación interinstitucional" para poder hacer frente a los "objetivos que la sociedad demanda". EFE