El Correo Gallego

Plus

Libre con cargos el cabecilla del grupo que se fue de un bautizo sin pagar en León

El arrestado, un ciudadano rumano de 48 años con domicilio en Ponferrada, está acusado de ser el presunto autor de un delito de estafa

Imagen del restaurante de Bembibre donde se produjo uno de los sucesos - FOTO: GOOGLE MAPS
Imagen del restaurante de Bembibre donde se produjo uno de los sucesos - FOTO: GOOGLE MAPS

LEÓN. EFE  | 08.03.2017 
A- A+

El hombre detenido por su presunta implicación en la estafa cometida el pasado 27 de febrero en un establecimiento hostelero de Bembibre (León), en el que unos 150 comensales que celebraban un bautizo se fueron sin pagar, ha quedado en libertad con cargos tras pasar a disposición judicial.

Así lo ha acordado el titular del juzgado de primera instancia e instrucción número 1 de Ponferrada, en funciones de guardia, que ha establecido que el detenido, de nacionalidad rumana y que será investigado por un delito de estafa, comparezca el día 1 de cada mes.

La Guardia Civil detuvo el 7 de marzo en Ponferrada a este hombre, de 48 años, una de las dos personas identificadas por su presunta implicación en la estafa cometida el pasado 27 de febrero en un establecimiento hostelero de Bembibre.

La Guardia civil le imputa al detenido un hecho similar ocurrido hace varias semanas en Ponferrada. En ese caso fue la celebración de una boda con más de 200 invitados la que quedó sin abonar.

Del resultado de la investigación iniciada por la Guardia Civil con motivo de una presunta estafa en el restaurante de Bembibre se pudo determinar la participación del ahora detenido en la contratación del banquete.

En ambos hechos delictivos, la forma de actuar fue la misma y todos los comensales abandonaron el establecimiento de forma rápida y coordinada sin abonar el importe adeudado.

La investigación continúa abierta al objeto de poder localizar a más implicados en las organización de dichas celebraciones.

En el caso de Bembibre el establecimiento estafado fue el hotel-restaurante El Carmen, cuyo propietario, Antonio Rodríguez, explicó que la cena para celebrar el bautizo de dos bebés fue encargada por unos vecinos y únicamente habían dado una señal de 900 euros, por lo que la deuda asciende a dos mil euros.

El dueño del establecimiento detalló que cuando se iba a servir la tarta todos los comensales dejaron el establecimiento a la vez. "Fue cosa de un minuto y no se pudo hacer nada por detenerlos porque era algo que ya habían previsto y salieron en estampida", agregó.

Días después el restaurante El Rincón de Pepín, de Ponferrada, también denunció que hace una semanas más de 200 comensales de una boda abandonaron el establecimiento sin que nadie se hiciera cargo de la factura, que en esta caso rondaba los 10.000 euros.

El detenido ha afirmado ante el juez que es inocente, según ha explicado su abogado, Miguel Ángel Orallo, al finalizar la comparecencia. El letrado ha precisado que esta persona no contrató ninguna de las dos celebraciones y que fue un invitado más.

El abogado considera que, por tanto, solo se le podría exigir judicialmente el pago de su plato, unos 50 euros, pero sería ya por vía civil dentro de otro procedimiento y no por vía penal.