El Correo Gallego

Plus

Como hacer combustible con desechos del yogur griego

MADRID. EP  | 13.12.2017 
A- A+

Investigadores de Estados Unidos y Alemania han encontrado una manera de usar bacterias para convertir los azúcares y ácidos que quedan del yogur griego en moléculas que podrían usarse en biocombustibles o aditivos de materia prima segura, como informan en un artículo publicado en 'Joule'.

"Para ser sostenible, hay que convertir las corrientes de desechos donde se producen, y el estado de Nueva York es donde están las vacas, donde están los productores de lácteos y donde la locura del yogur griego comenzó en Estados Unidos, con Chobani y FAGE", dice autor principal Lars Angenent, ingeniero ambiental y microbiólogo en la Universidad de Cornell (Estados Unidos) y la Universidad de Tübingen (Alemania). "Eso es mucho suero ácido que ahora mismo tiene que ser llevado a lugares lejanos para la aplicación terrestre, pero queremos producir productos químicos valiosos a partir de él", señala.

El suero residual de la producción de yogur griego se compone principalmente de lactosa de la leche, fructosa de las frutas y el producto de fermentación ácido láctico. Los investigadores usan bacterias para convertir esta mezcla en un extracto que contiene dos compuestos más útiles: ácido caproico (ácido n-hexanoico) y ácido caprílico (ácido n-octanoico), ambos 'antimicrobianos verdes' con los que se puede alimentar al ganado en lugar de antibióticos.

O, teniendo en cuenta las necesidades energéticas, el procesamiento adicional podría unir seis, siete y ocho carbonos centrales de las moléculas obtenidas en las cadenas de hasta los 14 necesarios para calificar como biocombustibles de 'inyección directa' para el combustible de aviación. Ambas opciones tienen atractivo económico y social.

"El mercado agrícola podría parecer más pequeño, pero tiene una gran huella de carbono, y convertir el suero ácido en una materia prima que los animales pueden comer es un ejemplo importante de los ciclos cerrados que necesitamos en una sociedad sostenible --resalta Angenent--. El mercado del combustible, por supuesto, opera a un precio menor, pero su demanda es prácticamente ilimitada".

Tradicionalmente, suprimir el oxígeno mientras se alimentan los desechos biodegradables a los microbios resulta en la producción de gas rico en metano a través de la digestión anaeróbica. En cambio, los investigadores conectaron dos reactores de 'cultivo abierto', el primero ajustado para microbios amantes del calor, aficionados a temperaturas de 50 grados Centígrados y el segundo a una cifra más acogedora de 30 grados.

Después de sembrar cada reactor con un microbioma previamente estudiado y abrir la configuración al suero ácido y su propia rica variedad de bacterias (como la microbiota intestinal común de la familia 'Lactobacillus'), el ácido capróico, el ácido caprílico y otros productos menores podrían extraerse continuamente durante un periodo de varios meses.