El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Plus

en enero

Elon Musk lanzará un Tesla a ritmo de Bowie en su primer cohete a Marte

Elon Musk - FOTO: efe
Elon Musk - FOTO: efe

MADRID. E.P.  | 04.12.2017 
A- A+

El presidente de Space X y Tesla Motors, Elon Musk, planea lanzar un vehículo Tesla Roadster en el primer vuelo de prueba del nuevo cohete gigante de Space X en enero de 2018.

El destino del cohete, el mayor fabricado desde el Saturno V que llevó a la Luna las naves Apolo, es la órbita de Marte, donde si se cumplen los planes de Musk, el coche recorrerá millones de kilómetros por el espacio.

Musk también ha pensado que el coche reproduzca el clásico de David Bowie 'Space Oddity' durante su camino hacia el planeta rojo.

En un par de publicaciones en Twitter, Musk ha afirmado que el nuevo cohete SpaceX, llamado Falcon Heavy, debutará en enero desde la misma plataforma de lanzamiento de la NASA que envió a los astronautas del Apolo 11 a la luna: Pad 39A en el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral, Florida.

"Falcon Heavy se lanzará el próximo mes desde la plataforma del Apolo 11 en Cabo Cañaveral", escribe Musk. "Tendrá el doble empuje del próximo cohete más grande. Garantizado para ser emocionante, de una forma u otra", añade.

Además, agrega en un segundo tuit: "La carga útil será mi Tesla Roadster modelo midnight cherry reproduciendo Space Oddity".

Musk también ha anunciado que el destino será la órbita de Marte. "Estará en el espacio profundo durante mil millones de años más o menos si no explota en el ascenso. Whoa! Ese Roadster va a acumular muchas millas si llega al Planeta Rojo", indica.

UN COHETE DE 70 METROS

El cohete Falcon Heavy de SpaceX es un vehículo de lanzamiento pesado que utiliza dos primeras etapas Falcon 9 alrededor de un núcleo central, que a su vez es un Falcon 9. Con 70 metros de altura de altura está diseñado para lanzar cargas útiles de hasta 57 toneladas métricas --el equivalente a un avión de pasajeros Boeing 737-- por lo que un solo Tesla Roadster no es un reto para el cohete.

El cohete será el lanzador estadounidense más poderoso desde el famoso cohete lunar Saturno V de la NASA. Además, está diseñado para ser reutilizable, ya que sus impulsores están diseñados para volar de regreso a la Tierra, al igual que las primeras etapas del Falcon 9.

Musk ha insistido repetidamente en que hay una buena posibilidad de que la primera prueba de cohete Falcon Heavy pueda fallar. A principios de este año, dijo que había un "factor de fruncimiento importante" para el primer vuelo de Falcon Heavy. El cohete es tan complejo que podría salir mal en su primer lanzamiento, explica el fundador y CEO de SpaceX, citado por Space.com.