El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Aulas

Investigadores describen un estilo de vida anfibio inesperado para un nuevo dinosaurio rapaz

Un esqueleto de dinosaurio
Un esqueleto de dinosaurio

MADRID. E.P.  | 07.12.2017 
A- A+

Un esqueleto de dinosaurio excepcionalmente bien conservado de Mongolia une una combinación inesperada de características que define un nuevo grupo de depredadores semiacuáticos relacionados con el Velociraptor. El análisis detallado de sincrotrón 3D permitió que un equipo internacional de investigadores presente al extraño depredador de 75 millones de años de edad con el nombre de 'Halszkaraptor escuilliei'.

El estudio, detallado en un artículo publicado en 'Nature' no solo describe un nuevo género y especie de dinosaurio parecido a un ave que vivió durante la etapa Campaniense del Cretáceo en Mongolia, sino que también arroja luz sobre un estilo de vida anfibio inesperado para los dinosaurios rapaces.

Los terópodos abarcan a todos los dinosaurios carnívoros, incluidos los depredadores terrestres más grandes de la historia de la vida en la Tierra, como el Tiranosaurio y los cazadores ágiles icónicos como el Velociraptor. Durante 160 millones de años de la Era Mesozoica, los terópodos se convirtieron en los depredadores dominantes en todos los continentes. Sin embargo, nunca conquistaron ambientes acuáticos.

Aunque algunos terópodos incorporaron peces en su dieta, sigue habiendo controversia en cuanto a los planteamientos que proponen la locomoción acuática asociada con estilos de vida exclusivamente acuáticos. Ahora, una nueva especie de dinosaurio de cuello de cisne y con aletas delanteras que combina una mezcla inesperada de características demuestra que algunos dinosaurios parecidos a los pájaros adoptaron un estilo de vida semi-acuático.

El fósil, apodado 'Halszka' por 'Halszkaraptor escuilliei', fue encontrado en Ukhaa Tolgod, una localidad en el sur de Mongolia que ha sido conocida por los paleontólogos durante décadas y a menudo es atacada por cazadores furtivos.

"El comercio ilícito de fósiles presenta un gran desafío para la paleontología moderna y explica una pérdida dramática del patrimonio científico de Mongolia --afirma Pascal Godefroit, del Real Instituto Belga de Ciencias Naturales en Bruselas--. Ilegalmente exportado desde Mongolia, Halszka residió en colecciones privadas en todo el mundo antes de que se adquiriera en 2015 y se ofreciera a los paleontólogos para su estudio y para preparar su regreso a Mongolia".

Aunque se han descubierto varios grupos importantes de dinosaurios depredadores en Mongolia, 'Halszka' no pertenece a ninguno de ellos, ya que posee una serie de características extrañas que en su mayoría están ausentes entre los dinosaurios, pero que comparten grupos de reptiles y aves con ecologías acuáticas o semiacuáticas. "La primera vez que examiné el espécimen, incluso cuestioné si era un fósil genuino", relata Andrea Cau, del Museo Geológico Capellini en Bolonia, Italia.

Pese a que 'Halszka' es único en muchos sentidos, ciertas partes del esqueleto, incluidas las "garras asesinas" en forma de hoz en sus pies, se comparten con dinosaurios conocidos, como el Velociraptor. "Esta mezcla inesperada de rasgos hace que sea difícil ubicar a 'Halszka' dentro de las clasificaciones tradicionales", comenta Cau.

Con el fin de determinar la integridad del fósil, el espécimen se visualizó y se reconstruyó en tres dimensiones mediante sincrotrón de microtomografía de rayos X de resolución múltiple.

"Esta técnica es actualmente el método más poderoso y sensible para obtener imágenes internas en detalles sin dañar fósiles invaluables. El [Laboratorio Europeo de Radiación Sincrotrón] ESRF se ha convertido en el líder mundial de imágenes de rayos X de alta calidad de especímenes tan preciosos --señala Paul Tafforeau de ESRF--. Tuvimos que movilizar a un equipo de paleontólogos de ESRF para estudiar la anatomía completa de Halzka. Hasta ahora, es el espécimen para el que se ha realizado la mayor cantidad de experimentos en un único fósil".

Según subraya Dennis Voeten, del ESRF, el primer objetivo fue demostrar que este extraño e inesperado fósil era realmente un animal genuino. "La exploración con resolución múltiple confirmó que el esqueleto no es un compuesto ensamblado a partir de partes de diferentes dinosaurios", indica. "Implementamos nuevos métodos para la adquisición y optimización de datos de tomografía, que no solo confirmaron la integridad de la muestra, sino que también revelaron información paleontológica adicional", aclara por su parte Vincent Fernández, también del ESRF.

CAMINABA EN TIERRA SOBRE DOS PATAS

El sincrotrón incluso fue capaz de revelar, en un detalle sorprendente, las partes del esqueleto que han permanecido en lo profundo de la roca desde que el dinosaurio fue enterrado. "Nuestro análisis demostró que numerosos dientes, que no son visibles externamente, todavía se conservan dentro de la boca --detalla Vincent Beyrand, de la ESRF--. También identificamos una malla neurovascular dentro de su hocico que se asemeja a la de los cocodrilos modernos en un grado notable. Estos aspectos sugieren que 'Halszka' era un depredador acuático".

Los datos ESRF revelaron que el fósil representa un nuevo género y una especie de dinosaurio anfibio que caminaba sobre dos patas en tierra, con adaptaciones posturales similares a las aves de cola corta (como los patos), pero usaba sus extremidades anteriores como aletas para maniobrar en el agua (como los pingüinos y otras aves acuáticas), dependiendo en su largo cuello para la búsqueda de alimento y la emboscada.

Esta nueva especie se ha bautizado como 'Halszkaraptor escuilliei', cuyo nombre genérico hace honor al paleontólogo Halszka Osmólska. "Este importante género recibe su nombre en reconocimiento a la contribución de 'Halszka' al estudio de los dinosaurios mongoles del Gobi", comenta Rinchen Barsbold, de la Academia de Ciencias de Mongolia. "El nombre específico se refiere a François Escuillié y reconoce su papel en el primer reconocimiento y en el regreso de este espécimen a Mongolia", añade Khishigjav Tsogtbaatar, del Instituto de Paleontología y Geología en Ulaanbaatar.

'Halszkaraptor' no es el único dinosaurio extraño recuperado del Gobi. Varios enigmáticos terópodos mongoles descritos anteriormente estaban estrechamente relacionados con la nueva especie, según el estudio. Unidos en un nuevo grupo, llamado 'Halszkaraptorinae', "es una subfamilia inesperada de dromeosaurios, el grupo coloquialmente conocido como rapaces. Esta extraña subfamilia parece haber evolucionado a un estilo de vida diferente de todos los demás dinosaurios predadores", subraya Philip Currie de la Universidad de Alberta, en Canadá.

"Cuando miramos más allá de los dinosaurios fósiles, encontramos la mayoría de las características inusuales de 'Halszkaraptor' entre los reptiles acuáticos y las aves que nadan --concluye el autor principal Andrea Cau--. La peculiar morfología de 'Halszkaraptor' encaja mejor con la de un depredador anfibio que se adaptó a una ecología terrestre y acuática combinada: un estilo de vida peculiar del que no se ha informado anteriormente en estos dinosaurios. Gracias a la tomografía de sincrotrón, ahora demostramos que los dinosaurios rapaces no solo corrían y volaban, sino que también nadaban".